El Bulevar de la Vida

De Bosch 1982 a Gallup 2015

La “discolight” de todos los demonios. En las elecciones de mayo de 2016 serán renovados los cargos electivos del Estado. Y como en el país no se respetan las reglas de juego, los políticos hace rato que están en campaña, unas campañas ilegales por anticipadas, lo que es parte del cambalache institucional que padece el país hace tiempo. Sin embargo, a pesar de estos pesares, hoy quisiera referirme no a esas carencias de nuestra democracia gris y papelera, sino a la torpe actitud de la clase política dominicana para reconocer (y actuar en consecuencia) el impacto de las nuevas tecnologías de la información (NTI) en la lucha electoral. Unas NTI de las que ha dicho el profesor Manuel Castell, “han puesto el mundo patas arriba en todos los ámbitos”, que incluye el ámbito de las finanzas, la música, el periodismo y también la política. Pero el político dominicano ni se entera. Y es que en Dominicana, las campañas electorales no han superado el mitin, el “banderéo” y sobre todo la “discolight” de todos los demonios.

La torpeza de los chiquitos. La crítica llega más directamente a los partidos de la oposición y en especial a los minoritarios supuestamente alternativos, incapaces de aprovechar las bondades de las NTI y sus armas para enfrentar entre mil cosas, por ejemplo, al monstruo fatal del clientelismo. O la falta de recursos para publicidad. Si vamos a jugar a la lucha electoral bajo las reglas de la democracia, debemos sacar de la ecuación la coacción, la represión, que es cosa de dictaduras, para concentrarnos entonces en lo que los expertos llaman “construcción de significados” en las mentes de los votantes. Unos significados que cada vez más se construyen en la Internet, en las redes sociales, en Youtube, y cada vez menos en la prensa tradicional. Una anécdota personal, y algunos datos de la más reciente encuesta Gallup HOY, sirven para mostrar el atraso de nuestra clase política en reconocer el poder de las redes sociales, a pesar de “la primavera árabe”, el “Podemos” español y el “Yes, we can”, de Obama.

Con don Juan en Ocoa. Ocurrió en las elecciones de mayo de 1982, en San José de Ocoa. Terminada la marcha que había realizado el PLD me dispuse a entrevistar al profesor Juan Bosch. Llegado el momento, solté la primera pregunta, pa’ calentar el brazo. ¿Profesor, podría darnos su impresión de esta caravana que acaba de realizar su partido? (para qué c… habré dicho CARAVANA). El profesor se puso serio y mirándome a los ojos me dijo, “Mira, McKinney, acabas de decir una tontería, (creo que usó la palabra “disparate” pero no estoy seguro” pm) en el PLD no se hacen caravanas, en el PLD hacemos marchas y caminatas al lado del pueblo”. Respiró hondo y durante los próximos 10 minutos estuvo explicándome el origen de la palabra “caravana”, y por qué el PLD hacía caminatas y esfuerzos concentrados. Esta anécdota refleja la importancia fundamental de las marchas, caravanas, mítines y “bandereos” en la política dominicana de hace 33 años. Pues mire usted que ayer domingo, me despertó una caravana, bandereo con discolight, de un aspirante a algo de tal o cual partido. Así anda la clase política y en especial la de oposición y la minoritaria y/o alternativa, en julio de 2015.

Datos de la Gallup HOY. Como a esta hora del Bulevar, es posible que más de uno considere que estoy exagerando la importancia de las redes sociales en la lucha electoral, me apoyo ahora en los datos de la más reciente encuesta Gallup-HOY que nos dice que el 52 por ciento de los electores dominicanos tiene acceso frecuentemente a Internet, y de ese universo, el 89 por ciento utiliza las redes sociales. Por si no fuera suficientemente valorado el dato, la encuesta también demuestra que el 97% de los electores jóvenes utiliza las redes sociales. Y más: Para el 61% de los ciudadanos, las noticias provenientes de las redes sociables son creíbles y muy creíbles. Y sólo el 16% considera que las noticias difundidas por las redes sociales son menos creíbles que las difundidas a través de los periódicos tradicionales (soportados en papel). Y por ahí sigue.

Las NTI como Glock 9mm. Ya bastante desventaja tiene la oposición que va a la competencia electoral sin verdadera Ley de Partidos ni Régimen Electoral, para, además, hacerse la despistada en versión caprina desquiciada, y no prestar la debita atención e importancia a las nuevas tecnologías de la información, que deberían ser su arma de reglamento Glock 17 tiros,  para la competencia electoral de mayo. Pero nada. Seguirán como en 1982, 33 años después, despertando a la clase media en domingo con una “discolight” de infierno. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: