El Bulevar de la Vida

El país de José Alfredo Jiménez

Para partir la democracia. Los mexicanos tendrán que perdonarnos el atrevimiento, pero debo afirmar aquí, que la República Dominicana es el país de José Alfredo Jiménez. Y es que, como al cantor de Guanajuato en su canción, al dominicano “nada le han enseñado los años, siempre cae en los mismos errores, y otra vez a tomar con extraños y a llorar por los mismos dolores”. El mamotreto de Ley de Partidos aprobado por los diputados, o nuestras repetidas crisis electorales que siempre salva el Imperio, SU sociedad civil, tres ricos sonoros, dos abogadas buenonas y Monseñor Agripino, por supuesto, son el mejor ejemplo.

El Octubre Rojo. Esta Ley de partidos parte en dos una democracia cuyas organizaciones políticas son ya, apenas unos grupos de señores con sus empresarios, sus intelectuales y sus genios de la ingeniería financiera, todos a la caza -no del Octubre Rojo- sino del Presupuesto Nacional, y en el tema no hay inocentes. No los ha habido ni en el Poder Ejecutivo, el Congreso, los ayuntamientos, ni en las altas o bajas Cortes ni en la UASD, como no los hubo entre los beneficiarios del oro de Moscú, Pekín, La Habana, (el de Washington sigue llegando). Atrapados en una de las sociedades de mayor desigualdad e injusticia social de toda América Latina, donde el crecimiento económico va por un lado y la pobreza anda por el otro, los dominicanos vamos asumiendo vencidos la filosofía del “sálvese quien pueda”; al fin, la honestidad es un lujo de poderosos que alguna vez fueron deshonestos y corruptos, ellos o sus abuelos. Juro que estaba sobrio como un portero, cuando escribí que la historia económica del país es la historia del chanchullo, la estafa y la prevaricación; la crónica no leída de las jodidas colindancias y sus mieles. Si lo dudan, visiten al profesor Roberto Cassa en el Archivo General de la Nación, y él les dirá dónde buscar para encontrar los gabinetes ministeriales de los gobiernos de los últimos cien años, para que se enteren de una vez y  por todas “de dónde son los cantantes” y “por dónde le entra el agua al coco”. (No es la bachata sino el cinismo el canto nacional, ay).

De compra y venta. Desde 1997, nuestra partidocracia reinante, como un niño irresponsable, ha jugado a crear o no crear un reglamento que norme sus partidos y ya ven, al final, -de extrema urgencia, después de 18 años- lo que ha creado ha sido una ley que parte en dos las aspiraciones nacionales de algún día celebrar elecciones más o menos justas y transparentes. Hablo de una ley cantinflesca y chulita que olvida a Peña Gómez y a Bosch para entregarse a Boss y a Mr. Dutti, y que no toca en serio lo fundamental: la transparencia en la financiación ni la equidad. Pero así somos, un país sin remedio con partidos y votantes de compra y venta. Como se sabe, una democracia tiene la calidad de los ciudadanos que la componen, sean políticos, empresarios, periodistas o fontaneros, y a nosotros nos sobrevive el fantasma de Trujillo, como a José Alfredo sobreviven los amores impertinentes sin adios ni olvido. Al fin, como al de Guanajuato, al ser dominicano nada le han enseñado los años: “Siempre cae en los mismos errores/ otra vez a brindar con extraños/ y a llorar por los mismos dolores”. Tomen nota. 

“Después del fuego” en la FIL. Por cierto, esta tarde a las cinco (5:00 p.m.), en el Pabellón de la Comunicación de la Feria del Libro ,vamos a aprovechar que ese inmenso club de los “pendejos” que es mi cuenta de Twitter superó ya los noventa mil miembros (90,000) para celebrarlo entre amigos, conversar sobre periodismo, política y literatura, y ahí mismo -resguardado por mis dilectos José Antonio Rodríguez, Pedro Antonio Váldez y Marivell Contreras- presentar mi más reciente libro/audioCD: “Después del Fuego”, y por supuesto brindar por la vida… “al fin, Platón siempre estuvo en lo cierto: Uno ama los lugares donde fue feliz: tu piel, por ejemplo”. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: