El Bulevar de la Vida

Capital, Iglesia e Imperio: Las señales

Los poderes fálicos. El CONEP y sus sobrinos, los obispos y sus sermones, “La Embajada” y sus visitas; los industriales y sus exenciones, la FINJUS y sus reflexiones, en fin, todos los poderes fácticos y hasta fálicos de esta sociedad machista leninista se han expresado en torno al No Ha Lugar más famoso de lo que va de siglo. Y todos han enviado la misma señal. Señales que nada tienen ver con las tiernas señales del Juan Luis: “Te mando señales de humo como un fiel apache/pero no comprendes el truco y se pierde en el aire”. No. Las de estos señores son señales de guerra enviadas sin truco “a cierto PLD que vive en la luna”. Son señales terribles que no quieren “perderse en el aire” ni en la nada. Señales para un PLD, sin adversarios porque los ha seducido con las mieles de siempre, a unos, o los ha recogido en una ambulancia del 9-1-1, con el cariño de un monja buena, a otros.

Un ego demasiado sano. Tanto ganar siempre está conduciendo al PLD hacia algo muy parecido a la insolencia. A estos señores de-morado. uno les señala su “estrella amarilla” pero ellos prefieren mirar el dedo, la silla presidencial. Se creen la última Coca Cola del desierto… y fría. Pero “lo mucho hasta Dios lo ve”, y de tanto ver y volver a ver, he aquí que hasta los poderes fácticos lo han visto. Pero los señores, ni se enteran. Precisamente, esa seguridad en sí mismo, ese ego sano en demasía que tanto recomienda Walter Riso en sus libros es lo que está poniendo en peligro el proyecto político de este PLD dormido en sus laureles y no en la mata de limoncillo de la Casa Nacional, como debería ser. El PLD ha llegado a creerse que el “maco e’ peje porque nada”, convencido de que llegada la hora de los hornos, -y como ha ocurrido desde 2004 y ya en cinco ocasiones-, cuando lleguen las elecciones ellos serán una vez más “el mal menor”. Sólo que ahora, los poderes fácticos han cantado en coro con un afinamiento tan perfecto que envidian con razón Adalgisa y Maridalia, según mis fuentes.

El coro. Bien harían los morados con escuchar este coro de capital, iglesia e imperio, y no olvidar que los expedientes/archivos/fuentes no caen del cielo. Los ajustes salariales de las Altas Cortes fueron realizados en enero, por decir. Quien elige los temas, titula las noticias, escoge las citas/cortes no puede ser ya “sin ser pecado un adorno”. Publicar/emitir es tomar partido. La objetividad periodística es como intentar olvidar ciertas “cumbres repetidas”, ay, uno solo puede intentarlo… !pero qué difícil lograrlo! Rodríguez Marchena y Annia Valdez deberían acercar este bulevar de hoy a Danilo Medina y Leonel Fernández, respectivamente, que son quienes en el PLD tienen el primer lugar y la última palabra. Ambos saben por experiencia que cuando estos poderes sincronizan sus relojes y señales en contra de un partido gobernante, lo de menos es inventarse un candidato y tres encuestas más manipuladas que una camarera de Herminia. Entonces, abran los ojos y desconfíen de estas “peregrinas” de ocasión a las que cada uno de ustedes en su momento invitaron a sentarse… y se acostaron. Disfruten, pero no se aloquen por caricias de emergencia. Distingan entre un gran amor y un amor de paso. Reúnanse ya. Yo invito. En mi dacha, aunque pequeña, nunca falta el vino, un buen libro ni una canción. Por ejemplo, esta de Amaury: “… pero un amigo es un amigo/ hasta tanto se pruebe lo contrario/. Si la cosa marcha bien/ hay poco que temer/ no se consigue un amigo a diario”.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: