El Bulevar de la Vida

Un premio valiente, justo y merecido

 

NI BORGES NI NERUDA. Por esos fanatismos repetidos, heredados de una cultura autoritaria que aún no superamos y que los procesos electorales recrudecen; por ese autoritarismo, ya digo, que es hermano del peor fanatismo, en 1968 los dominicanos no tuvimos entre nosotros a Pablo Neruda, cuya visita fue boicoteada por un grupo de la ultra izquierda nacional, como años después fue boicoteada la presentación gratuita de Facundo Cabral en la UASD, con el “sólido” argumento de que el suyo era un mensaje de “alienación” entre budista y cristiano. Por el fanatismo político, mi generación conoció muy tarde al genio literario de Jorge Luis Borges. Hoy toca el turno a Mario Vargas Llosa, galardonado con el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña, por un jurado formado por intelectuales dominicanos y extranjeros, entre los que se encuentra la hija del insigne dominicano.

EN DEFENSA DE LOS DOMINICANOS. Hasta ahora, nadie ha cuestionado (-¿quién en su sano juicio podría hacerlo?-) los méritos literarios del Premio Nobel 2010 para recibir el reconocimiento del Ministerio de Cultura. La objeción, (que ante la falta de argumentos algunos sustituyen por los insultos contra la persona y la familia del galardonado)- ha llegado por el contenido de un artículo que Mario Vargas Llosa publicó en el diario El País, de España, el 3 de noviembre del 2013, en donde crítica duramente, no al pueblo dominicano, no a los dominicanos, sino a una sentencia del Tribunal Constitucional, la 168-13, con la que se pretendía despojar a ciudadanos dominicanos de su nacionalidad. El artículo enfrentaba con argumentos y lógicas advertencias la decisión del Tribunal Constitucional, y defendía, no a españoles o peruanos, sino a miles de dominicanos y sus familias quienes, de ser aplicada íntegramente la sentencia del TC, hubiesen sido despojados de su nacionalidad, algo que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, (de la que República Dominicana, en un acto de plena soberanía decidió ser miembro), no le hubiera aceptado. Y es ahí donde Vargas Llosa advierte en su artículo, que el retirarse del sistema legal interamericano convertiría a la República Dominicana “en un país paria”, aislado de la comunidad internacional en un mundo interconectado e interdependiente.

A LA SENTENCIA DEL TC LAS GRACIAS. El artículo de Vargas Llosa no es un irrespeto a los dominicanos, sino una defensa. Es a partir de la pieza y de otras opiniones de intelectuales y juristas consultados, que se inician las “maromas” jurídicas del Poder Ejecutivo y sus asesores en el tema, junto al presidente del Senado y el de la Junta Central electoral, para elaborar el primer borrador de lo que sería la ley 169-14, que debía atenuar los efectos negativos que para miles de dominicanos hijos de padres haitianos suponía la aplicación de la sentencia del Tribunal Constitucional… pero la flecha ya estaba en el aire, el daño causado a la imagen internacional del país por la evacuación ya estaba hecho, y tan hecho, que hoy, aprobada la Ley 169-14 y aplicado su Reglamento, todavía en el mundo intelectual y periodístico internacional se habla incorrecta e injustamente de “los apátridas de Republica Dominicana”… a la sentencia del Tribunal Constitucional las gracias.

 UN PREMIO QUE HABLA BIEN. La decisión de no vetar este reconocimiento a un escritor que ya el mundo ha reconocido, pues mire Ud., que habla muy bien de un gobierno el  premiar con justicia a quienes tienen méritos para ser premiados, aunque no comparta su visión política, que no es necesariamente este el caso. Precisamente, ayer, cuando esta columna había sido ya enviada al Listín Diario, el presidente de la influyente agencia EFE, José Antonio Vera, apoyaba el reconocimiento del Ministerio de Cultura dominicano a Vargas Llosa, recordaba que recientemente esa agencia de noticias había otorgado al Nobel 2010, el Premio Don Quijote, dentro de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, y consideraba “como un acto que engrandece a la democracia dominicana”, el distinguir los valores literarios de Vargas Llosa.

REINCIDIENDO EN SER JUSTO. MEZQUINDAD VS. JUSTICIA. En esto de honrar a quien lo merece, sin mezquindad y con sobrada justicia, el presidente Danilo Medina es reincidente, y de eso tenemos ejemplos en Premios Nacionales entregados por él en los últimos años. Con este reconocimiento a la obra literaria de Mario Vargas Llosa, el que menos gana es el premiado que debe estar ahíto de estas bataholas. Gana el país, gana la imagen internacional de nuestra democracia, y gana el Presidente de la República que demuestra que su sentido de justicia supera con creces el fanatismo, la ceguera y el sectarismo de tantos. Para vivir en democracia se debería exigir un sano corazón digno de ejercerla, como la Madre Teresa,  “hasta que duela”, “hasta que duela”.

                      

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: