El Bulevar de la Vida

Muertecitos de éxitos

Los hechos
Dos muertos, decenas de heridos, trompadas, puñaladas, insultos innombrables, perversas marrullerías, el genio del mal creando. Y ya no para ganar a sus adversarios un mayo sino para vencer a sus propios compañeros, que es una manera de vencerse a sí mismos.
Poco importan los resultados. La principal noticia de las primarias peledeístas del pasado domingo no son los ganadores de 15 diputaciones, 82 alcaldías 122 direcciones distritales, sino la parca, la jodida muerte en Los Ciruelitos, Santiago, la sangre derramada, una vida perdida, allá en Pescadería, Barahona.

Los dos toros
Hasta ahora, a los señores del PLD les han salvado los errores de sus adversarios. Por ejemplo, ni ciertos sectores industriales/empresariales que en ataque de celos presupuestales le adversan, ni sus lógicos y naturales adversarios políticos, fueron capaces de entender que era menos difícil vencer a un Leonel Fernández candidato sin el apoyo absoluto de Palacio, que a un Danilo Medina presidente-candidato, con una gran aceptación popular, según todas las encuestas, incluidas las de ellos mismos.
Todo esto se agrava o mejora -según la posición de cada quien- por el hecho de que ya no es tiempo de ablandar habichuelas, o sea, desdecirse. Esos sectores fueron los mismos que convencieron al país de que el gobierno del PLD que hoy encabeza Danilo Medina era una especie de Olga Lara presentada por el maestro Yaqui en El Show del Mediodía: “Otra cosa”, o sea, un paso hacia adelante en transparencia, lucha contra la corrupción y la inequidad social, defensa de la vida de las mujeres frente al Opus Dei Torquemada, estancias infantiles, jornada escolar de tanda extendida, vieja utopía, en fin, la superación de todas las deficiencias que para los señores representan los anteriores gobiernos del PLD pero que, estratégicamente, ellos resumían en el nombre de Leonel Fernández, y he ahí el error del toro, ese torpe atacar el toro que no era, fortaleciendo al que sí era, y al que tenían que enfrentar tarde o temprano, como ahora enfrentan. Pero la flecha ya está en el aire.

Un poco de historia
Treinta meses no fueron suficientes para que los muy señores presionaran al PLD y su gobierno para que asumiera su público compromiso de campaña de aprobar la Ley de Partidos que desde hace 17 años rueda y rueda en el Congreso, adaptar la Ley Electoral a la nueva Constitución para que pueda la Junta Central Electoral reglamentar el proceso, (financiación de los partidos, transparencia, equidad en la colocación de publicidad, acceso a los medios y en ese plan), pero no. Los muy señores no lo hicieron porque durante su prioridad primera, primaria y principal (la número uno) era convencer a los votantes de que Leonel Fernández -y no el proyecto político PLD- “era lo peor que le podía pasar al país”, y hasta llegaron al exceso de “cercar” al presidente Medina (yo lo conté en otro Bulevar) al punto de hablar de la posibilidad de una “crisis de confianza” para gobernar en el país, si el sureño que cita a Sabina no aceptaba su repostulación, como única forma de frenar a Fernández. ¡Que confundieron a los toros, los señores!

House of card, segunda temporada.
De todos modos, los aguaitadores de la cosa nacional debemos prepararnos para, sentados en palco, seguir disfrutando de esta segunda temporada de House of Card que estamos viendo. Se sugiere leer con atención diarios y redes, ver telediarios con ojos críticos y seguir la agenda mediática que todos ellos nos imponen, oiga usted, que ni los dosieres ni los titulares caen del cielo.
Hablo de una completa y correcta estrategia política, empresarial, mediática y diplomática. La misma que con su división, con sus muertos, con su perredeización años noventas, los alocados peledeístas están conduciendo al éxito, un éxito que no sería otro que echarlos a patadas del Poder. ¡Que la Magdalena los guíe!

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: