El Bulevar de la Vida

“Yes, We can”

         Entonces, resulta que sí, que puede un presidente y su gobierno corregir una vergüenza nacional que la partidocracia reinante que encabeza su propio partido infringió a la dignidad nacional, vaya usted a ver con cuáles electoreras intenciones.

         En abril de 1965, los dominicanos le demostraron al mundo que a los ejércitos que invaden pueblos dignos las balas le entran… y matan. Hoy, le ha tocado a un presidente demostrar que cuando hay apoyo popular (el movimiento por el 4%E es un ejemplo) y voluntad política, casi todo se puede, incluso ser dignos y decorosos.

         Entonces, resulta que sí, que sí se puede… que podemos.

         Para impedir que la partidocracia reinante vuelva a hacer aprobar un contrato como el de la Barrick Gold, hay que exigirle en las calles (-a esa partidocracia-) que apruebe cuanto antes una Ley de Partidos y modifique la de Elecciones, y sobre todo que permita que ambas puedan ser aplicadas.

         Y es que la “necesidad” de obtener fondos para ganar unos procesos electorales convertidos en vulgar actividad de compra y venta y “males menores”, es lo que ha llevado a la partidocracia TODA y en diferentes momentos a aceptar donaciones de narcos, lavadores, e incluso a firmar desde el Estado con inversionistas locales y extranjeros contratos de una injusticia inconmensurable (como la belleza de esa mujer trigueña con su inútil vestido blanco, ébano de Monalisa en primavera, con perdón, don Radha.)  Hablo de unos contratos que no son menos perversos que el firmado con la Barrick, salvo en el monto que involucran. 

         Cuando una partidocracia y sus lideres, un país y sus votantes se convencen de que el dinero todo lo puede, esa partidocracia y esos votantes harán todo por dinero. Y en eso estamos como sociedad.

         Por eso no cesa el narco ni el lavado, ni puede cesar la delincuencia común, pues la democracia es tan generosa que también nos iguala en el delito. El multimillonario y sus grupo firma un contrato leonino con el Estado, y el “tiguerebimbín” de Villa María te roba un BB y te asesina de ocho balazos. Cada quien delinque y es aberrante y nauseabundo como puede.

         Quirino no es sueco, más bien fue casi un senador de la República, y Agosto Figueroa estuvo diez años coleccionando pubis, cédulas, carnets, pero según el ministerio público (¡no te jode!) los únicos que le acompañaron en su aventura fueron unos chicos bien en malos pasos y una doña Bárbara conLOUIS VUITTON y unos íntimos dones que aquí no deben ser citados.

         Lo importante de esta renegociación no es el dinero –que es demasiado importante- sino el ejemplo.

         Si se ha enfrentado con éxito a la Barrick Gold, se puede conversar en serio con las empresas generadores de electricidad, enfrentar de una vez el caos del transporte público y sus empresarios violentos y multimillonarios, la anarquía de la universidad del Estado, el monopolio de FENATRADO que sí representa atentado contra la seguridad jurídica del país.

         Puede que, incluso después de este buen comienzo, se anime el Presidente y desempolvando el penúltimo folleto de la ya constitucionalizada  Estrategia Nacional de Desarrollo, más el original del Informe Attali que tiene don Temo en su despacho, se decida a aplicarlos con buenas formas, y si no, a aplicarlo. Claro que el pueblo dominicano, como esta vez, le apoyaría incluso en las calles… si fuera necesario.  “Yes we can”, yes, we can”. Claro que podemos, claro que podemos.     

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: