El Bulevar de la Vida

La dulcinea electoral

EL MILAGRO ELECTORAL DEL PUN. ¿Ocurrieron irregularidades en las pasadas elecciones? A partir de nuestro conocimiento de la cultura marrullera de toda la clase política nacional, digamos que la pregunta es tan ociosa como averiguar el color del caballo blanco de Napoleón. En verdad, el planteamiento debería ser el siguiente: ¿De ser ciertas las irregularidades, ellas cambian el resultado final de la elección? He ahí el meollo de la cuestión.

Y ahora, como forma de demostrar que las marrullerías electorales son parte de una cultura política donde no hay inocentes, paso a presentarles el milagro electoral del PUN. Veamos: En el nivel presidencial, ese obtuvo unos 5,677 votos, el 0.12%. Sin embargo, en la provincia Puerto Plata en el nivel congresual obtuvo 11,037 votos con los que pudo el Partido Revolucionario Moderno (PRM) vencer al PLD y ganar la senaduría de la provincia. Lo mismo ocurrió en la provincia de El Seibo, donde el PUN obtuvo 3,468 votos, un 8.35%, que dieron al triunfo senatorial al PRM sobre el PLD.

Claro, ante un hecho que de tan evidente atenta contra toda lógica y racionalidad humanas, más de uno se preguntará ¿por qué el PLD no impugnó esos resultados? Pues porque no tiene las pruebas para demostrarlo ante la Junta correspondiente o en su defecto ante el Tribunal Superior Electoral; y además, porque admitir el fraude sería admitir que una parte del partido morado mandó a votar en contra de la otra parte en varios demarcaciones, o sea, sería admitir la división formal del partido morado.

LA DESCONFIANZA. Es esta perversa cultura política la que genera una desconfianza tan descomunal entre los actores partidarios, y que un hecho agrava: Los señores se conocen. Son astillas del mismo palo. Y digo más: No hay una sola perversión, vagabundería o fullería electoral cometida por uno, que no haya realizado el otro en su momento. Claro, que quien tiene más saliva (la salivación del poder) “come más hojaldres”, como ocurrió en 1990, 1994, 2008, en 2010, pero también en 2004, y en el 2010 con sus “palitos” santiagueros. Cómo no va a saber la Fuerza Nacional Progresista de lo que es capaz el PLD en unas elecciones. O el PRD de lo que son capaces sus antiguos compañeros del PRM, si todos comparten cementerios, “llevan enterrados tantos sueños y cuentan tantas tumbas en el alma”, que escribió Osvaldo Bazil en La Cafetera.

ENTRE NERUDA Y MARTÍ. Si casi la mitad de la población dominicana es pobre o vive en condiciones sociales de riesgo para serlo, es una torpeza increíble y una ofensa innecesaria asegurar que se perdieron unas elecciones porque ese pueblo pobre vendió su voto, se hizo comprar. Así no se hace. “Así no podemos, profesor”.

Reúna sus pruebas si las tiene e impugne resultados, acuda a las instancias pertinentes e incluso a las impertinentes, pero no olvide analizar el porqué de sus fracasos más allá de los malos juegos de su adversario, que también son sus juegos malos, como el PUN ha demostrado.

Pero sobre todo, respete a la soberana dama electoral y sus preferencias. No se ofende a quien se pretende. Uno no insulta a la dulcinea electoral a la que más temprano que tarde -irremediablemente- volverá a enamorar, ay. Por eso, cortéjela con mucha caballerosidad y alguito de ternura, escríbale un personal libro de poemas a sus ojos verdetristemar o a sus caderas; como un Neruda, júrele que entra en su vida para vivir en su alma, pero, joder, no ofenda ni generalice que eso es siempre un error. Y por favor, lea a Martí: “De mujer, puede ser que mueras de su mordida, pero no empañes tu vida diciendo mal de mujer”.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: