La Entrevista en Mckinney

Roberto Rosario revela en McKINNEY confrontaciones con embajador Brewster

 

Confirma que volverá a optar por presidir la JCE

El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), doctor Roberto Rosario, reveló una cadena de fuertes encontronazos verbales con el embajador de Estados Unidos, James Brewster, que estarían detrás de las razones para que le cancelaran la visa oficial y personal para viajar a ese país.

Igualmente, Rosario dijo que ante la nueva situación creada decidió acoger la solicitud de organizaciones sociales y personalidades que le pidieron que entregue al Senado su currículo para optar por volver a ser presidente de la JCE, por lo que lo hará formalmente este lunes.

Entrevistado por Pablo McKinney en su programa de los sábados por Color Visión, Rosario dijo que no aceptó la acusación de “mentiroso” que le lanzó personalmente Brewster y le exigió respeto para terminar estableciendo que ambos desconfiaban entre sí.

El presidente de la JCE expresó que no reúne ninguna de las razones para cancelarle la visa, como son tráfico de drogas, terrorismo, corrupción, ni violación de los derechos humanos, porque todas las actividades suyas en la JCE han sido aprobadas por el pleno y han sido precedidas de una sentencia de la Suprema Corte de Justicia o del Tribunal Constitucional, y “en consecuencia no se estaría sancionando a Roberto Rosario, se estarían sancionando esas políticas que se me imponen”.

Afirmó que la JCE hizo una auditoría del Registro Civil y encontró que hubo 55,000 personas que pudieron ser tocados por la sentencia del Tribunal Constitucional que estableció las condiciones requeridas para obtener la nacionalidad, por lo que según la sentencia había que investigar sus expedientes. “Se preparó la lista de las 55,000 personas, se emitió la Ley 169-14 y se dispuso que esas personas se presentaran al Registro que su tema iba a ser resuelto y al día de hoy todas las personas que han ido y está en ese listado se le ha resuelto y no se ha tocado”, expuso Rosario.

Recordó que hubo una ley que permitió que esas personas que alegaban tener un derecho, se asentaran en los registros y ya jamás en su vida tendrían ningún problema, por lo que a su juicio desde ese punto de vista tampoco hay razón (para cancelarle la visa).

Brewster habría pedido a Medina que lo cancelara.

Rosario dijo que supo a través de dos ministros y un legislador que el embajador Brewster le había pedido al presidente Danilo Medina que lo cancelara y le había advertido que “ellos iban a tomar medidas contra mí”, y que sabían todos sus movimientos.

Manifestó que luego el propio Brewster le confirmó que conversó con Medina y que el mandatario de dijo que la JCE era un poder independiente, por lo que se obligaba a hablarle directamente.

Reveló que a comienzos del año pasado el embajador Brewster le pidió una cita y en vista de que Rosario no se la concedió en una hora, se molestó. Dijo que le explicó al embajador que él estaba muy ocupado y no podía recibirlo de inmediato pese a que tuviera una cosa urgente que tratar.

Brewster le habría advertido a Rosario que su gobierno iba a tomar medidas contra él, a lo que le respondió que ese era su derecho.

La lista de 1,500 personas excluidas

“El problema vino porque él (Brewster) dijo que algunas organizaciones de la sociedad civil y algunas personalidades y comunicadores le habían hecho llegar un listado de 1,500 personas quienes supuestamente estaban en la lista de los 55,000 y a los cuales se les negaba el documento, por lo cual él se sentía molesto conmigo porque yo era un mentiroso”, relató el presidente de la JCE.

El tema le molestó a su vez a Rosario quien le contestó al embajador que lo estaba irrespetando porque “usted no tiene ninguna razón para decirme mentiroso. Si usted está molesto por eso, yo estoy más molesto con usted porque injustamente me está acusando a mí de hablar mentiras”.

Contó que la conversación subió de tono cuando Rosario le reclamó al embajador que le diera la lista de los 1,500 a los que se les negaban los documentos, pero éste se negó sobre la base de que no tiene que entregarle lista a él.

Rosario manifestó que ante la situación de desconfianza mutua entre él y el embajador, le propuso habilitar una oficina en la Cancillería para que él llevara la lista de los excluidos y esas 1,500 personas se inscriban en el registro civil de los 55,000.

“Habilitamos el sitio, hay una foto donde el embajador Brewster estuvo presente con el canciller, se instaló, eso duró como dos o tres meses, y de ese listado no fue ni una persona. Al final fueron tres personas que no tenían que ver con la denuncia de él, por lo que aquello de los 1,500 que él habló no era verdad, era una excusa para presionar y para que se recibiera a gente que no reunía los requisitos para estar. Era ganas de molestar”, apuntó Rosario.

Posteriormente vino otro incidente relacionado con las elecciones, pues según Rosario el embajador quería estar dando declaraciones sobre el tema electoral y varias veces como presidente de la Junta “yo tuve que decir públicamente que los embajadores no deben inmiscuirse en la política interna, que no deben estar tomando partido. Tuve que hacerlo porque me tocaba… tuve que hacerlo y yo no creo que a él le agradara”, agregó.

El siguiente episodio de confrontación se originó con el tema de los observadores porque el embajador Brewster pidió acreditar a más de 200 personas, lo que a su juicio no se estila en ninguna parte del mundo porque “un Estado no acredita observadores”, pues quienes forman misiones de observación son los organismos multilaterales y a los embajadores de les da categoría de invitados.

Llevará el lunes su currículum al Senado

Rosario recordó que había dicho que no quería presentarse para integrar nuevamente la JCE para dedicarse a su oficina y a otros asuntos personales, pero “ante la circunstancia que se ha presentado, varias organizaciones me han pedido que yo debo depositar mi currículum para que sea evaluado. Tengo hasta el lunes para hacerlo y estoy decidido a aceptar la postulación que varias entidades y personas han hecho valorando el trabajo que se ha hecho para que yo continúe al frente de la Junta Central. Voy a presentar mi hoja de vida”, apuntó, aunque aclaró que no sabe qué decisión tomará el Senado.

Dijo que no he hablado con nadie, ni con el presidente Danilo Medina ni con ningún dirigente del PLD sobre eso, en cambio reveló que sí ha recibido llamadas de solidaridad de todos los partidos, sin excepción.

Revela proceso de cancelación de la visa

El presidente de la JCE hizo un recuento de cómo se produjo la cancelación de su visado, lo que definió como una acción que demuestra que los norteamericanos “quieren regular quién entra a su Estado, pero le critican a la República Dominicana que quiera regular quien entra y sale a su territorio”.

Relató que el miércoles 7 de septiembre recibió la llamada estando en Diario Libre de parte de su asistente con quien fijó la hora del recibo del personal del Consulado de Estados Unidos a las 2:00 de la tarde en su oficina.

Afirmó que la cónsul general llegó acompañada de un señor que no se identificó a pesar de que Rosario se lo requirió. Ella insistió en que no importaba, pero el responde: “A mí me importa. Quiero saber quién es”. Luego el señor le dio su nombre verbalmente y dijo que era parte de la delegación.

La cónsul le dijo en forma amable que llegó a notificarle que el Departamento de Estado dispuso la cancelación de su visa oficial y su visa ordinaria.

Cuando Rosario preguntó el motivo, la cónsul respondió que hay muchas razones por las que se puede cancelar una visa, pero que no podía darle una explicación más detallada.

Afirmó que la cancelación de la visa oficial debió hacerse vía Cancillería, nunca de manera personal, pero en ese momento desconocía ese procedimiento, por lo que le entregó el pasaporte oficial que tenía a mano y ellos le pusieron el sello de cancelación de la visa.

Rosario dijo que acto seguido acordó con ellos enviarle su pasaporte personal al consulado para que también le pusieran el sello de cancelado.

Consideró que cancelar una visa se ha utilizado como un estigma contra la persona, con lo que se busca querer avergonzar y humillar a la persona.

Relató que luego visitó a su mamá con la intención de explicarle la situación y la reacción de ella fue preguntarle que explicarle qué, puesto que lo que quisieron fue humillarle, por lo que le exigió que no se doblegara.

Domingo 18 de septiembre de 2016.  

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: