El Bulevar de la Vida

Las posibles políticas lecturas de un sometimiento

La lectura jurídica del sometimiento de Félix Bautista uno prefiere dejársela a los abogados acusadores, a los defensores fervorosos o a los querellantes decididos, para centrarnos en la lectura política de la cosa, que es lo nuestro. Veamos tres lecturas posibles:

La lectura política de la NO política
La primera lectura política del sometimiento es la que plantea que no hay lectura política, y que todo lo ocurrido es parte del trabajo del ministerio público en su lucha contra la corrupción administrativa que, inspirado por el público rumor, sus propias investigaciones y por las auditorías realizadas por la agencia correspondiente del gobierno, encontró suficientes elementos que comprometen penalmente al legislador. Según esta lectura, todo es parte del trabajo, del lógico accionar del ministerio público, y no existe ningún interés personal y mucho menos político en contra del legislador.

Lectura personalizada del modelo weberiano
Esta lectura plantea que por asuntos que poco tienen que ver con la defensa de la ética, la moral y la transparencia, y sí mucho con política y sobre todo con la competencia empresarial por mercados locales y globales, el senador Bautista ha creado un club de fans, poderosos enemigos empresariales y políticos que a través de su red de colaboradores mediáticos hace tiempo le ganaron la guerra de la opinión pública. Hablo de una guerra desmadrada, repetitiva y sin vacaciones donde el senador ya fue condenado antes de iniciado el juicio, y que lo ha convertido ante la sociedad dominicana en el “tipo ideal” weberiano de lo que es un funcionario corrupto. (Desde Lilís cada gobierno ha tenido el suyo. Hagan memoria). Según esta lectura, bienvenidos sean todos a la lucha por el poder, las contratas y el capital en tiempos del reinado de los medios de comunicación, donde la realidad no es solo una construcción social sino también mediática. Lo que no cuentan los medios no ocurrió, y aquello que los medios cuentan, es verdad aunque no haya ocurrido.

Lectura a partir de “La caza del Octubre Rojo” de-morado.
En esta lectura hablemos más de política, que los expedientes no caen del cielo, ombe, ni el “momentum” lo elige Dios, que como se sabe es ateo y está siempre ocupado. Uno lo explicaba el viernes pasado en El Sol de la Tarde, (ZolFM): la lectura política del sometimiento remite inexorablemente a Leonel Fernández, a Danilo Medina y a los equipos políticos de ambos frente a los desafíos electorales de 2016. El sometimiento de Bautista afecta a Fernández, porque coloca en la agenda mediática de cada día el tema de la corrupción administrativa en los gobiernos del PLD que él presidió. Hablo de un PLD que con su CC y su CP, como cuerpo, (-y muchos prefieren olvidar este dato-) decidió abandonar a Bosch y seguir a Balaguer para ganar elecciones, y las ha ganado.

El “ruido” mediático de este sometimiento afecta a Fernández en la medida en que ralentiza su “preocupante” recuperación, y posiblemente aumente su tasa de rechazo, lo que le debilita ante la inevitable negociación que habrá de ocurrir entre él y el presidente Medina, pues ambos se saben protagonistas de una etapa del poder político en Dominicana, y han aprendido a manejar su interdependencia: El que no va, tiene el poder de evitar que el que vaya gane. O simplemente digamos que sin 2016 no hay 2020. A menos de ocho meses para elegir el candidato presidencial, los adversarios de Fernández no han logrado frenar su recuperación política. Recordemos que, -fuera el presidente Medina de la contienda-, el peledeísta mejor valorado como posible candidato presidencial se llama Margarita Cedeño. Súmele a la dama la popularidad de su señor marido, y el panorama se ensombrece para los adversarios de los Fernández-Cedeño.

Danilo Medicina ha decidido marcharse a su hogar en agosto de 2016 y descansar de estos cuatro años de agotadores éxitos, pero debe hacerlo con el suficiente poder municipal y legislativo acumulados para que en el 2020 no haya casualidad, justo y como en 2016 no puede haberlas para Fernández a partir de su influencia en el Poder Judicial, el Senado y las Altas cortes. Como ven, por estrategias geniales a dos bandas, como son estas, es que Danilo y Leonel y no otros han sido los presidentes de los gobiernos peledeístas.

A estas alturas de la nostalgia, no cree uno en más casualidad que el “caprichoso azar” del amor al que canta el Serrat (“¡tanto tiempo esperándote!”). No lo olviden: Ni los expedientes caen del cielo, ni el “momentum” para hacer estas cosas lo elige Dios, que como se sabe es ateo y está siempre ocupado.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: