El Bulevar de la Vida

Las palabras brasileñas de Eduardo Galeano

Imagen

El gran divulgador. Eduardo Galeano ha revoloteado el avispero político internacional con unas declaraciones en la bienal del libro de Brasil, sobre su obra más difundida y durante décadas considerada el Corán de la izquierda latinoamericana: Las venas abiertas de América Latina. Dijo Galeano: “Hoy no sería capaz de leerme el libro de nuevo; me desmayaría. Para mí que esa prosa de la izquierda tradicional es extremadamente pesada y mi mente no la tolera”. Y entonces… ladraron los perros de aquí y de allá, aunque lo cierto es que en esa declaración no encuentra uno negación alguna de lo que son las esencias políticas fundamentales del libro, sino una crítica a la prosa utilizada para escribirla. Ya en la edición de 1977 de editorial Siglo XXI, el autor se había referido al “sacrilegio” cometido por él “al atreverse a escribir de economía política en el estilo de una novela de amor o de piratas. Pero confieso que es doloroso leer trabajos valiosos de ciertos sociólogos, expertos políticos, economistas e historiadores que escriben en código”. O sea, que para entonces existía una realidad que los intelectuales describían y explicaban en las academias pero no sabían divulgar al gran público… “Y entonces, llegó Fidel”. O sea, llegó un Galeano que fue capaz de, con el ingenio de su prosa literaria, dar a conocer al mundo el drama de América Latina bajo sus verdugos.

“Un libro valiente y removedor”. Transcurridos 43 años, caído el muro, fracasado el socialismo real, hoy la obra se percibe incompleta y parcial y es justo lo que ha admitido valientemente Galeano. La mejor lectura/respuesta a la autocrítica del uruguayo la ofrece el intelectual Jorge Majfud, al publicar lo que él le había escrito a Galeano en una de sus cartas: “… alguna vez también te dije que para mí Las venasÖ era un libro con defectos y con una mirada parcial de la realidad (¿pero qué libro contiene una mirada total, aparte del Aleph de Borges?), pero era y sigue siendo un libro valiente y removedor”. Valiente y removedor, y le faltó decir, un gran instrumento de divulgación política, como cuando en Dominicana el profesor Bosch para explicar la lucha de clases habló de “hijos de machepa” y “tutumpotes”. Por eso, es Bosch y no otro, el gran maestro de la política dominicana. El libro cuenta verdades sólo que, bajo los ardores de una guerra fría que sembró de dictaduras a toda América Latina, no cuenta TODAS las verdades, todas las razones del atraso y la falta de desarrollo e institucionalidad de nuestros pueblos, que no era sólo cosa del imperio colonial o el imperialismo gringo y sus males, sino también de los latinoamericanos y sus incapacidades; de esos criollos que sustituyeron a los imperios y fueron más crueles e inhumanos que los propios colonizadores o invasores; incapacidad de esa izquierda marxista que buscaba imponer una dictadura del proletariado que, finalizada la guerra fría, hoy casi todos podemos ver como lo que es: una dictadura. Por eso es tan importante recordar el contexto en que fue escrito Las Venas….

Libertad y respeto a la diversidad. A ver si después de estas palabras brasileñas de Galeano, logrará cierta izquierda dejar atrás el maniqueísmo torpe de descalificar a quienes rechazan la falta de libertad de los regímenes del llamado socialismo real (el cubano, chino o norcoreano, por ejemplo), y entender que esas críticas no suponen que se esté defendiendo el mal camino de la sociedad occidental capitalista que ha matado a Marx pero no ha encontrado al Cristo de la igualdad social, sino a un sistema que dirige el poder financiero mundial y que ya vimos, privatiza sus ganancias, pero socializa sus pérdidas con absoluta impunidad. (Estados Unidos y Europa saben de eso). Las palabras brasileñas de Galeano, escritas desde el otoño de sus 73 años, no significan renegar sino recordar y recordarnos que el denunciar al infierno no significa que estemos creando el paraíso. Dijo Eduardo Galeano para quien desee leerlo: “La realidad es (…) compleja (…), la condición humana es diversa. Algunos sectores políticos para mí cercanos pensaban que dicha diversidad era una herejía. Incluso hoy, hay algunos sobrevivientes de ese tipo que piensan que toda diversidad es una amenaza. Por fortuna no lo es”.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: