El Bulevar de la Vida

Una nueva casa libertaria y solariega

         Uno llega a casa conocida.

Hace años habíamos estado allí con Jochy Santos presentado un “bulevar de la vida” especial para su programa.

         Conocíamos del buen trato, sabíamos del orden y la educación doméstica de Antonio y Montserrat de Espaillat, los propietarios de la emisora y de este nuevo proyecto “El Sol de la tarde”.

         Pero esta vuelta al Zol tiene esta vez un valor especial porque significa un reencuentro y un continuar. Cristhian, Yolanda y nosotros compartimos durante años en el mismo grupo de comunicación. Con Anibelka ya veníamos laborando desde hacía varios meses en lo que fue nuestro antiguo trabajo, de donde uno hubo de irse, no porque quien podía, que es su propietario, nos echara, sino porque uno de sus empleados consideró que nuestra presencia allí no era ni grata ni bienvenida y confundido de personaje, se equivocó.

         Pero ya ven ustedes, todo obra para bien, lo que ocurre es lo que tenía que ocurrir. Y uno, que venía de perder (ya lo recuperaremos) su bulevar seis meses atrás, se marchó de aquella emisora nada feliz, con poco dinero, pero con su dignidad intacta. Además, mis amigos del Banco Popular, una vez más  aguantaron mi “malaria” y no enviaron mi hipoteca a “legal”. Y una vez más, del agravio nació un abrazo.

         Y aquí estamos, junto a la Martínez, reencontrándonos con un hermano mucho mayor, pero un hermano, Cristhian; con Anibelka siempre profesional, y con ese periodista como un pino, correcto como un maestro de pueblo de los de antes, Luis José Chávez, que tiene además el don de la decencia.

         Y aquí estamos, esperando el sol del próximo lunes. Agradecidos de que Antonio Espaillat haya confiado en nuestra profesionalidad y esté dispuesto a tolerar nuestra independencia de criterios, y la ausencia de compromiso de nuestra opinión.

         Cada vez que a uno lo han derribado se ha levantado fortalecido, sonriente y sin rencor, al fin, que cada quien cargue con el peso de sus  sus atropellos en su conciencia. Yo también cargo con mis faltas. Los dos programas de televisión de mi empresa son el resultado de dos derribos. Este, que es de Zol, es el tercero, y estoy aquí por la misma causa. En cada final hay un principio. Y me repito: la única riqueza de un periodista es la credibilidad de su firma o de su voz, por supuesto, si es ética y solo a él le pertenece.

         Finalmente, dejó aclarado aquí, que después de una larga y enológica discusión con los Espaillat y sus abogados, logré su autorización para, cada viernes botar los golpes de la semana golpeándonos el alma con la bendita  música, la santa poesía y algún recuerdo. Citando a Umbrales,  digamos: “Tuya es la palabra, tus labios, el pelo, la casa de libros, el móvil, la orquídea, la bahía, mis versos. Tuyos los temores, la dacha en el campo azul y pequeña. Neruda y Matilde, tu apego y tu perro. Tú lo tienes todo. Yo no tengo nada. ¿Nuestros? los recuerdos”… una bahía, y quizás el sol. 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: