El Bulevar de la Vida

El artículo de Porfirio y la respuesta de Laura.

En secreto… por Minou
Por Porfirio Rodríguez Iriarte. Diario digital Acento. 10 de mayo de 2016
Falta poco para las elecciones y nadie espera mayores sorpresas. Pero no todos votarán por quién aparentan. Con frecuencia me encuentro con testimonios y opiniones de personas “confesando” por quién van a votar. Una de las que más me ha hecho reflexionar es la de una mujer humilde, del pueblo, que en una esquina, viendo que mi carro tenía pegado unos afiches de Minou, se me acercó con un gesto de simpatía y me dijo: “Esa es la que a mí me gusta”. Yo le contesté: “Bueno, estamos juntos”. Entonces se acercó a la ventana y con una voz más baja, como quien confiesa un secreto, me dijo: “Mi marido está haciéndole campaña a Danilo, usted sabe, ahí sale un picoteo… Pero mis hijas y yo, a lo callaíto vamos a votar por Minou”.

Ese testimonio me ha puesto a pensar cuántas personas más están entrampadas en una situación familiar, laboral o incluso de militancia partidaria que les obliga a disimular su deseo o su intención de votar por Minou, conscientes de que es la mejor opción que tiene la boleta presidencial este 15 de mayo. No sólo por ser la hija de Minerva Mirabal y Manolo Tavárez, dos héroes nacionales que murieron luchando por la democracia en nuestro país, sino porque ha sido por más de dos décadas una mujer política excepcional, comprometida con la democratización del país. Trabajadora incansable, defensora de los derechos de la ciudadanía, que denunció los principales actos de corrupción y autoritarismo del partido del que formó parte.

Desde la conversación con aquella señora, vengo haciendo una lista de amigos y figuras públicas que, a título personal y de forma inconsulta, pudieran estar, como esa señora, deseando votar por Minou, pero disimulándolo en el entorno en que se desenvuelven. Se trata de personas inteligentes, que están conscientes que aunque es difícil que Danilo no se vaya en la primera vuelta, para impedir que lo haga, votar por Luis o votar por Minou es, matemáticamente, exactamente lo mismo a los fines de que haya una segunda vuelta. De manera que pronostico que en la boleta B y C votarán su partido de preferencia o de compromiso, pero algunos de ellos, en la boleta A, sembrarán un voto de apoyo para Minou. Y si hay segunda vuelta, los que apoyan a Luis, tendrán más autoridad para pedirle a Minou su apoyo, diciéndole: “Minou, en la A votamos por ti, ahora apoya a Luis”.

Me atrevo a compartir con ustedes las personas que encabezan mi lista, aunque sospecho, es más estoy seguro, que algunos me desmentirán:

Milagros Ortiz Bosch, dirigente histórica del PRD y ahora del PRM. Milagros quiere a Minou como a una hija. Fue amiga de la madre de Minou, Minerva Mirabal, y juntas han compartido innumerables jornadas de lucha principalmente en los temas de género y por la libertad y los derechos.

Minou se entregó en cuerpo y alma a apoyar a Milagros cuando ésta fue candidata a senadora por el Distrito Nacional. Si bien desde el PRM Milagros está comprometida en apoyar a Luis y los candidatos de la llamada Convergencia (donde hasta con los reformistas se han aliado), estoy convencido que calladita y en secreto, el día de las elecciones, Milagros marcará la cara de Minou.

Fafa Taveras, dirigente histórico del Partido 14 de Junio, donde militó bajo el liderazgo de Minerva y Manolo, los padres de Minou, a los que Fafa ha admirado con pasión toda la vida. Fafa está consciente de cómo el trágico destino de la criminalidad política de otras épocas privó al país de esos extraordinarios héroes. También está consciente de la trayectoria, la capacidad probada y el temple de Minou. Además, estoy seguro que influye en su ánimo el espíritu de Magaly Pineda, símbolo del feminismo dominicano, quien me confesó un día (cuando Miguel Vargas impidió la nominación de Milagros a la candidatura presidencial): “Ya Milagros no será presidenta, solo nos queda Minou”. Por todo eso intuyo que calladito y en secreto Fafa, en la boleta A, marcará la cara de Minou.

Las hijas de Piky Lora: Patricia, Laura y Tania, a quienes en el último discurso del 27 de febrero el presidente les hizo un reconocimiento público y merecido ante la Asamblea Nacional que me arrancó lágrimas. Por el cariño que les tengo y por el cariño y la admiración que le tuve a Piky, quien tenía en el estar de su casa la foto de los dos dominicanos que más había admirado y respetado en su vida: Manolo Tavárez Justo, líder del “14 de junio”, en el que ella militó activamente; y Francisco Caamaño, el líder de la Revolución de Abril, donde Piky participó con las armas. Piky adoraba a Minou, y más de una vez me confesó con los ojos llenos de ilusión su esperanza de que llegara algún día a dirigir los destinos del país. Estoy convencido que el 15 de mayo, discretamente, sus hijas echarán su voto por Minou y saldrán del centro de votación complacidas, mirando al cielo y pensando en su mamá.

Marielena Nuñez, notable comunicadora, entrampada en esa especie de “comando” reeleccionista en que se ha convertido el programa radial de “El sol de la mañana” donde la poca diversidad de tendencias políticas virtualmente desapareció cuando los “miguelistas” pasaron a aliarse con los “danilistas”. Todavía en la voz de Marielena se percibe cierta neutralidad. También intuyo que calladita y en secreto le echará su voto a Minou, y no me sorprendería que José Laluz, consecuente con su liderazgo responsable, en la boleta A, igualmente lo eche.

Tony y Faride Raful. Como dirigentes del PRM, están fajados haciendo campaña para el PRM, y estoy convencido de que esta vez Faride será diputada. Si la boleta permitiera fragmentar el voto y votar por el Senador de un partido y el diputado de otro, yo marcaría a Faride. Tony es, sin lugar a dudas, el escritor que más domina la historia del movimiento 14 de Junio y sus libros son referencias en ese tema. Faride, a su vez, creció admirando, bajo la influencia de Tony, a los héroes del 14 de junio. Ambos conocen bien la trayectoria de Minou. Sospecho que, como ya dijimos, ellos saben que votar por Minou no cambia las posibilidades de Luis pasar a una segunda vuelta. Y calladitos, en la A, sembrarán ese voto.

Jaime David Fernández, primo hermano de Minou. Aunque se quedó en el PLD, donde forma parte del comité político, y no apoyó que Minou abandonara el partido, estoy convencido, sin haber hablado con él, que el 15 de mayo, tempranito (porque Jaime es madrugador) marcará a Minou en la casilla 23 de la boleta A, a pesar de que ande apoyando su partido.

Juan Bolívar Díaz. Todo el mundo opina que él es de los que apoya a Luis Abinader. Yo también lo sospecho, pero también creo que porque sabe la conveniencia para nuestro país de que crezca la opción futura de Minou, en la boleta A, a lo calladito, la va a marcar.

Alvarito Arvelo. Aunque está en el polo opuesto de Juan Bolívar en el periodismo, y aunque ha reiterado y proclamado infinidad de veces que él se “salió de la trampa” en que se han convertido las comedias electorales nuestras, por lo que hace tiempo dejó de votar, pienso que Alvarito, la “enciclopedia humana” y a quien yo llamo el Oráculo Nacional, sospecha que éstas serán las últimas elecciones que verá, por los problemas de salud de los que habla sin tapujos y con una sinceridad que me impresiona (aunque creo que en el 2020 estará vivito y coleando). Admirador como es de las hermanas Mirabal y del inmenso Manolo Tavárez Justo, también a lo calladito le echará el voto a Minou (y en el 20 otra vez).

Manuel Jiménez, quien libró muchas batallas junto con Minou en la Cámara de Diputados y que al igual que Minou terminó saliéndose del PLD. Aunque va como candidato a alcalde por Santo Domingo Este, en una rara alianza en la que le deseamos éxito, estoy convencido de que en la boleta A no podrá estar en paz con su consciencia si no marca a Minou.

Muchos más podrían añadirse a esta lista, como Huchi Lora, Javier Cabreja, etc. Pero uno de los casos quizás más paradójicos y que más me intriga es el de Aura Celeste Fernández, candidata a senadora por Alianza País y esposa del candidato presidencial Guillermo Moreno, a quien le confesé recientemente cuando nos encontramos en una funeraria que tengo un pleito en mi casa con mis hijas cuando les dije que iba a votar por ella en la boleta B, para senadora, porque creo que sería la mejor opción que tiene el Distrito Nacional. Pero pocos saben que Aura Celeste es hija del doctor Abel Fernández, miembro fundador del movimiento 14 de Junio en la histórica reunión clandestina del 10 de enero de 1960, junto con Manolo Tavárez y Minerva Mirabal, en la finca de Charly Bogaert. Es una ironía del destino que las hijas de tres participantes de esa legendaria reunión hace 56 años estén hoy en boletas separadas en el fragmento político de avanzada y alternativa a la podredumbre política que vivimos. Minou, la hija de Minerva y Manolo de candidata presidencial y Aura Celeste, la hija de Abel Fernández de candidata a senadora, pero con el esposo en la candidatura presidencial. Aunque al final votará por su esposo comparto con ella. y muchos dominicanos, el deseo de haberlos tenido juntos en la boleta.

Hagan ustedes su propia lista y recuerden que mientras más ciudadanos conscientes voten por Minou (o Guillermo) más chance hay de que haya una segunda vuelta y amanezcamos el día 16 de mayo con la sorpresa de una “derrota sorpresa” de los reeleccionistas.

 

La lista perversa

Respuesta de Laura Acosta Lora

El pasado 10 de mayo alguien me llamó y me pidió que leyera un artículo en el portal de Acento, de la autoría de Porfirio Rodríguez Iriarte bajo el título “En secreto… por Minou” en el que menciona mi nombre.

Leo y me sorprendo del paralelismo que hace Porfirio entre la situación de una señora que vota “a lo callaíto” para que su marido no pierda un “picoteo” con Danilo, y un grupo de personas que, según él, se encuentran “entrampadas en una situación familiar, laboral o incluso de militancia partidaria que les obliga a disimular su deseo o su intención de votar por Minou”.

Sobre la base de esta premisa, Porfirio elabora una lista de personas que, según su parecer, se encuentran en esa situación y que estarían hasta ahora disimulando su verdadero deseo de votar por Minou. Antes de disparar nombres Porfirio se cura en salud y expresa su seguridad de que algunos de la lista lo desmentirán.

De acuerdo a este “ejercicio especulativo” como le llama Porfirio a su artículo, en su lista estamos mis hermanas y yo, a quien nos llama “Las hijas de Piky Lora” y luego menciona por nuestros nombres.

Al citarnos, Porfirio alude al reconocimiento que según él “nos hizo” el presidente el pasado 27 de febrero y recuerda lo emotivo de ese día, luego evoca el gran cariño que nos tiene y el que le tenía a nuestra madre, la adoración de mi mamá por Minou y unas supuestas confesiones que le hiciera mi madre con “ojos llenos de ilusión” sobre el futuro de Minou, para cerrar afirmando su convicción de que el próximo domingo nosotras tres “discretamente” echaremos el voto “complacidas, mirando al cielo y pensando en su mamá”.

Al leer este párrafo que me afecta personalmente, quedé sorprendida, indignada y enojada por el atrevimiento y la falta de consideración de una persona se encontraba entre mis afectos.

Tiene razón Porfirio sobre afecto profundo que no solo tenía mi madre por Minou, sino que le tenemos mis hermanas y yo, que admiramos su carrera política y sabemos que donde quiera que esté será digna de la confianza y la responsabilidad que haya sido puesta en sus manos. Lamento que sea Porfirio, a través de este artículo, que nos coloque tanto a ella como a nosotras en esta situación tan desagradable.

Es un abuso de Porfirio suponer que quienes estamos en su lista votamos escondido porque debemos favores, o en nuestro caso, agradecemos un reconocimiento. Tal afirmación es una falta de respeto y de consideración sólo digna de aquellos que intentan explicarlo todo, incluso el ejercicio de la justicia, con acusaciones de que el otro actúa “porque se ha vendido”. Pero quien lo dice no es uno de los depredadores del erario en el caso “Bahía de las Águilas”; lo dice Porfirio Rodríguez Iriarte, hijo de José Horacio Rodríguez y nieto de Juancito Rodríguez. ¿Con qué derecho?

No, Porfirio, no necesito votar en secreto por Minou ni por nadie; si me hubiera decidido a votar por ella lo hubiera gritado a los cuatro vientos. No tengo madera de cobarde, ni tampoco divorcio mis acciones de mi palabra como muchos en este país. Todo lo contrario: votaré sin vergüenza alguna por Danilo Medina, el actual Presidente de la República y las razones no tienen que ver ni con reconocimientos ni con lágrimas. Mis razones son muy precisas y son políticas, jurídicas y sociales.

Voy a votar por Danilo Medina, sin secretos, ni “a lo callaíto”, porque me pasé 15 años hablando con todo el mundo para que trataran de impedir el fraude inmobiliario más grande de la historia de este país, ente ellos, grandes amigos de nuestra madre, por cierto, y NADIE me escuchó; y ese señor que hoy preside la República Dominicana, por quien yo no había votado en el año 2012, ni con quien me unía ninguna relación de amistad y a quien había visto tal vez dos veces en mi vida, decidió escucharme, no solo a mí, sino a la sociedad que clamaba porque se revirtiera lo que parecía consumado. Hoy, gracias a una decisión valiente y decidida del presidente Medina podemos decir que estamos a la vuelta de celebrar de forma definitiva el triunfo de la sociedad contra una de las depredaciones más burdas que se la ha pretendido infligir al patrimonio nacional.

Voy a votar por Danilo Medina por su actuación responsable ante los derechos de las mujeres, al atreverse a contradecir los designios eclesiales y observar con justeza el Código Penal dominicano que sanciona a la mujer víctima y la convierte en un objeto sin poder de decisión.

Voy a votar por Danilo Medina, sin tener que ocultarlo ni esconderlo, por muchas otras razones, pero en resumen, porque es una persona abierta al diálogo, a escuchar la disidencia, con atención y respeto, y a actuar cuando queda convencido de no llevar la razón, aún cuando eso signifique volver sobre sus pasos y eso, en un país presidencialista y machista, es lo que necesitamos para avanzar.

Porque hemos pasado años tratando de que el Poder Ejecutivo asuma una agenda progresista y escuche a la sociedad, y Danilo Medina ha iniciado ese diálogo gobierno-sociedad indispensable para hacer avanzar el país.

Sí, hay muchas cosas con las que no estoy ni estaré de acuerdo nunca con Danilo Medina, muchas otras que creo debe cambiar drásticamente, pero creo que la sociedad avanzará en la medida en que la sociedad reconozca la apertura al diálogo y no sancione a aquel que se atreve a abrir esa brecha, porque no ha logrado imponer la totalidad de su agenda.

Es cierto que Minou es excelente candidata a la Presidencia, de lo mejor que ha producido esta patria, pero en esta coyuntura electoral mi elección está en otro lado, sin temores, sin suposiciones, sin abandonar principios, ni valores. No creo en una sociedad de “buenos” contra los “malos” ni que exista construcción posible atrincherando grupos. La sociedad se construye desde todas las parcelas, con la gente bien intencionada de cada una de ellas, con el trabajo arduo desde donde cada quien eligió trabajar, sin descalificaciones.

Eso lo aprendí de mi madre y sus grandes amigas y compañeras de lucha, que olvidaban las diferencias y las parcelas donde se encontraban para unir esfuerzos y hacer avanzar las agendas comunes. De esa unión desde la diferencia salieron grandes cosas: la ley 24-97 sobre violencia intrafamiliar para poner un ejemplo.

Contrariamente a lo que piensa Porfirio, mis hermanas y yo tenemos cerebro propio y no nos enseñaron a empeñar el voto ni las acciones por trabajo, por agradecimiento o por circunstancias. El voto, ese derecho por el que dieron la vida los padres de Minou, el padre de Porfirio y muchos otros, por el que lucharon mi madre y sus compañeros, ese derecho no se empeña, ni se vende, ni se alquila, ni se echa “callaíto” por vergüenza. Pensar lo contrario de nosotras y de los que conforman su lista perversa es una desconsideración no sólo hacia mi y mis hermanas sino además hacia mi mamá, pero sobre todo hacia Minou que no merece que nadie vote “callaíto” por ella.

Cuando eche mis votos el 15 de mayo, lo haré fraccionado por la democracia, con la finalidad de que triunfe el diálogo democrático y vayamos dejando atrás el chantaje histórico al que nos tienen acostumbrados muchos en este país. Y no miraré hacia arriba, pero tampoco hacia abajo; si mi madre tuviera la posibilidad de verme estaría orgullosa de mis decisiones, simplemente porque nadie me las dicta.

Finalmente, el voto es un ejercicio íntimo y personal; no hubiera tenido necesidad de ventilar el mío si Porfirio no hubiese publicado sus imprudentes especulaciones. En nombre del afecto y aprecio profundo que siento por Minou, me atrevo a pedirle a Porfirio que por favor, no la ayude.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Uff!! Suerte que ya la campaña termina, creo que fue osado el artículo de Porfirio Rodriguez Irriarte e innecesario sobre todo por el respecto que merecen los amigos y entiendo que de todos los de su «lista» la gran mayoría son sus amigos. Todas las elecciones traen divisiones de afectos y de amistades, todos tienen su verdad pero nadie respecta la ajena, también entiendo que la degradación de la política partidista a llegado a niveles cada vez más repudiables y que la contienda se centra en mantener el poder a cualquier precio. En el pasado era la persecución y el terror hoy en una sociedad de consumo y mediatismo el dinero dicta la afiliación ( con honrosas excepciones) Porfirio cruzo la línea, esa que no se ve pero se siente y eso hará que muchos le devuelvan con mayor intensidad, estoy seguro que Minu no aprobaría semejante opinión sobre todo de personas que quiere y admira. Una pifia de Porfirio que puede recoger con una disculpa a tiempo, el que mete la pata y la saca no la metió. ( a veces)

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: