El Bulevar de la Vida

La Guerra

HAGAN SUS APUESTAS... Con la publicación de la encuesta de la firma MARK-PENN para el grupo periodístico SIN, esta semana se inició la inevitable guerra de encuestas y sondeos sobre las preferencias electorales de los dominicanos. Ante tal escenario, bueno es recordar que si la primera víctima de la guerra electoral es la verdad, la segunda son las encuestas, en especial cuando son convertidas en vulgares instrumentos de posicionamiento, o utilizadas para contrarrestar el efecto mediático de los resultados de otra. Por ejemplo, si una encuesta Gallup, Greenberg, Mark, Asisa, CEC, presenta unos resultados que afectan al candidato B, rápidamente el equipo del candidato A se inventa un sondeo por internet, redes o por teléfono, como forma de contrarrestar los efectos del primer estudio; y como aquí los PH.D. dicen “habemos”, tres de cada cuatro dominicanos no superamos un examen de lectura compresiva, y más de la mitad somos analfabetos funcionales, esta estrategia de confusión siempre da resultados, por lo menos durante la campaña. Luego llega «la hora definitiva de los hornos» y aparecen, otra vez, los llantos de Jeremías.

LA MARK-PENN PARA SIN. En la encuesta, el candidato Danilo Medina (DM) obtuvo un 45.73% de las preferencias, y el candidato Luis Abinader (LA) 41.96 %, pero si se suman los aportes de los aliados de cada quien y el porcentaje de indecisos que corresponde a cada cual, los resultados serían 62.31% para DM y a 31.82% para LA. De la observación minuciosa de esos resultados se pueden sacar algunas conclusiones. Por ejemplo: DM duplica en intención de votos a LA, pero en los últimos seis meses (según la entrega anterior de la misma firma) ha perdido cinco puntos y LA ha ganado diez. O sea, que aunque a pasito lento, la tendencia es que uno suba y el otro baje, y la velocidad de ese movimiento va a depender de los errores o aciertos de campaña de cada quien. Pero hay más: una cuarta parte de los consultados considera que la mejor razón para votar por Abinader es que “representaba el cambio y que había que darle una oportunidad”. O sea, que su mayor atractivo es el ser percibido como un instrumento para el cambio, lo que viene a confirmar el error de su alianza con un PRSC que es la máxima representación del peor pasado político y la academia de todas las marrullerías y perversiones que con suprema maestría y cinismo insuperable aprendieron en sus respectivos gobiernos los perínclitos señores del PRD (1978) y el PLD (1996-HOY). Por si fuera poco, la encuesta citada confirma la debilidad electoral de un PRSC con apenas un 1.4% de las preferencias, frente a un 2.5% de Amable Aristy Castro, a pesar de que hace apenas unos meses que este adquirió un partido, como uno compra “frías” de las de Estela, para ir a Baní).

¡QUE LA MAGDALENA LOS GUIE! A partir de los resultados de esta encuesta, Luis Abinader debe hacer lo posible -y parte de lo imposible- para, a pesar de sus malas compañías, (nunca una casilla #3 había costado tanto), lograr ser percibido por la población como un candidato con las ideas, el coraje, la independencia y el liderazgo, para realizar reales cambios en el forma de hacer y ejercer la política, por lo que debe entender que es difícil lograr que la gente vote por “más de lo mismo”, si el nuevo “mismo” trae consigo incertidumbre y malos recuerdos. Por su parte, Danilo Medina debe evitar los laureles y el mal dormirse en ellos, y ser incrédulo de sus ACTUALES muy buenos números. Todo esto sin olvidar -con Martín Fierro-, que si a cuatro meses de las elecciones se tiene tan amplia ventaja, y nada presagia problemas en la marcha de la economía del país, entonces, sólo una crisis partidaria de “palitos chinos” marca “yotejodo”, puede sacar al PLD (a todos) del Palacio Nacional y/o del Congreso Nacional y los ayuntamientos. Medina y Abinader han sido advertidos. ¡Que la Magdalena los guíe! Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: