El Bulevar de la Vida

El pernicioso don de la ubicuidad

La tradición. Crear ricos para que financien al partido en los procesos electorales es una práctica que ha acompañado a todos los partidos que gobierno han sido en Dominicana. Precisamente por eso -entre otras razones-, no está uno por la labor de colocarse en plan cínico y “heroico” a gritar improperios contra UNO de los tantos supuestos financiadores de partidos, en este caso del PLD. Si uno se dedicara a gritar indignado ante cada rico que el Erario ha creado en los últimos 150 años,-ante sus biznietos, nietos, hijos, sobrinos y ante ellos mismos-, correríamos el peligro de perder la voz en el intento, lujo que, por McKINNEY para Color Visión y El Sol de la Tarde para Zol, no puede uno darse.

El precio de vencer. Hubo un momento anterior a 1996, en que el PLD decidió alcanzar el poder pagando el precio ético de lograrlo. Lo demás ha sido historia y nuevos ricos, o medianitos ricos convertidos en endemoniadamente ricos. Pero el móvil ha sido el mismo. El PLD sólo ha sido más eficiente que los demás. No hay una sola trichimanería, indescencia, suicidio ético o fornicio moral -supuestamente- realizado por los gobiernos del PLD, que esos otros partidos no hayan estado dispuesto a hacer, lo que por supuesto no les exonera de culpa. Como en el cuento, la señora no aceptó hacernos una felación por cien pesos, pero cuando subimos la oferta a cien mil, dijo que sí; y entonces dijimos nosotros: “Ya tenemos aquí a la prostituta, ahora falta el capitalista”… y salimos raudos hacia un banco amigo. Y es que el asunto no es de montos sino de intenciones, de conducta, tentaciones ante las que se cede o no. Por eso, en todos los partidos de gobierno siempre han existido “flores de fango”, príncipes de la decencia y la honestidad personal. Se puede ser amigo de un Presidente y no pedir contratas, apartamentos ni “botellas” para familiares o “amigas” de buen ver. Ya sabemos por quién juzga el ladrón.

El financiador. Con muy escasas excepciones, hasta la llegada del PLD al poder lo tradicional era que “el financiador” no incursionara de manera pública en la política. El señor era parte del “gabinete de las sombras” del mandatario. Estos personajes (generalmente frugales y discretos) ni eran funcionarios ni intentaban ser líderes de nada. El partido de gobierno y su Presidente habían propiciado que se hiciesen rico (incluso a veces de manera mas o menos legal), y serlo era su función. Así ocurría en nuestra política hasta que en 2004, de vuelta al gobierno, al PLD se le ocurrió que uno de sus dirigentes que hasta 1995 sólo había sido un humilde y eficiente asistente del entonces precandidato presidencial, podría convertirse en financiador de victorias electorales peledeístas y al mismo tiempo seguir siendo funcionario y hombre público.

El don de la ubicuidad. Desde mi opinión, (que no tiene porque ser humilde, bastaría con que fuera correcta), lo que ha perdido a Félix Bautista no es el -supuestamente- haberse enriquecido a través del poder para favorecer las candidaturas peledeístas desde 2004 hasta ayer, (eso ha sido lo tradicional en nuestra política), sino su torpe sentido de la ubicuidad, ya  me explico: Así como a Richard Nixon no lo perdió el espionaje ilegal en Watergate sino el negarlo, a FB no lo ha perdido su fortuna -bien o mal habida- sino su sentido de la ubicuidad, el creerse capaz de estar en todos lados, al mismo tiempo, y realizar, además, todas las funciones. No se conformó con ser un financiador eficiente de las recientes victorias electorales moradas. Tenía que ser además, funcionario público, secretario de organización, Senador de la República y asistente principálisimo de uno de los dos líderes de la organización. Y todo a la vez. El problema de FB no ha sido su fortuna sino su torpe sentido de la ubicuidad.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: