El Bulevar de la Vida

Una semana para la historia

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego». Jaime Sabines.

 

La amenaza. La historia comienza el lunes 23 de noviembre, cuando el embajador estadounidense, James Brewster Jr., visita al presidente Danilo Medina para informarle que EE.UU. retirará el visado al presidente de la JCE, Roberto Rosario y toda su familia, y  advertirle  que eso se hará con todo funcionario del Estado del Estado que no actúe de acuerdo a lo que ellos (EE.UU.) consideran importante y además con la rapidez que ellos exijan. Todo surge a partir del disgusto de La Embajada por la lentitud mostrada por la JCE en el proceso de entrega de los documentos a unos 55 mil ciudadanos beneficiados por la aplicación de la Ley 169-14, por las trabas que algunos de ellos han tenido a la hora de retirarlos, y aunque Ud. no lo crea, por la negativa de la JCE a posponer el cierre de la fecha de entrega de la nueva cédula, pautado para el próximo 15 de diciembre. Añadamos a esto, la negativa de Rosario Márquez a recibir al Embajador con la presteza con que los demás funcionarios dominicanos acostumbran hacerlo, es decir, “ahora mismo, mi señor”.

La encomienda presidencial. Lo primero que hizo el Presidente fue aclarar que él no tenía facultades legales para interferir en los asuntos de la JCE. Pero buscando una salida al impasse, llamó a Palacio al ministro de lo Interior, Fadul, y al secretario general del PLD, Pared Pérez, a quienes encomendó mediar entre el diplomático y el presidente de la JCE. El martes 24 el senador y el ministro se reunieron con Rosario Márquez. Fue a partir de esa reunión que se hicieron cambios que “suavizaron” el contenido del discurso que el embajador pronunciaría el otro día, miércoles 25, en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio (AMCHAMDR). ¡O sea, que pudo ser peor! Es también esa reunión y lo conversado en ella lo que provoca que el jueves 26 la JCE emita la Resolución 24-2015 donde recuerda la Circular del 26/06/2015, en la que se instruye al personal de la Junta “a hacer lo necesario para que un ciudadano que haya sido beneficiado por la Ley no se marche sin obtener el servicio requerido”.

La reunión. Y mientras el jueves el país leía la circular de la Junta, en el despacho de su presidente se desarrollaba una de las reuniones más tensas que se haya producido en la historia de nuestra democracia entre un embajador estadounidense y cualquier funcionario del Estado. Y es que cuando en un diálogo una de las partes, la más débil, mirando fijamente a los ojos a la parte más poderosa, le pregunta si puede contar con la seguridad de sus hijos residente en los Estados Unidos, es que el asunto no puede ir a peor (Y la dignidad nacional tampoco, claro).

El cuento no está completo. Pero en este cuento hay algo que no encaja. Falta algo, oiga Usted, que pendejos somos, con Club y todo, pero sin excesosHay algo que no encaja. No es posible que el representante del país amigo y gran socio del Estado Comunista de China ande por los palacios presidenciales caribeños amenazando mandatarios con el pretexto de defender los derechos humanos de unos miles de dominicanos de origen haitiano por los retrasos que ha habido en la entrega de sus documentos en la JCE, mientras una nota del diario The Daily Signal (23/09/15) nos cuenta que en lo que va del año el gran socio estadounidense, China Comunista, “ha experimentado una persecución creciente de minorías religiosas y una supresión continua de las libertades fundamentales de las personas. Al menos 220 abogados de derechos humanos han sido arrestados, y más de 15 mil personas han sido encarceladas por, supuestamente, poner en riesgo la seguridad del Internet”. !No te jode!. Entonces, no. El tema aquí no es de derechos humanos y menos de izquierdos, sino de lucha por el poder, por un lado; y control imperial sobre el institucionalmente débil gobierno de un pequeño país en un mundo ya multipolar, en donde las pavas no ponen ya en el mismo sitio.

No es casualidad
Nada de lo ocurrido es casualidad. Para el azar, el de los amores, y no lo ocurrido en torno a la repentina ausencia del presidente Medina en el almuerzo aniversario del CONEP… para candidatos, ni los discursos empresariales y diplomáticos en la AIRD y la AMCHAMDR, respectivamente; o las confesiones de una jueza investigada ofrecidas -casualmente- a Participación Ciudadana y no a otra entidad,  las visitas al principal de los candidatos de oposición, que inmediatamente saludó el discurso de su visitante, el despachar del Embajador con el jefe del Ministerio Público, y frente al mar. No. No. (Para azares los dos tuyos, ay, no, amor, casualidad es que la noche se duerma en tus ojos, que mi boca encuentre la tuya). No. Dejemos la poesía de Sabines aparte, el asunto no es de amores sino de los horrores e irrespetos que la lucha por el control del Estado, por una lado, y las mieles del Presupuesto, por otro, generan. Entonces, ante la terquedad de los hechos, yo que Danilo Medina y Leonel Fernández, guardara mi resquemores personales en la trastienda del olvido y mandara a reunir de urgencia al Comité Político: Unos señores variopintos y diversos y sus respectivos amigos le tienen el agua puesta al PLD y su gobierno, y ya solo le faltan los votos… la tierra, que les han declara’o la guerra, señores. «Sólo una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Una semana más para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón».J.S.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: