El Bulevar de la Vida

Luis Miguel, Romances y amores tardíos

            Esta bienvenida, nada tiene que ver con su éxito, que se apoya en una voz tierna pero varonil, ni en la preparación que desde niño recibió para ser lo que ha sido y es.

            No. El muchacho tiene “filing” y “charming”, nadie puede negarlo. Pero en realidad el gran aporte y lo que le ha merecido todo el reconocimiento del mundo iberoamericano es otro. Hablo de Romances, ay.

            Con sus Romances, Luis Miguel vino a salvar las contradicciones musicales que los amores tardíos provocan. Las canciones del joven, son el perfecto equilibrio entre generaciones. Imaginemos: Él por Sabina, ella por Arjona o Camila… entonces llegan los  “Romances” y resuelven felices el contencioso amoroso.

            En verdad, no sé qué ha pasado con José Antonio, (Cultura), con Roberto Salcedo (ADN) o Reynaldo Pared, (Congreso), pero los aportes de Luis Miguel a los amores tardíos ay, le hacen merecedor -desde hace décadas- de una ciudadanía especial, una llave de la ciudad, un hijo bienvenido en adopción de boleros. Allá ellos con su olvido. Esos tres señores, “como un bolero” que se perdió en La Feria, entre el Ayuntamiento y el Congreso, tendrán sus personales motivos para un desliz de tal magnitud; y el arzobispado de Santo Domingo tampoco es inocente, porque lo de Luis Miguel y sus boleros ha sido cristianismo del bueno, oiga usted, que el muchacho es como un apóstol chico del santo fornicio por sus aportes al fomento, aumento e incitación al amor, o sea a Dios que no es más que eso: Amor.

            Gracias a los “Romances” de Luis Miguel, sobreviven entre tardes los amores tardíos, y se entienden en el silencio de un bolero los amantes que separa la razón y une la pasión… “somos dos gotas de llanto en una canción.”       Que el Luis Miguel, a pesar de su juventud, y sin conocer al honorable señor que me hizo la advertencia en aquella recepción inolvidable, (don. L.A.P.), supo siempre que el hombre tiene la edad de la mujer que lo ama. Toda mujer tiene una edad mental muy superior a la cronológica. Ellas son señoras desde el mágico instante en que hacen conciencia que de su cuerpo brota la vida, que ellas nos inspiran vivir. Lo demás es secundario, como morirse.

            Bienvenido, Luis Miguel. Allá nos vemos. Y ya están pagadas en el colmadón aquel las “frías” que te prometí. ¡Van por la casa! Pero no olvides los Romances… y cuando puedas, pide que te musicalicen al poeta Balaguer, … “…amor, amor tardío, última llama que en el pecho arde, última flor en el erial vació, último sol al expirar la tarde”.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: