El Bulevar de la Vida

El periodismo será literario o no será

Con Gabriel García Marquez

«El buen periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las putas advertidas y al Gobierno inquieto»Francisco Umbral

La supervivencia del periodismo escrito está en  manos de la literatura y sus dones. El periodismo del siglo XXI será literario o no será, y ya me explico.

Hoy, la información nos llega por diferentes vías. Posiblemente la última de estas sea el periódico tradicional. Por eso el diario de tinta y papel (periodismo tradicional) no puede darse el lujo de redundar sino que debe profundizar en las noticias a través de dos armas fundamentales: la crónica y el reportaje, y el análisis y artículo de opinión.

Ese hecho social que al informarlo el periodismo convierte en “actualidad”, lo socializan las redes pero sólo lo “oficializan” los diarios a través de su crediblidad. Es la gran riqueza que todavía tienen. Pero esa oficialización por credibilidad no basta para cautivar al lector o al anunciante, y de ahí viene la gran crisis del diarismo en todas partes del mundo, incluida la República Dominicana, y los Corripio, Vicini, Estrella-García y Pellerano bien que lo saben. Ese es otro tema.

Hoy las redes sociales nos han convetido a todos en reporteros de los hechos, a punto que una buena parte del contenido de los diarios se obtiene a traves de ese “periodista ciudadano” de las redes que ahora somos todos. Ya no solo el periodismo informa al ciudadano, sino que este, el ciudadano, desde su smartphone, I pad o Laptop, también informa al periódico, y muy especialmente al periodico tradicional.

A esta hora de la tecnología y sus posibilidades que son casi todas (con la excepción del santo amor) reporteros somos todos. Lo que no somos todos es contadores de historias (periodismo literario) ni especialistas/analistas en todos los temas. Por eso decimos que a la prensa tradicional sólo le salva la literatura, ese periodismo literario que consiste fundamentalmente en interpretar unos hechos y desde su compresión y las armas mágicas de la literatura contarlos, que de eso de contar se trata el asunto.

La prensa tradicional solo sobrevivirá si es capaz de contarnos desde la literatura (una buena crónica, un reportaje humano) unos hechos que ocurrieron hace horas y del que concemos lo fundamental gracias a Facebook y Twiteer, pero nos falta el toque mágico de la literatura y su enfermizo afan de contar y contar, humanizando o profundizando los hechos. Por ejemplo: “Un choque entre un autobús y una patana, ocurrido esta mañana cerca de las once, en la salida de X provincia, provocó la muerte a cinco personas”.  He ahí el twitter, la nota del facebook leída 10 minutos después del hecho. A partir de esa información, no es posible que al otro día el periodismo tradicional nos traiga esa misma información quizás con el nombre de las víctimas o el del hospital al que fueron enviados. No. Ahí entra el reportaje, la crónica humana, la lectura político/institucional, como debe entrar la opinión de los expertos en las diferentes aristas de la tragedia, medicina, derecho, transporte, delincuencia.

Por otra parte, críticos negados a reconocer el valor y la utilidad del periodismo literario en el buen periodismo, siguen creen erroneamente que la literatura se refiere a la ficción, y el periodismo pertence a la realidad, a la No Ficción. Quienes así hablan olvidan a García Márquez, a Truman Capote, a Tomás Eloy Martínez o Francisco Umbral. “Noticias de un secuestro”, de García Márquez, “Santa Evita”, de Tomás Eloy, o la mayor parte de la obra de mi dilecto Francisco Umbral, desde su “Mortal y Rosa”, amplio reportaje, poema en prosa sobre la muerte de su hijo, o su insuperable “Trilogía de Madrid”, pasando por el paradigmático “A Sangre Fría”, de Capote.Todas estas obras/joyas escritas desde la realidad de los hechos sociales, son apenas algunos ejemplos de cuán útil puede ser la literatura para el buen periodismo que, ahora lo sabemos más que nunca, sólo se trata de cultura general, mucha curiosidad apoyada en saber preguntar, sensibilidad social, humanizar los hechos…. y sobre todo y especialmente saber contar, contar y contar.

El periodismo tradicional en el siglo XXI volverá a ser literario (contador de historias) como el de Capote, García Márquez o Tomás Eloy, Ramón Emilio Colombo, Panky Corcino…. o no será.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: