El Bulevar de la Vida

Algo está cambiando

(De imperios religiosos y políticos, de embajadores gays y nuncios negros).

             El pasado lunes, en la catedral de Baní, -precisamente de Baní-, pudimos saludar al nuevo Nuncio de su Santidad el papa don Francisco,  arzobispo Jude Thaddeus Okolo.

            Don Tadeo es un ciudadano africano de raza negra. A mí me pareció fundamentalmente un hombre bueno. Y además, sumamente carismático.  

            De igual modo, al otro día, al participar en la presentación de “El Sol de la tarde”, pudimos compartir con su excelencia el honorable embajador de los Estados Unidos de América don James Brewster y su pareja sentimental, Robert, que él llama Bob. ¡Como lo oye ¡No alce la voz ni alerte sus pupilas! El embajador del imperio es gay, y el representante del que representa al Señor en la tierra, que es el Papa, es de pura raza negra y africano, buena gente y carismático.

            Algo está cambiando y para bien. Los imperios políticos o religiosos nos están echando una mano en la lucha por los derechos humanos y la defensa de las minorías.

            Poco a poco, el troglodismo medieval a lo Opus habrá de ir acostumbrándose a los tiempos, y sobre todo al respeto. Respeto al otro que es o piensa diferente o pertenece a una raza y a un país tradicionalmente discriminado. Fíjese que no hablo solo de tolerar sino de respetar. La Libertad es de todos y no se detiene hasta que su acción no perjudica al otro. Son los otros los límites de nuestra libertad como seres humanos.

            Algo está cambiando. Rosa Parker se negó a levantarse de aquel asiento de aquel autobús, Martín Luther King lideró una revolución civil y pacífica. A pasito lento. Soportando afrentas, desdeñando insultos las minorías del país comienzan a ser protegidas, defendidas, respetadas, y mire usted, don Radha, que ya hasta los imperios nos echan una mano a los dominicanos en el tema.

            El país avanza en los derechos humanos de tercera categoría. Ya no basta con tener derecho a trabajar o transitar, a salud o educación. También tiene todo ser humano el derecho de ser y existir con sus personales preferencias sean estas religiosas, deportivas, raciales o sexuales.

            El procónsul del imperio es gay, y es todo un sencillo y amable caballero que con su pareja  llegó a tiempo al acto de presentación de “El Sol de la Tarde”, y compartió como uno más con los que allí estábamos. El nuncio de su Santidad es un negro africano que en la misa banileja nos contó que en los años 80 una noche se detuvo a bailar merengue en el parque de Baní, (dije de Baní).

            Precisamente del bueno y carismático don Tadeo, espera uno que pueda ayudar a su iglesia católica en Dominicana a presentar a la ciudadanía toda (católicos o no) una cara, un “espiquer”  o spokerman más tolerante, humilde, respetuoso y en sintonía con su jefe político y religioso, don Paco; y además, con la memoria suficiente para no olvidar que hasta prueba en contrario todos somos hijos de Dios, Alá, Jehová o Mahoma, que al fin es el mismo ser, ese “algo” superior que nos guía e inspira y que si no existiera el ser humano necesariamente, para sobrevivir a su ignorancia de las cosas, tendría que inventarlo. Algo está cambiado.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Felicidades por su comentario humano y solidario sobre el respeto a las minoriás , por su panegírico televisivo a Doña Dedé Mirabal, y por su táctico articulo que revela una mejor cara del Mc Kinney combativo y a veces arrogante, que esconde un gran corazon de amor y respeto por su hija y la madre de ésta,, hasta tener la sabiduria de saber cuándo conviene perder y cómo dejar de callar. Dios te bendiga.

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: