El Bulevar de la Vida

Decálogo por un amor de-morado

«Sin un amor el alma muere derrotada, desesperada en el dolor, sacrificada sin razón. Sin un amor no hay salvación”. Gil y Navarro. 

Una pareja en crisis de silencio. Ante el mal momento por el que atraviesa el matrimonio peledeísta por excelencia, que no es el Fernández-Cedeño ni el Medina-Montilla, sino el Fernández-Medina; y dado lo que el fracaso de esa relación representaría para esa familia (el PLD), toda esta semana la he dedicado a confeccionar un decálogo de consejos para salvar tan de-morada relación. Han sido días y noches de mucho hablar y demasiado leer para manejar bien el tema y poder aconsejar con talento y certeza. ¡Y todo por la familia!. De la familia viene todo lo bueno que nos ocurre, comenzando por las Paola de cada quien, -gran amor de cada cual-. En el caso de esta pareja, su más amada Paola es un partido en el poder.

Este es nuestro Decálogo:

1.- Crear un ambiente de confianza para poder hablar honestamente. Para ello, nada mejor que su casa natural y partidaria de la Zona Universitaria.

2. No olvidar los detalles. El regalo de un libro, una “visita sorpresa” a algún apartamento de Naco, una diligencia internacional para provecho del trabajo de la pareja (gobernar), flores rojas y muchas (respeto), y la santa poesía (transparencia) escrita en la servilletas de algún bar de la Zona.

3. Tomar decisiones en familia. Y hacerlo como en los buenos tiempos, 1996-2000, preferentemente en lunes, y en el lecho matrimonial, o sea, el Comité Político.

4. No atormentarse demasiado por el dinero. No hay fondos que Juan y Rafael Camilo, ayer, o Guarocuya y Fernando Fernández hoy, no puedan recaudar. Tranquilos.

5. Evitar las malas compañías. Esas chismosas comadres “llevaytrae”, seguidoras de ambos, que sólo sirven para crear cizaña entre la pareja, o sea, el gobierno/partido.

6. Dar espacio al otro. Hay que tolerar con estoicismo que a la pareja se le antoje, por ejemplo, visitar pobres los domingos o supervisar el 9-1-1 a las once de la noche. Encerrarse a leer en la biblioteca durante horas, o arrancar ahora mismo para Villa Mella detrás de un buen chicharrón con casabe. Hay que respetar los espacios y neurosis de cada quien.

7. Tener bien claro que todo sacrificio es válido para evitar el divorcio, (la oposición). Saber que, roto el matrimonio, o (perdido el poder) es muy difícil rehacer la vida sentimental, -(volver al gobierno_-. Y es que después de la revolución sexual, es fácil resolver lo del fornicio con “amores de paso” y “caricias de emergencia”, es decir, con algunas senadurías, diputaciones, alcaldías; pero lo realmente difícil es volver a enamorarse, encontrar un grande y bendito amor. (Regresar al Palacio Nacional).

8. No olvidarse de Dios (del pueblo). Tener presente que Dios ha elegido al esposo -el que sea Presidente en cada momento- como cabeza de familia -del país- (Corintios 11:3). Y que éste debe tratar a su esposa con el mismo amor y cuidado con el que trata su propio cuerpo (Efesios 5:25-29).

9.- Dividirse las tareas del hogar. Si uno administra los recursos -gobierna el Ejecutivo-, el otro debe dirigir la elaboración de los alimentos –de las leyes, el Congreso-, y los detalles del hogar, es decir, el Poder Municipal. Esta división, además, genera gran confianza en la pareja.

10.- No permitir que un hijo malcriado (un funcionario corrupto) dañe su relación. Un régimen de consecuencias es fundamental para la crianza. Y en este parte, es bueno señalar que en 16 años de matrimonio –de gobierno-, esta pareja y toda su de-morada familia ha sido sumamente tolerante, permisiva y consentidora (apoyadora) en el tema de la crianza y el castigo, (la corrupción, la impunidad).

Finalmente, a los Medina-Fernández les digo con Neruda, que se trata de luchar “por que no los separe la vida” para que juntos puedan “mandar al diablo a la muerte”. En este caso, la muerte sería una derrota en mayo de 2016. En conclusión, quiéranse mucho, y recuerden la advertencia del bolero: “Sin un amor el alma muere derrotada, desesperada en el dolor, sacrificada sin razón. Sin un amor no hay salvación”. No hay salvación ni habrá mayo 2016, digo yo. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: