El Bulevar de la Vida

Cuando la encuesta es un mensaje y sus resultados un masaje

La encuesta como masaje. 
La encuesta es una herramienta de investigación social que permite obtener información válida sobre un objeto de estudio y análisis; sin embargo, ellas también pueden ser utilizadas como instrumento de posicionamiento de un producto y detracción de otro; un político, por ejemplo.

En las elecciones generales de mayo próximo el país elegirá a quienes administrarán parte importante del Estado dominicano y su Presupuesto. Quizás por esto, la guerra de las encuestas de posicionamiento ha comenzado temprano, y hablo de encuestas, ya no como herramientas de investigación, sino como instrumentos de posicionamiento político. Hoy, en esta entrega, por ejemplo, nos ocuparemos de la lucha demoscópica por la alcaldía del Distrito Nacional a través de ponderar tres encuestas de posicionamiento de tres posibles candidatos. Veamos:

David Collado, el afortunado ungido
En esta guerra de posicionamiento por la alcaldía del Distrito, el primer round fue para los patrocinadores del diputado David Collado, que «picaron delante». En una encuesta realizada entre el 27 y el 29 de mayo por la empresa NewLink, esta presentó un empate técnico entre Roberto Salcedo y el actual legislador, 49,6% a 48,4, y en la nota de prensa se ocupó de recordamos que Collado, “además de su labor legislativa, ha establecido vínculos con diferentes sectores comunitarios y de la sociedad, como parte de su programa Emprendedores y los proyectos que impulsa en la capital”. Toma ya.

Domingo Contreras, el lógico heredero (si hay herencia)
En esa estábamos con Mr. Links, cuando otra encuesta realizada entre el 4 y 5 de julio por el Grupo de Análisis Estratégico Electoral, destaca en su nota de prensa no el nombre del vencedor o el del derrotado, sino el siguiente resultado: “el 63% de los votantes del Distrito rechaza una nueva postulación de Roberto Salcedo”, y que el “el 64% votaría por otro candidato que postule el PLD”. La otra información destacada es la siguiente: «el 69.4% de los consultados considera que el PLD debe seguir al frente del Ayuntamiento de la capital”. El mensaje que los amigos de Domingo querían enviar y enviaron es claro: En el DN el PLD gana con cualquiera menos con Roberto. Sin embargo, la misma encuesta, presenta como resultado, que “para el 42.2% de los consultados, el actual alcalde, debería aspirar a Senador”. Es ahí donde, como en el bolero de todas mis nostalgias, ay, pregunta uno a doña Gloria Rexach: “¿Y entonces?”. Como ustedes habrán sospechado, según la misma encuesta, el 59.28% de los contactados votaría por quien a todas luces parece ser el heredero, claro, si hay herencia.

Roberto Salcedo, el otro OCTUBRE ROJO
Como Roberto Salcedo no es huérfano y tiene también sus amigos, casualmente, entre el 27 y 29 de junio, otra encuestadora, Markestrategia, al estudiar la realidad electoral del Distrito, encontró que el 59.2% de los votantes le prefiere como alcalde para las elecciones de 2016, y que a penas un 20.5% votaría por David Collado, que es el mismo Collado que en la encuesta NewLink de cuatro semanas atrás había recibido un 48.4% de intención. Vuelve la Rexach, amor perdido: «… sin querer me nombre, y una lluvia de nostalgia caiga en tu alma otra vez… Y ENTONCES”. Eso, eso. ¿Y entonces? (Recuerden por favor, mis honorables, que uno es «pendejo», con Club y todo, pero sin excesos).

Los tráiler
Estos son los tráiler. Lo que estamos viendo hoy, no son encuestas sino mensajes de posicionamiento, propaganda aderezada con demoscópicos modales, o sea, masajes a la intención de voto de los ciudadanos, de los cuales el 80% somos analfabetos funcionales y si nos lo dicen «lo periódico», creemos que «el maco e peje porque está en el agua». Es por esto que, cuanto antes, el Estado Dominicano debería imponer ciertas reglas éticas, metodológicas y de transparencia a todas las empresas encuestadoras que trabajen en el país, nacionales o no. Regularlas como a las telefónicas o los bancos, (pero mejor), que sepa el ciudadano de a pie, quienes son los señores propietarios, los técnicos que la elaboran las encuestas, y sobre todo quién -con nombres y apellidos, (nada de RSL, C.por.A y otros especímenes del cinismo) paga sus servicios.

Oiga usted, que es de la salud de la democracia electoral (la única que hemos alcanzado) de lo que estamos hablando. Oiga usted, y no se queje tanto. Es más, mire: Si la democracia le parece muy cara y jodedora, váyase de fin de semana a un dictadura y verá cómo la sentirá barata y tierna. (Para encontrarle sentido a la vida, nada hay como acercarse a la muerte).

No es cosa de ciudadanos demócratas, el jugar desde el capital y sus poderes con la ignorancia de la gente, y lo que es peor, hacerlo a partir de la credibilidad que todavía tienen los medios de comunicación tradicionales. Queda ahí la advertencia. Estamos a tiempo.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: