El Bulevar de la Vida

El debate imprescindible

La APP fue el escenario.

Recientemente tuvimos la oportunidad de participar junto a Miguel Franjul, director de esta casa, Rolando Guzmán, rector del INTEC, y el diputado Víctor –Ito- Bisonó, en un panel en torno a los temas del curso sobre campañas electorales, organizado por la Academia para la Profesionalización de la Política (APP).

Aprovechando el excelente escenario, llevamos a ese panel nuestra vieja propuesta y antigua demanda de los sectores sensatos del país de hacer obligatorio mediante una ley, la celebración de debates públicos en los medios de comunicación entre los aspirantes a cargos electivos, desde las alcaldías municipales hasta la Presidencia de la República.

Las razones
Lamentablemente, el escaso desarrollo político, institucional y ciudadano de nuestro electorado provoca que el conocer los planes y propuestas de quienes aspiran a dirigirlo y administrar sus recursos no sea una de sus prioridades.  Por eso le es tan fácil a los candidatos evadir el bulto.

Después de 50 años de padecer partidos y gobiernos que cada cuatro años (-como si amores impertinentes fueran, ay-) le parten el corazón, en Dominicana hemos llegado a esta triste realidad, en donde la mayor parte del electorado, perdida ya la fe, anda más preocupado por los beneficios que pueda recibir directa y personalmente de tal o cual candidato, que por lo que éste pueda hacer por su comunidad o país a través de sus planes, liderazgo, gerencia.

Por eso, quizás es el tiempo de volver a Sandro de América, ponchar B-7 en la vellonera del bar de la esquina y escuchar mil veces: “Cuando un hombre (o un país, p.m.) pierde sus ilusiones”. Es la filosofía del “sálvese quien pueda” la que ha llegado para quedarse.

Entonces, en lo que vamos superando nuestra larga “edad media” democrática, urge imponer mediante una ley (o en el Régimen Electoral que algún día quizá la partidocracia reinante se digne a establecer), la obligatoriedad de los debates entre candidatos.

Es cierto que “el mal no está en las sábanas”, pero la sábana arropa y protege. (“Tu piel es mi mar, tu humedad mi puerto…”)

El debate como exequátur
No es posible ni justo que baste sólo el dinero y la disposición a “invertirlo” (nunca mejor utilizado el concepto) en una campaña electoral, para llegar a dirigir un municipio, representar una provincia o gobernar un país y ahí estamos y hacia ya vamos. No es lógico que necesite usted una licencia del Estado (exequátur) para atender la salud física o mental, los derechos de ciudadanos o empresas, o incluso, para contarle el dinero a ambos (médico, psicólogo, abogados, contadores), y nada para gobernar y administrar los recursos de un municipio, provincia, nación. No es lógico, ni justo ni aceptable; y mucho menos lo es en un país bullanguero y “bailapenas”, al que hemos convertido en un inseguro “moridero de pobres”, pobres de pan, institucionalidad y/o fe, y en donde el narcotráfico y el lavado de activos por un lado, e insaciables corporaciones por el otro, van debilitando cada día la autoridad y capacidad del Estado, de su gobierno, para regular la vida nacional y hacer algo tan elemental como cumplir y hacer cumplir las leyes a TODOS sus gobernados. «¿Y pa’ dónde va el buey que no ara?».

Una oda
Entonces, mientras llega la civilización, y dejamos de ser viles votantes y nos convertimos en ciudadanos responsables; mientras algún imperio -por lo bajo- nos impone reglas de juego electoral para evitar una catástrofe que pueda afectarle a él en un mundo globalizado, mientras esto ocurre, ya digo, un buen paso sería (-es poco traumático, no cuesta casi nada y no jode al rico con más impuestos-) dar rango de ley a la obligación de todo candidato a debatir las ideas que defiende y propone en su Programa de Gobierno, aunque en la política dominicana un programa de gobierno haya sido poco más que una triste oda a lo que nunca ocurrirá. Por cierto, la Estrategia Nacional de Desarrollo y el Informe Attali les envían mandan saludos. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: