El Bulevar de la Vida

Deja vú del 2002: la poca lipsis que viene

Nota importante:

Como en 2011 uno fue frontal y necio intentando convencer a Leonel Fernández de no aceptar una modificación constitucional con el único argumento de ser su beneficiario, hoy tiene la autoridad moral para escribir lo que sigue.

El diablo saluda. Durante años, el PLD llamaba una y otra vez al diablo, le tuiteaba, pero como nunca le respondía, llegó a creer que el diablo no existe. El partido aplicaba sus pragmáticas estrategias, y una y otra vez triunfaba. Con algo de vergüenza histórica “o simplemente de vergüenza”, pero triunfaba. Y las victorias llegaban. Llegaban, justo y como a partir del segundo año de todo mandato presidencial, en  nuestro sistema político arrecia la presión hacia el Presidente para que se repostule. Con la excepción de la presidencia del Dr. Jorge Blanco, así ha ocurrido con todos nuestros mandatarios, y la presidencia de Danilo Medina no ha sido la excepción. Como se sabe y muestran todas las encuestas, Medina finalizó el segundo año e inició el tercero con una altísima aprobación ciudadana, y él también hubo de soportar la tentación de la repostulación, en su caso  apoyada en una cierta o supuesta “crisis de confianza” hacia la clase política en general, lo que una vez más no remite al eslogan que ha acompañado a todos nuestros presidentes y/o líderes en sus respectivos momentos: “Medina, Peña/Leonel/Mejía/Balaguer… sin ti, se hunde este país”. Ese «limpiasaquismo militante» ha sido el comportamiento de pobres y ricos, de nobles y plebeyos, de torpes e ilustrados, masones y ateos, en una patria donde las fortunas se construyen, crecen o se destruyen, a partir de su cercanía o lejanía del Palacio Nacional. Enrarecido país, donde el peor enemigo y difamador de un mandatario, al mismo tiempo le ha pedido más favores (que le son concedidos) que los que pide una amante con caderas de mar y piernas interminables, una suegra mala o un cuñado necio. Hablo de un país donde el Presidente no es un presidente sino un Dios trigueño con guardaespaldas. Y todo desde Lilís hasta ayer… como a las once.

El mercado de las pulgas. Todo parece indicar que a uno de los dos PLD los números electorales, congresuales, diplomáticos y empresariales “le dan”, le «cuadran» sin necesidad del otro. Esto es lo único que puede explicar que por primera vez en su historia, el Comité Político del PLD se haya decidido a votar en la primera ocasión (reunión del pasado domingo), y haya echado de lado su tradicionales maneras de consensuar una y otra vez hasta alcanzar el consenso, la unanimidad, aún con bembitas. ¿Es correcto atropellar a quienes se habrá de necesitar para ganar en el 2016? ¿O es que las matemáticas políticas son tan favorables que se considera innecesario el apoyo del adversario interno para vencer? Leyendo en frío las señales que nos llegan, parecería que obviando la experiencia de 2012, el Comité Político del PLD ha apostado a la división por aniquilación, ignorando (y esta es mi vieja hipótesis) que los dos liderazgos en conclicto se necesitan porque ambos tienen la capacidad de dañarse… y mucho.

Un Deja vú 2012 en camino. Muertecitos de tantos éxitos, los morados han abierto en el Congreso Nacional su bazar de “repostulación por repostulación”, que es la primera de muchas diabluras conocidas porque ya las padeció en 2002 gracias a los chicos malos de don Hipólito, de quien en un acto de justicia debemos decir que ha tenido la decencia de pedir perdón por aquella “Auto Feria Impopular” de tan triste recordación. (La foto de funcionarios palaciegos de aquel gobierno, en aquel balcón de la augusta sala del Congreso,supervisando las votaciones de los «compensidos» es un poema. El video de los «ingenieros constitucionalistas» de Leonel llevando cajas de firmas de apoyo a su líder en el Palacio de los Deportes muestra un ridículo socializado, una torpeza consensuada y gris. )

«La poca elipsis que viene». Rius. A menos que haya un rescate y restauración de las naves quemadas y hundidas el pasado domingo en Juan Dolio, todo indica que en el PLD -y más exactamente en el Centro de los Héroes residencia del Congreso Nacional, el Poder Judicial y las Altas Cortes-, se acerca la poca lipsis de la que hablaba Rius, y hay señales: Antes de la reunión del CP, 74 legisladores estaban en contra de la reforma constitucional. A las 48 horas y seis llamadas, ese número había bajado a menos de 70, y con la “colitis amebiana colectiva” que al Congreso se aproxima para la fecha de la Asamblea Revisora, en este fin de semana esa lista podría haber disminuido hasta 30 miembros… y bajando. «Ocupen su localidad». El Deja vu 2002 demorado viene llegando. Si no hay principios es que estamos llegando a los finales.

El Martín Fierro otra vez. Como el abuelo de Facundo, que a los 90 años aún perseguía a las mujeres pero ya no se acordaba para qué, así mis dilectos Danilo y Leonel leyeron el Martín Fierro, en la UASD… pero parece que olvidaron sus enseñanzas. Por ejemplo: «… tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea/, pues si entre ellos se pelean/, los devoran los de afuera».  ¡Que la Magdalena los guíe!

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: