El Bulevar de la Vida

La resiliencia de Leonel Fernández

LF en DLS

Las leyes del poder o “Para saber cómo es la soledad”.
Leonel Fernández sabe como nadie lo que representa el poder y ha aprendido a distinguir entre sus deseos y la realidad. Por eso, si el presidente Danilo Medina decidiera modificar la Constitución y repostularse al cargo, nada haría el profesor para evitarlo. Y es que de algo le ha de servir a Fernández haber sido presidente del país a los 41 años, sin más experiencia política que haber ocupado la dirección de una revista de teoría política, y encargado de relaciones internacionales de un partidito de algo menos de once mil miembros. De esa experiencia y su buen desempeño en el cargo, salió Fernández en el año 2000 convertido en “un animal político 24/7” que a su corta edad conoció en Palacio el verdadero rostro del Poder, los poderosos y sus orígenes, la ubicación precisa de cada cadáver y de la alfombra que lo oculta.

Una flema «villajuanesca»
Haber vivido y padecido la doblez y el cinismo que incluye el ejercicio del poder político en un país donde un Presidente de la República es lo más parecido a Dios en la tierra, le sirvió a Fernández para desarrollar una flema villajuanesca que le protege y hace que nada le afecte y todo le resbale. De ahí su costumbre balaguerista de vencer a sus enemigos políticos, – incluidos los más irrespetuosos– haciéndoles favores, nombrándoles a familiares para que cobren en tal o cual agencia del Estado, otorgándoles “facilidades”, contratas indirectas y otros versos del poder. Es precisamente esa frialdad política lo que explica que en dos ocasiones haya tenido Fernández la oportunidad de “comprar”, (sí, leyó bien), comprar su repostulación, y en ambas ocasiones se ha negado a hacerlo, y no porque sea un “San Martín de Porres” de la política, sino por saber distinguir entre sus deseos y la realidad… y actuar en consecuencia.

Voten, voten, honorables”
Comprar adversarios internos o externos era lo que tendría que haber hecho Fernández en 1999 o en 2011 para poder reelegirse -además de otras diabluras-, pero en 2011 prefirió sentarse a sacar cuentas con sus numeritos para llegar objetivamente a la conclusión de que ni los números ni las cartas ni las señales de los poderes fácticos del país le daban para lograr una victoria electoral con un mínimo de dignidad ante la historia. En 2012, contra la reelección estaban tres de los cinco mayores grupos económicos del país, La Embajada, y una buena parte de la farándula de los organismos internacionales que, encabezados por la ONU, el FMI, OMC y Banco Mundial, hoy rigen los destinos del mundo. En contra estaba parte de la intelectualidad y algunos líderes de opinión que siguen siendo sus amigos o por lo menos mantienen con él viejas relaciones de cordialidad, admiración y respeto recíprocos… y más de uno se lo hizo saber con una pregunta: ¿Por qué no reelegirse Presidente? Pues mire, por todo lo anterior, y porque la Constitución de 2010 es SU Constitución y sería una afrenta ante la historia modificarla para beneficiarse personalmente de ella a menos de dos años de esta haber sido aprobada. Y así ocurrió. Así lo hizo.

“Quién sabe si volverá otra vez a amanecer”
Y una vez más supo Fernández separar sus legítimas aspiraciones de los mandatos de la realidad y sus indicadores, señales, factos, estadísticas. Este Leonel Fernández de 2014 no es ni puede ser el 2004, que vino cual Robin Hood a recatar al país del infierno que era en aquel momento, y que es lo que explica su triunfo con el 57 por ciento de los votos. Y es que 12 años de presidencia crean otro tipo de liderazgo diferente al de un gobierno de cuatro años. Luego de doce años usted es Dios o el Diablo. Hoy nadie sabe si Leonel Fernández volverá a ocupar la Presidencia de la República, pero lo innegable es que ha sobrevivido a su ciclón San Zenón, y aceptando una vez más los mandatos de la realidad, comparte con el presidente Danilo Medina el liderazgo del PLD. Es lo que impone y manda la nueva realidad del PLD.

 

La resiliencia de un político
¿Qué explica esta “resiliencia” (capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas) de Leonel Fernández? Entre muchos factores, uno: Fernández ha demostrado que es capaz de guardar la pasión para otras lides más humanas, y centrarse en estudiar y analizar la política y sus mandatos como lo que es: una ciencia, y no una apasionada petición de amores entre los adoquines nostálgicos de la Zona. Hablo una vez más de saber distinguir la diferencia que existe entre sus aspiraciones o deseos y la terca realidad, entre la pasión y los hechos. He ahí la fortaleza y la ventaja del Dr. Leonel Fernández sobre sus adversarios.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: