El Bulevar de la Vida

PLD, gobierno, «Momentos» y «Detalles».

Un partido en plan Shakira. Este bulevar de contenido formal, consejos y propuestas sobre algo tan importante como la administración del Estado y la lucha por el poder político, tiene un tono literario que dos canciones resumen: “Momentos”, en versión de Andrea Bocelli; y “Detalles”, de Roberto Carlos. Y es que de un tiempo a esta parte, nota uno que en el PLD y su gobierno se descuidan los “detalles” y se acumulan los malos “momentos”. Como si de tanto ganar siempre, los peledeístas estuviesen convencidos de que “siempre vendrá un guagua” a salvarlos, es decir, un Frente Patriótico (1996), un Baninter quebrado (2003), o tres Frentes Electorales con Medina-Cedeño-Fernández en cada uno (2011). Veamos.

Un atropello tan torpe como innecesario. Una falla en la seguridad militar que debe tener bajo control el perímetro del principal centro de poder, el Palacio Nacional, permitió a un grupo de ciudadanos llevar hasta allí su “cadena humana contra la impunidad”, exactamente en el lado suroeste de la sede del gobierno, que es donde se encuentran las oficinas de la tristemente célebre -que no celebrada- OISOE. En el momento en que las autoridades -en una acción tan torpe e innecesaria como bárbara e inaceptable- procedieron a desalojar a los manifestantes, se produjeron las imágenes que todos vimos y que en medio de una campaña electoral valen oro para la oposición política. Pero como Dios no abandona a sus hijos en apuros aunque sean malcriados, en una descomunal torpeza, los señores del PRD-M (PRD-Mientras tanto) que gobernaron el país entre 2000 y 2004, sin rubor ni vergüenza alguna se presentaron al otro día al lugar para apoyar a los manifestantes, convirtiendo en un acto de vulgar campaña política lo que nació como una loable y responsable preocupación ciudadana, con mis dilectos Mario Bergés y Manuel Robles a la cabeza.

Un paréntesis necesario: (Los señores del PRM fueron al lugar de los hechos para protestar por la “brutalidad policial”, y lo hicieron sólo a unos metros de la cárcel solitaria del DNI donde fueron lanzados y amenazados de muerte varios periodistas durante su gestión de gobierno entre 2000 y 2004. Cómo olvidar a los productores de radio de Dajabón, a quienes en plena campaña electoral 2004, se les ocurrió realizar un sondeo radial de popularidad donde el mismísimo señor Diablo le ganó al Presidente/candidato de entonces, y mucho a poco. Encerrar en celdas solitarias y amenazar de muerte a los periodistas que denunciaban sus abusos u organizaban sondeos que ganaba el Demonio frente a su candidato fue la reacción de estos «oráculos» del respeto a los Derechos Humanos que en su gestión no toleraron ni a los izquierdos infrahumanos; y que ahora, ante este morir de éxitos de los señores del PLD, creen que los demás perdimos la memoria. -Alguna diferencia debe haber entre encerrar en una celda solitaria a alguien o darle una contrato o un nombramiento. Joder, que uno es pendejo con Club y todo, pero sin excesos-).

«Que alguien me diga». Se exige una explicación. Ocurridos los hechos frente al Palacio, alguien debería explicar por qué no se permitió la sentada al frente de la institución a los menos de quince ciudadanos que inicialmente la tomaron. Lo correcto hubiese sido solicitar al funcionario más respetado por ese grupo, el ministro Gustavo Montalvo, bajar a la acera de la Moisés García a brindar té de jengibre con ellos y acompañarles en el reclamo por mayor transparencia y menos impunidad, justo y en lo que él, Montalvo, ha aportado tanto o más que el que más haya aportado de entre todos los participantes en todas las manifestaciones celebradas. Hablo de un hombre honesto no por su palabra sino por sus hechos, su comportamiento. Un ciudadano que ha pasado por el erario, -por los dineros públicos-, justo y como pasaba don Juan Tenorio por las habitaciones de las hermanitas de La Caridad… sin tocarlas, ay, sin tocarlas. Así estaban las cosas cuando los efectos mediáticos de la visita de una cuestionada jueza al Presidente de la Suprema Corte de Justicia, (02/11/2015), vinieron a demostrarnos que éticamente también el sistema de justicia ha tocado el fondo, y no precisamente el “fondo de tus ojos claros”, ay, y el «Club del Bote» cerrado por derribo.

“Apenas los recuerdos”. Si bien es cierto que la mayor luz de los gobiernos del PLD han sido las sombras de sus adversarios, bien deberían cuidarse los morados de que falte luz en todos los escenarios, incluido el suyo. Y es que si falta luz, ay, es que falta todo. ¿Qué quedará entonces? “a penas los recuerdos, momentos que no vuelven nunca más… Detalles tan pequeños de los dos…”. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: