El Bulevar de la Vida

Los nietos de Kissinger opinan

 

 «Yo pisaré las calles nuevamente,

de lo que fue Santiago ensangrentada,

y en una hermosa plaza liberada,

me detendré a llorar por los ausentes». Pablo Milanés. 

            Mientras el PLD sigue “muertecito” de unos  de éxitos que ya incluyen hasta los gremios profesiones casi todos, la oposición política partidaria es cada vez más torpe para unirse y convertirse en una verdadera opción electoral.

            La preocupación por el control que elecciones tras elecciones va acumulando el PLD, ha superado ya nuestras fronteras, a tal punto que las huestes pensantes de la centro derecha estadounidense, a través de una sus mas prestigiosas “think-tank”, el Centro de Estrategia y Estudios Internacionales (CSIS), con sede en Washington, vino al país a echarle una mano a una oposición política cuya  ineptitud y torpeza, como los amores en octubre, ay, son inconmensurables e infinitos.

            Los buenos nietos de Kissinger, encabezados por Carl Meachan, llegaron al país en loca caravana teorética intelectual a pichar el juego que la oposición política ha sido incapaz de lanzar.

            Y ahí está el informe, que resume una pregunta que uno debe contestar ¿Está la República Dominicana convirtiéndose en un Estado de un solo partido? ¡Adió, c…! Pues, claro que sí, don Míster. Y le explico.

            Resulta que nuestra oposición, iniciando por el PRD y su sempiterna vocación para dividirse, perder y siempre intentar justificarse en los otros, es la suma de todas las incompetencias posibles. Esto incluye también a una izquierda de comillas altas que es insolidaria con las minorías y machista leninista militante. 

            El PRD y sus aliados son así, mientras el PLD, -más aterrizado que un plomero, electoralmente hablando-, hace su tarea política, y en los momentos difíciles, (agosto 2011, con sus candidato 21 puntos por debajo de su adversario) manda a guardar las graves contradicciones de sus dos tendencias dominantes y se monta un “tinglao” político-propagandístico-clientelar, donde, a través de tres frentes hubo caramelos para todos los gustos… y lo demás es historia.

            En ninguna democracia un partido entrega el poder a sus adversarios “porque ha ganado demasiadas elecciones”. Como en el amor, en política no basta con ganar la batalla de un abrazo… “hay que ocupar la plaza”. El poder se conquista, no se mendiga. Antes se alcanzaba a tiros, hoy, gracias a Dios y la democracia, voto a voto.      

            El informe del CSIS, si bien se hizo a partir de la suma de opiniones de adversarios políticos comprometidos o relacionados con la oposición, llega a unas conclusiones en su mayoría ciertas y preocupantes, pero que no son exclusivas de los gobiernos del PLD.

            Los nietos de Kissinger presentan al PLD como al infierno, sin advertir que los demás no son el paraíso… y también queman. Corrupción, impunidad, control democrático de la mayoría de los poderes e instituciones del Estado, o la creación “de una vasta red de clientelismo”, son verdades como puños que el sistema político dominicano genera, en blanco como en morado, con mayor o menor eficiencia, madurez política y salud mental. El período 2000-2016 no está tan lejano.

            El informe contiene exageraciones y “gadejos”; se nota la mano enemiga de vencidos de victorias ajenas sin autoridad moral o «actuarial» para abrir la boca, pero en lo esencial, es un diagnostico más o menos válido de la democracia dominicana y sus perversiones casi todas, menos cuatro o cinco apellidos que no se mencionan.

            El informe desnuda el sistema político que entre el PRSC, el PRD, el PLD, las familias dueñas del país, nuestra mafias diversas, usted, quien esto escribe, y millones de votantes nacionales nos hemos montado. A ver ahora si entre todos somos capaces de mejorarlo o preferimos que entre al mar… 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: