El Bulevar de la Vida

Brasil y Dominicana

 

LA DERECHONA EMPRESARIAL TIRA A MATAR. Suicidadas las ideologías y “echada al monte la utopía”, la economía rige hoy la política y la vida de los pueblos.

Es a partir de esta nueva realidad, que el capitalismo salvaje impone, que conviene leer el artículo que el profesor Leonel Fernández publicó ayer en esta misma casa, donde explica las razones de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Fernández nos recuerda cómo, desde el 2002 hasta el 2012, “Brasil había estado viviendo una época dorada”, que a partir de 2013 pasó a tener un color ocre por las demandas y protestas de 40 millones de ex pobres que los gobiernos del PT habían sacado de la miseria (más una ampliada clase media), acostumbrados ellos a los placeres y mejoras que una economía boyante les había ofrecido.

Por ahí empezó la cosa, que se agravó (-y este es un excelente aporte de Fernández-) por las pretensiones de sectores empresariales brasileños de controlar las reservas de hidrocarburos que han convertido a ese país en la octava potencia mundial de reservas de petróleo. ¡Y la derechona empresarial tiró a matar!  

 

EL MAYOR ERROR SEGÚN BETTO. En 2012, ganadas de manera pírrica las elecciones, era el momento de corregir entuertos y empoderar al pueblo brasileño (en especial a los 40 millones de ex-pobres) frente a lo que se veía venir en lo global y en lo local. Pero no fue así.

Quizás la crítica más certera a los gobiernos del PT la formuló el intelectual Frei Betto, para quien uno de los principales errores fue “haber priorizado el acceso de los brasileños a bienes personales, (automóviles, electrodomésticos), y no el acceso a bienes sociales, como la educación, la salud.” (…) “De ahí las protestas de amplios sectores que, sacrificados por el aumento de la inflación y el desempleo, ya no pueden comprar como antes”. El gobierno había creado consumistas y no ciudadanos responsables, como el “Socialismo Real” debió reproducir al Che pero solo reprodujo a Stalin. !Y así les fue!

EL CASO DOMINICANO. En Dominicana, a partir de 2004, a pesar de todo lo ocurrido a nivel internacional, la estabilidad macroeconómica se ha mantenido y la economía no ha parado de crecer.

La tasa de pobreza ha disminuido a los niveles del 2003, y la clase media ha aumentado a 29 por ciento. Sin embargo, nuestro modelo económico -como el de Brasil en 2012- comienza a mostrar signos de agotamiento, cuyo dato más revelador es el aumento de la deuda pública consolidada (DPC) por encima del 50 por ciento del PIB, lo que a inicios de año había sido advertido por las autoridades del FMI.

Es a partir de estos datos que el 2016 dominicano puede ser el 2012 brasileño. Como en Brasil, aquí también ciertas élites empresariales andan en lo suyo, sólo que al contrario de la patria de Buarque y Caetano, en Dominicana no hemos hallado ninguna reserva de petróleo, aunque sí se construyen unas plantas de carbón en Catalina, Peravia, cuya administración está por decidirse, lo que junto a los contenidos de la reforma fiscal en camino, podrían ser parte de la ración del Boa pretendida, exigida.

EL SR. TEMER DEL PLD. Posiblemente, la administración de estas plantas y los pactos fiscal y eléctrico pendientes, sea lo que explique la repentina preocupación “por la institucionalidad democrática de la nación«, de unos ilustrísimos señores que en la primavera de 2015 no se preocuparon ni emitieron ninguna opinión, “ni iniciaron ninguna iniciática iniciativa” por ninguna institucionalidad democrática, cuando el partido de gobierno modificó la Constitución de la República con el único y exclusivo objetivo de poder llevar como candidato a su más popular dirigente. ¡Son terribles! Y así van por la vía los muy señores, con sus eficientes y letrados equipos jurídico/mediáticos, intentando -con el verbo “acompañar” como eufemismo retórico- desplazar al Senado de la República y al Consejo Nacional de la Magistratura de sus constitucionales funciones. Oiga Usted, que una cosa es merecer ser escuchado de forma NO vinculante por las autoridades electas y correspondientes, tomar café con mi dilecto monseñor Agripino en el CES, dos copas de té frío (y un pañuelo) con el Dr. Fernández Reyna, en FUNGLODE; y otra cosa muy diferente es creer que con SU “sociedad civil” (-oenegés que junto a las embajadas imperiales o colonialistas crearon para tales fines-) pueden suplantar los buenos o malos, los educados o analfabestias, los admirables o impresentables legisladores que el pueblo dominicano escogió en unas elecciones. Entonces, cantemos con Martí y Puebla: “Nuestro vino de plátano, nuestro vino, y si sale agrio, es nuestro vino”. Por cierto, ¿quién será el Miguel Temer del gobierno del PLD? Hagan sus apuestas…

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: