El Bulevar de la Vida

La arrabalización de la política.

Culpas de LA ACADEMIA. La culpa de no fue de los tiempos que son navideños, ni de España que gracias a PODEMOS al fin será inocente. La culpa fue de la Academia por la Profesionalización de la Política por habernos invitado a participar como panelista en un curso taller en el que ofrecieron conferencias magistrales altos nombres de comunicación política como los profesores Antoni Gutiérrez-Rubí y Eduardo Gamarra. El curso tenía una tema central: ¿Es importante la profesionalización de la política? Pues yo diría que no. No es importante porque es impostergable. Y es que si bien la tecnología ha modernizado la política, sus actores la han arrabalizado, y de tal modo que hoy se recuerda con nostalgia, los años de debates intelectuales en la UASD, los Círculos de Estudio del PLD, las lecturas de la Harnecker o Afanasiev. Para entonces, quizás no se tenía “la razón”, pero sí “una razón”, y se era capaz -con argumentos- de defenderla. Hoy el deterioro del ejercicio de la política ha llegado a un nivel de tal gravedad, que ya la formación académica de un político no es un mérito sino un hándicap. Algo casi despectivo.

La enfermedad del Centrismo. ¿Cómo llegamos a tal deterioro y empobrecimiento? En términos globales digamos que el fin de la guerra fría colocó en un segundo plano la lucha ideológica, lo que hizo surgir con fuerza la llamada “enfermedad del centrismo”. Ya nadie quería las posturas ideológicas que el fin de la guerra fría había desarticulado y dejado sin discurso válido, sino el centro, ese centro que es quien hoy decide las elecciones. También en Dominicana la enfermedad del centrismo llegó para quedarse. Maquiavelo se entendió con FREUD de tal manera que ideológicamente hoy, la única diferencia entre un político peledeísta y un perredeísta es que, según mis fuentes, los morados visten mejor, pero a los perredeístas les va mejor con las damas y sus damas bailan muy bien. Otro elemento agrava el ejercicio la arrabalización/canibalización de la política en Dominicana y es la financiación legal o ilegal, el alto costo financiero de la política. Hablo de dinero y su expresión más perversa y oportunista: el clientelismo.

La sombra del Tirano. ¿Por qué en Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela o Brasil, la partidocracia (partidos tradicionales del poder) pasó a mejor vida, mientras en nuestro país la señora se hacía más fuerte y lograba consolidar un sistema clientelar invencible para unas fuerzas supuestamente progresistas ancladas en la guerra fría, con un ego argentino y la torpeza de un elefante borracho bailando en una cristalería? Para entender la arrabalización y cualquierización de la política dominicana hay que recordar que nuestro país hasta mayo de 1961 no era más que una inmensa finca en manos de un tirano y unas pocas familias maipiolas que le servían y de alguna manera le sucedieron. La muerte de Trujillo convirtió al Estado Dominicano en dueño de casi todo, o sea, en su propia burguesía. Por la ausencia de una verdadera burguesía con concepto de clase y país, después de muerto el tirano cada partido que ha ido llegando a la dirección del Estado ha ido creando la suya, su propia burguesía, sus nuevos ricos propios y agradecidos, o ha enriquecido hasta el aburrimiento a quienes ya lo eran. Precisamente por eso, la historia económico-empresarial de Dominicana es la historia de todos los asaltos, la suma fatal de todos los cinismo. Es por esto que junto con la promesa de rebajar de peso en enero, comenzar a caminar en el Botánico, (u olvidarte, ay), eso de “luchar contra la corrupción administrativa” es una de las grandes mentiras nacionales.

La pregunta. ¿Puede un partido –de cualquier gobierno que gobierno ha sido- atentar desde el gobierno, (-verdaderamente y hasta las ultimas consecuencias-) contra sus propios financiadores, contra los mismos señores que con su dinero le condujeron hasta Palacios, Congreso, ayuntamientos? Joder, culpas son de la Academia son por meterme en camisa de once varas. Menos mal que el espacio se termina y la respuesta a esa pregunta deberá esperar el próximo bulevar. Con su permiso…

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: