El Bulevar de la Vida

La nueva enfermedad

LOS ANTIPARTIDOS. Uno debe cuidarse de la enfermedad de la antipolítica y los antipartidos. La historia del movimiento no partidista Unión Cívica Nacional y su proceder, antes, durante y después del derrocamiento del gobierno de Bosch, en 1963, es tan aleccionadora como es de importante seguir los pasos de cierta partecita de la sociedad civil tan obsesionada ella en presentarse como imparcial y desinteresada. Precisamente, para conciliar intereses, a finales del siglo XIV a los europeos les dio por inventarse el Estado moderno, o sea, ese gran pacto, ese gran contrato social que una Constitución resume. Así estaban las cosas, cuando transcurrida la segunda guerra mundial, la guerra fría, y todo lo que ha venido después, ese modelo del Estado Nacional “independiente y soberano” comenzó a dar paso al control del planeta por parte de las grandes corporaciones, a dúo -circunstancial y según sea necesario- con los procónsules imperiales que van y vienen de país en país. Un ejemplo de esto lo representa el manejo de las crisis financieras en Estados Unidos y Europa, donde con desfachatez y desvergüenza inusitada se socializaron las pérdidas de esos grupos financieros (las pagaron todos los contribuyentes), después de siglos convenciéndonos a todos de que las ganancias de esas mismas corporaciones eran únicamente privadas.

“MEJOR MEJORA MEJORAL”. Pero dejemos el pesimismo y veamos la copa medio llena. En el plano local, hemos mejorado. En 1965 y en seis de los doce años del delfín de Navarrete, por ejemplo, el imperio se agenciaba el asesinato de quienes osaban contrariar sus intereses y mandatos; ahora los muy señores son más sutiles, y ya no mandan a asesinar físicamente a nadie, sino que amenazan cortar financiamientos, ayudas, poemas sin Whitman, en fin, solidaridades varias. Pero eso sí: cuando personalmente alguien osa desafiar sus órdenes, peticiones (aunque sea una tan simple como la solicitud de una cita para ahora mismo), los muy señores pierden las buenas formas y pasan al Plan B, que ahora consiste en el fusilamiento moral, que es justo lo que el despojo de un visado personal y sobre todo de un visado oficial sugiere, y todo con el aplauso y la divulgación interesada -y a veces difamatoria- de sus hordas mediáticas y societales.

“SILENCIO EN LA NOCHE». Lo ocurrido en torno al retiro del visado oficial estadounisdense a la presidencia de la JCE, no es tan simple como impedir el ocio feliz de un mulato sureño, de “un moreno lavado” de Las Matas de Farfán, lo que a uno, personalmente, le importa poco. El problema no es sólo el visado oficial en sí, sino el irrespeto al Estado dominicano que el hecho conlleva y sobre todo el silencio, ay, el silencio absoluto de ese mismo Estado y todos sus poderes; el silencio cómplice de esa oposición que aspira (¡quién lo diría!) a dirigir ese Estado, en amores full con quien nos ofende, humilla, aplasta como nación y, además envía la nota a los medios para que se entere el país y el mundo; como llama la atención el silencio “de una muy sonora partecita de sociedad civil” que opina sobre casi todo, desde el glorioso retiro de David Ortiz, hasta del “cambio de acera de las caderas” de la María Magdalena, ay, el porqué de sus rojos colalés.

EL MATASELLOS “INTREPID”. Son los nuevos tiempos, la nueva diplomacia, amor. Antes era la sangre, operación “Limpieza”, nuestros muertos gloriosos de abril, siempre abril. Ahora son otros los modos y son otras las circunstancias pero la ignominia es la misma, idéntica es la humillación. Pero avanzamos: “La banda Colorá”, y los marines y sus portaviones genocidas han sido sustituidos por un inocuo e inocente matasellos. Y todo con el aplauso de quienes, desde la antipolítica y el antipartidismo, (con la embajada como mentor y padrino), buscan vencer en los almuerzos de la Cámara Americana de Comercio o los convites de la PUCMM, a quienes les derrotaron en las urnas.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: