El Bulevar de la Vida

La política dominicana se desnuda (y sin sombrilla)

 

 

EL STRIPTEASE DE UN SISTEMA. La confesión del pago de sobornos de parte de la empresa Odebrecht a la justicia de Estados Unidos deja toda la cancha al sistema de administración de justicia de nuestro país para, al fin, –“y digamos que era hora”– hacer su trabajo. Este escándalo es el gran destape, el gran striptease ético institucional de un sistema político convertido con el paso de los años, los gobiernos y la impunidad, en un vulgar sistema de negocios turbios en la que unos señores invierten en hombres, nombres, partidos, para luego cobrar, ganar. Gracias a este caso, en el país dominicano ya no tenemos necesidad de preguntarnos por qué en cada proceso electoral unos suplidores del Estado o aspirantes a serlo, pagan millones de pesos por cubierto en una cena de recaudación de fondos para la campaña electoral de un candidato. Es cierto que los montos varían según las posibilidades de triunfo del partido en cuestión, pero la cultura de inversión/ganancia es la misma, y en esto NO hay excepciones, exenciones ni inocentes.

EL RETRATO. El escándalo Odebrecht nos retrata y nos denuncia. Él es todo lo que somos, hemos sido desde que “prohombres” del empresariado nacional, allá lejos por 1963, –mientras conspiraban contra el primer gobierno democrático en 33 años– y les “exigían” al gobierno de don Juan arrendarles las empresas que el Estado había recuperado de lo robado por los Trujillo (“ay de la Navidad que siempre llega en diciembre”). De este caso sobresalen los montos sí, pero él no es la excepción sino la regla; él no es la anomia sino lo corriente, lo esperado, con la única feliz diferencia de que, gracias a las diligencias de la justicia estadounidense (en defensa de los intereses de sus empresas), no tiene el Ministerio Público dominicano que demostrar lo que ha sido admitido en las cortes gringas. “A confesión de partes…”. O sea que por faltar sólo falta (“además de tus ojos…”) los nombres de los sobornados, y lo demás es cosa de bachilleres del derecho, primer semestre de UNIBE O PUCMM. Como los señores de Odebrecht admitieron los pagos, es de esperar que hayan ofrecido a la justicia estadounidense los nombres de los beneficiarios locales de ellos, por lo que tienen los amigos del imperialismo yanqui la magnífica oportunidad de echarnos una mano y demostrarnos su solidaridad, tan proclamada ella.

“ÉL DIJO A TODAS HERMANAS, A TODAS”. El ya inexistente PR, los moribundos PRSC y PRD, y más recientemente el PRM y sobre todo el PLD (mas l mayoría de todos los partiditos “compriventa” y “veteydile” de los bloques de ambos) son parte de un sistema político empresarial que se ha ido perfeccionando con los gobiernos y las elecciones, y al perfeccionarse ha ido corroyendo a toda la sociedad dominicana, al punto de que la corrupción administrativa que este caso ha desnudado, es apenas una muestra de todo un proceso de descomposición social que puede abarcar desde, por ejemplo, un periodista que difama para convertirse en sicario mediático de temor y mejor paga, hasta el ingeniero que sobrevalora el presupuesto y entrega una autovía sin pase de peatones, o una escuela que no resiste un aguacero, por decir; pasa por el médico que receta lo que NO necesita un paciente, y sólo indica medicamentos de la farmacéutica que le paga vacaciones, o que opera sin necesidad; el mecánico del auto que hace el tune up y no cambia el aceite que sí cobra, hasta el dueño del negocio de aquel Mall tan bien situado que no declara el ITBIS que cobra a los clientes, o el profesional liberal que no acepta tarjetas de crédito… y si continuo no termino.

LA MARCHA. De la marcha del próximo domingo 22 hablaremos el viernes, si Dios y don Antonio Bucarelly quieren, pero les adelanto que este convite dominguero, más que una protesta de ciudadana indignación debe ser también y sobre todo un compromiso revestido de mucho mea culpa y cristiana contrición de todos o casi todos, unos más que otros, off course.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: