El Bulevar de la Vida

Aplazado: sin utopías ni fe

“Amar es tener que pedir perdón…y merecerlo”. J. Umbrales.

MATANDO LA UTOPIA. En 1978, vientos de libertad comenzaron a soplar en América Latina.Las dictaduras que “el áspero norte” había ido instalando en el trono del mando y del castigo comenzaron a caer, en un democrático efecto dominó. Ese proceso de democratización comenzó por República Dominicana en agosto de ese año, con el ascenso del gobierno del PRD; pero ya en Palacio, el otrora “partido de la esperanza nacional” presentó sus credenciales más desesperanzadoras e hizo realidad todas las advertencias de Juan Bosch al abandonar la organización en 1973. Tan mal lo hizo el PRD, que en 1986 “volvieron las oscuras golondrinas”, y -otra vez- el delfín más talentoso de la tiranía fue instalado “en el trono del mando y del castigo”.

EL DEMORADO TREN DE LENIN. Por esos juegos de la historia, que desde Lenin y su tren alemán, siempre ha hecho extraños compañeros de cama, en 1996 el PLD llegó al poder de la mano del personaje cuyos métodos y prácticas pretendía superar, impulsado por el pensamiento conservador, autoritario y corruptor de Joaquín Balaguer, nuestro Fouché más celebrado y exitoso. Llegó 1998 (“el otoño duró lo que tarda en llegar el invierno”), y entonces ocurrió lo peor: En vez de atraer a los seguidores de Balaguer al boschismo, decidieron pasarse ellos al balaguerismo. Y así, suicidaron al Bosch de las éticas insistencias, masificaron la organización y -casi felices- intentaron y lograron heredar las fuerzas conservadoras del trujillismo que desde 1966 habían tenido a Balaguer como su vocero más acreditado. No es casual el liderazgo que el expresidente Leonel Fernández mantiene entre esos sectores de la derechona nacional, de nostalgia trujillo/balaguerista, incluso en algunos que, aún enfrentados hoy al PLD, no dejan de ser los más fieles y eficientes defensores del presidente del partido morado. El caso es que el PLD decidió sepultar los pequeños folletitos blancos de los círculos de estudio y echar mano del libro maquiavélico y zorruno nunca escrito por Balaguer pero mil veces practicado…. Y lo demás es historia y sobre todo han sido victorias. Así se ganan elecciones en el país de las simulaciones y el cinismo, de la doblez y la hipocresía. Hablo de un electorado que impone sus normas: A más corrupto, lavador, misógino y violento un candidato, mayores posibilidades de éxito. ¿O no? Revisen los candidatos de su provincia, municipio, circunscripción, y ya me dirán. Jodida está una sociedad donde la honradez es un hándicap y la decencia un factor limitante.

 LA VENUS DE MILO EN MORADO. Como el PRD en 1978, en 1998 el PLD decidió dejar ser lo que era para ser gobierno, para ser cada vez más exitoso electoralmente e incoloro ideológicamente, como una Venus de Milo (sin tus caderas) ni izquierda ni derecha, sino todo lo contrario “e incluso viceversa”. Precisamente por ese pragmatismo de “puta madre”, por ese hacer “sólo lo que conviene”, y “sintonizar” tan exitosamente con las miserias éticas de un electorado convencido de que en esta sociedad el único pecado sin indulto es la pobreza, el PLD se ha convertido en lo que es hoy: Una invencible maquinaria electoral, y  además en solitario. Pero hay más:  Incapaz el PRM de convertirse en un nuevo partido de nuevas ideas e innovadoras formas, convertido apenas en un grisáceo y torpe PRD-M (mientras tanto), el PLD es lo único que en el país parece un partido con mínima autoridad, reglas de juego, algo de salud mental y madurez política en parte de su dirigencia, y así, amigos míos, no hay pollo que llegue a ser gallo ni selva de asfalto a democracia.

EL PLD Y DON MATEO LEVÍ Todo esto es lo que explica que, a pesar de las graves diferencias y peores resquemores existentes entre los grupos de Danilo Medina y Leonel Fernández, la organización se esfuerce por enviar señales de unidad, aunque son más que evidentes las contradicciones, que ahora incluyen lo que no incluía en 2007: las jodidas y lamentable ofensas personales, Quirino en siglo XX, Trujillo del XXI.  Cajas, cajones… Pero ahí están los tres frentes electorales en la calle, en lo suyo que es ganar elecciones. Aunque asisten a misa de domingo, en realidad a los morados poco les importa ya leer al Mateo Leví de los cristianos, para con él preguntarse: “¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?” (SM 16, 24-28).

 PD: Para que puedan ustedes, sino salvar su alma por lo menos acariñarse el corazón, esta noche mi dilecto Víctor Víctor regresa de Los Pepines para cantarles en Lucia 203.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: