El Bulevar de la Vida

Mirar a Sanders y superar a Clinton

El hartazgo del ciudadano occidental 

GARDEL Y EL PODER. En 2020, el PLD habrá gobernado 20 de los últimos 24 años, que es mucho gobernar. Sin embargo, en la medida en que sus adversarios no sean capaces de crear una institución política que logre la mínima credibilidad entre los electores y, sobre todo logre ganar su confianza y convencerlos de que con su llegada al Palacio Nacional algo cambiará (para su bien y el de los suyos) así será, y así ha sido con Bosch en 1962, con Leonel en 1996 o con Mejía en 2000. Lo demás es que ocurra una gran tragedia nacional que afecte directamente el bolsillo y la vida de los votantes; entonces para afuera irían. Pero como los enfrentamientos Jorge Blanco vs Jacobo Majluta no ocurren todos los días, ni todos los días un José Francisco, de padres haitianos, es el candidato a vencer y con todas las de ganar, y por eso genera una impensable alianza de maco y “cacata” que hizo posible lo improbable; y como no todos los días un electorado debe rendir homenaje a su más grande líder de masas, José Francisco, ido a destiempo por uno de esos inexplicables descuidos de Dios o de Buda; y no hay ya Baninter, Bancredito ni Mercantil capaces con sus quiebras de herir de muerte la estabilidad macroeconómica del país; entonces, se trata de que los partidos hagan su trabajo, escuchando al campesino dominicano cuando advierte que “para hacer espumas el hombre debe detenerse a mear”; que para pescar tilapias “hay que mojarse algo más que la espalda”, que siempre cito.

LAS MALAS COMPAÑÍAS. En esto andábamos los dominicanos cuando nos encontramos en el Congreso Nacional con jóvenes políticos de oposición, el senador José Ignacio Paliza o la diputada y sobrina Faride Raful, para citar dos ejemplos esperanzadores. Como Paliza y Raful, otros muchos empujan en ese PRD-Mientras tanto que es el PRM a la fecha. Un PRM negado a convertirse en una verdadera institución política, al punto de que sigue dando largas a la lucha por la aprobación de una verdadera Ley de Partidos, y todo porque ella le obligaría a celebrar primarias para elegir a sus autoridades, lo que significa que de cada quien será según su trabajo, y el liderazgo de cada cual, (“amor que no volviste”).  Al PRM le urge celebrar sus primarias, escuchar las razones y las preferencias de su militancia, y -(evitando las malas compañías que le restan autoridad moral para opinar sobre asuntos importantes como la selección de miembros de la JCE)- dedicarse a ganar la confianza de la gente, a inspirar utopías entendiendo que un político es un vendedor de esperanzas, una esperanza que debe acompañar de propuestas sensatas e inteligentes, y de un buen comportamiento ético, tan escaso él en estos tiempos y en todos los oficios, sin olvidar a Martí: “La mejor forma de decir es hacer”, y que tus hechos no descalifiquen tus palabras.

NOSTALGIA DE DON JUAN. El profesor Juan Bosch de los años setenta  y ochenta es el mejor ejemplo. El viejo sabio de Río Verde recomendaba a los suyos criticar pero siempre con propuestas para superar lo criticado, y sobre todo, con autoridad ética y moral para hacerlo. Hablo del Bosch que siempre prefirió las propuestas sobre la violencia, porque al fin, al diálogo, como a los amores sin rencor ni olvido, ay, siempre se vuelve, siempre.

“LO POSIBLE DE LO IMPROBABLE”. Por último, tanto el PRM como el PLD y los grupos aliados de ambos, no pueden ser ciegos ni sordos al movimiento antisistema, antipolítica y antipartidos que recorre el mundo. Joder, muy señores míos, que Donald Trump es el presidente electo de los Estados Unidos. La partidocracia nacional debe mirar a sus Sanders y superar la tentación de sus Clinton, como se superan “las tentaciones inapelables” de otro tipo. Digo aquí, que en nuestro país existe una crisis de confianza de la ciudadanía hacia todo lo que signifique político y partido, aunque las encuestas me desmientan, como desmentían la improbable posibilidad de un triunfo de Donald Trump. Perdón, quise decir, del Presidente Donald Trump (“¡Ve qué vaina!”.)

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: