El Bulevar de la Vida

 Comunicación política para bachilleres.

EL ACTO. En él era mucho lo que estaba en juego para el PLD. La ausencia o presencia del presidente de la organización, Leonel Fernández, sellaría la unidad (-en la diversidad y los truños, es verdad-) o la división: la guerra fratricida que, vistas las encuestas y la marcha de la economía, es lo único que, de aquí a mayo, puede poner en peligro la continuidad de los peledeístas en el Palacio Nacional. Pero la sangre no llegó al río, y aunque hubo momentos de gran tensión, la espontaneidad y la incorregible simpatía de la vicepresidente Margarita Cedeño, más la formal y cortés cordialidad de una primera dama, doña Candy, siempre bien plantada y correcta, salvaron a sus respectivos maridos del bochorno, y de paso al partido que lideran ambos. (Por acciones como estas, y gracias a los estudios filosóficos de los doctores J. M. Serrat y J. Sabina, sabe uno que sin ellas “no se entiende el despertar, la cama es ancha, y una casa –sin ellas- es una embajada, un pasillo, un laberinto sin luz, ni vino tinto”.

ESCENARIO,  VOTANTES Y UNA PRESENTADORA DE LUJO. El acto peledeísta del domingo es un buen ejemplo de cómo se ha de organizar una actividad política de inicio de campaña y proclamación oficial de un candidato presidencial, que se realiza con el objetivo (y esto es nefasto olvidarlo) para conectar con los votantes, para conmoverles y convencerles, para ganar sus votos y con ellos elecciones. Veamos algunos aspectos: EL ESCENARIO. Un escenario de un solo protagonista: El candidato. Esa escenografía, sin miembros del CP ni del CC, y que completaba a ambos lados del orador gente del pueblo agradecida de alguna acción del Estado -del que el candidato es Presidente-, salvó la transmisión de televisión de “indeseables” tiros de cámaras que a veces captan a quien no deben captar y en el peor momento. UN ACTO PARA VOTANTES. El acto fue dirigido a votantes y no a militantes que ya tienen decidido su voto. Por eso escribí en mi cuenta de Twitter, que a los 35 minutos de iniciada la actividad “ningún político había abierto la boca, sólo una mujer del pueblo, y un artista querido por todos”. Y cuando tocó el turno del orador único, pues el muy señor se aparece con un discurso al sentimiento, apoyado en el razonamiento, sí, pero a partir de mostrar lo logrado de la mejor manera y con las mejores técnicas discursivas y audiovisuales. Y finalmente, UNA PRESENTADORA DE LUJO. Lissette Selman no lo habría hecho mejor. Jatnna hubiera quedado corta. Luz no la hubiera superado ni Zoila hubiese logrado opacarla, y que me perdonen, mis muy dilectas, pero es que el acto tuvo una presentadora de excepción: Noemí Crisóstomo Cabrera, de Palmar Grande, Altamira, corajuda e innovadora, líder de un grupo de mujeres que con esfuerzo y sacrificio han echado andar una empresa chocolatera, Chocal, en su comunidad.

 ¿SABES QUIÉN VIENE A ALMORZAR? Cuentan que el presidente Medina se enteró de los esfuerzos de estas mujeres, abandonó su confort hogareño de domingo, y arrancó para Altamira. Se reunión con las muy damas, las escuchó con un vaso de espeso jugo de lechosa con K en la mano, y decidió que el Estado le ofreciera a esas mujeres organizadas en su chocolatera, la oportunidad de trabajar como locas para hacer su sueño realidad, y lo hicieron, joder, claro que lo hicieron. Recordando esas visitas estaba doña Noemí, cuando a algún genio de la comunicación política (y yo tengo mis sospechas de quién) se le ocurrió que fuera ella (Noemí) quien hablara de su experiencia, y de paso, presentara al candidato, que es el mismo sureño, presidente de la república, que en confortable mecedora de guano, allá en Palmar Grande, les había prometido … y les había cumplido.

DISCURSO PARA CIUDADANOS. Ni sesudas reflexiones políticas, ni oraciones largas que hacen perder el hilo, ni citas de teóricos ni datos complicados. Sólo frases cortas, reforzadas con expresiones “anclas” utilizadas para mostrar lo logrado o lo que se puede lograr:   “…. ¡Y vamos por más!”, “No se pueden ocultar”, “Podemos….”. Frases anclas, y citas, sí, pero sólo citas de Gandhi, Madre Teresa, Luther King y el mejor Bosch: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”. Al finalizar el discurso, nada del tradicional “paseo” hacia los compañeros del CP, que, -sospecha uno-, ya saben a quién votarán, sino hacia sus invitados VIP: la gente del pueblo. Hacia ellos fue Danilo Medina, y hacía él fue su familia. Nada de miembros del CP, ni amigos cercanos, nada, de nada, solo la gente de pueblo, y doña Candy y sus Paola, off course.

PARA LA GENTE SIMPLE DE LAS SIMPLES COSAS. El cierre -como la apertura-, estuvo dedicado a la mujer, a la familia, a los jóvenes, pero sobre todo estuvo dedicado a esa gente simple (“de las simples cosas”), a esos ciudadanos capaces de hacerse responsables de sus vidas y sus actos a través del trabajo, el amor y el sacrificio por los suyos; ciudadanos y no simples votantes. En fin, que la del domingo, sin importar militancia ni simpatías partidarias, fue una lección magistral de Comunicación política para bachilleres. Felicidades a los agraciados. El royalti es gratis. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: