El Bulevar de la Vida

Leonel 60

Cuando en julio 2012, siendo Presidente y a pocos días de abandonar el cargo, Leonel Fernández me invitó a un almuerzo en Palacio, le advertí que los próximos 18 meses a partir de su salida (agosto) serían los más largos y terribles de su carrera política, y así ha ocurrido.

            Con sus victorias electorales, su liderazgo en el PLD y fuera de él, perdido, eso sí, parte del apoyo de sus viejos amigos de la progresía académica que hoy lo insultan como si fuera un vendutero en Villas Agrícolas, LF abandonó el mundo de los gerentes políticos de ocasión, para convertirse en una referencia de odios y amores apasionados, tan característico en los grandes líderes en  todos los tiempos y países. Pero ya nunca jamás la indiferencia.

Aunque no lo admitió en aquella conversación en Palacio ni en encuentros posteriores, al profesor le ha costado mucho acostumbrarse a leer y escuchar ciertos odios virulentos e insultos maledicentes que, casualmente, se multiplicaron como verdolaga sólo después del 16 de agosto de 2012 .

El liderazgo de LF el seno de los votantes dominicanos es un hecho. Como es un hecho que su mano blanda  permisiva ante los excesos de algunos de sus funcionarios más fantoches y desfachatados ha afectado su popularidad. Pero ¡Cuidado! Los liderazgos no se compran en botica ni se alquilan en Borojol. Hagan memoria, la historia no es muda.

Leonel llega a sus 60 años con un conocimiento excepcional de la verdadera sociedad dominicana, no la de las poses y los discursitos éticos de tertulias de buen vino, si no la de las acciones, licitaciones, exenciones, facilidades, cargos a relacionados, en fin, favores mal agradecidos, muy mal agradecidos, por cierto.

Como no es agrimensor sino político, quiere el Poder, aunque ahora me dice que solo observa sin prisa, tratando de aportar a su partido y su gobierno. ¡Pero qué va, Gallo, qué va! Hace mil años que Leonel Fernández dejó de ser aquel querido profesor uasdiano de nuestra generación, para convertirse en un político 24/7. Los liderazgos no se entregan sino que se arrebatan en las batallas como antes, o en las urnas como ahora, a Dios y a la democracia las gracias.

Mientras, y ahora que todavía está de moda insultar al profesor Fernández, en su 60 aniversario le reitero públicamente mi amistad y mi eterno agradecimiento por su paciencia en tolerar nuestras viejas diferencias y comprender que existen libres pensadores que, casi felices, pagan el precio de su libertad, y además lo molestan muy poco. En 12 años de presidente, a penas le pedí, la tarde de un lunes, 30 computadoras para el Instituto Máximo Gómez de Baní, y el martes a las 5 de la tarde ya estaban allí. En otra ocasión, asustado, le rogué protección de las FF. AA. para un ángel de los dos de mi cielo, y ordenó de inmediato esa especial protección. Nunca lo vi tan enérgico al dar una orden.

NO todos somos iguales. Yo salto sin red. Nado sin guardar la ropa, y no soy parte de ninguna mafia extorsionadora de empresarios, políticos y abogados.

Por eso, casi vencido, cito con placer a Facundo Cabral para concluir este bulevar tan sentido: “Por amor a mi libertad me quedé solo, y quizás ese fue el premio”. Al fin, cerrar las ventanas nunca ha impedido que salga el sol… destruir los jardines nunca impidió la primavera.

Mucha salud, profesor Fernández, y gracias por su amistad, su comprensión y su decencia.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: