El Bulevar de la Vida

Trump y el PRD-M (mientras tanto)

«LA CIVILIZACIÓN DEL ESPECTÁCULO». Todo lo que ocurra o deje de ocurrir en los Estados Unidos en los próximos años afectará la poca cordura que le queda a esta esquizofrénica “civilización del espectáculo” en que se ha convertido todo Occidente. El Siglo XX fue el siglo de los Estados Unidos, como el XXI podría ser el China, y Trump es un síntoma, una señal. A partir de todo esto, dada la exagerada dependencia de nuestro país de la economía y la política de los Estados Unidos, y ante la triste confirmación de que las absurdas promesas/amenazas del inefable no eran alardes demagógicos de campaña, la Dominicana República debe tomar cartas en el asunto. Las minorías hispanas y afroamericanas en Estados Unidos deben prepararse para lo peor. Corren malos tiempos para el emigrante NO anglosajón, legal o indocumentado, no importa, al fin, nadie lleva el pasaporte azul ni la Green Card en la frente.

«PARECE UN CORAZÓN QUE SE DESANGRA». A partir de la llegada de Trump al gobierno, comienza a desmontarse, no sólo el liderazgo global de Estados Unidos, sino también todo lo que en el aspecto social de respeto y solidaridad hacia las minorías y sus Derechos Humanos haya podido avanzar en las últimas décadas esa nación. El gobierno dominicano debe saber que cuando la América gringa tose, una pulmonía está llegando al cuerpo económico de este pequeño país inseguro y desigual, que comparte una isla del Caribe con la nación más pobre del Continente. Una isla mulata, que si bien posee el don de, a veces, hacer con sus penas un merengue y bailarlas, otra veces, vencida, “parece un corazón que se desangra”.

EL PRM Y SU GRAN OPORTUNIDAD.-Ahora que todo le favorece, el PRM tiene tres años y unos meses para convencer a los electores, -(incluida parte de una clase media “moraita” de indignación por una corrupción político-empresarial tan fantoche como impune)-, de que un posible gobierno suyo no sería el salto al vacío que hasta ahora han sido siempre sus gobiernos, porque cuando no hay un luto, hay un preso, una poblada o un sistema financiero hecho pedazos y la pobreza en sus buenas, ¡qué mal! Ante el desgaste del PLD, con su alto rechazo en esa clase media y su evidente confrontación interna, el PRM parece querer ganar el partido electoral pero por default, o sea, por “forfí”, “y así no hay pollo que llegue a gallo”. A los muy señores, la traumática experiencia de Gil y Gil en Marbella, Berlusconi en Italia y la inesperada victoria de Trump en Estados Unidos, parece no decirle nada. Pero eso es tema de otro bulevar.

LA TAREA DE PRM Y ALIANZA PAÍS.- Lo ocurrido en las 72 horas previas a la elección del secretario general de la Liga Municipal Dominicana, -que puso en evidencia la grave crisis interna del PLD que sólo las mieles del poder contienen-, no les dice nada a los señores del PRM, empecinados en NO ser un partido, sino un PRD-M (de mientras tanto). No escuchan a José Alfredo ni a Buika: “Nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismos errores”; nada han aprendido del campesino dominicano cuando nos advierte que para hacer espumas “el hombre debe pararse a mear”, o mejor, “para pescar tilapias hay que mojarse algo más la espalda”, oiga usted, “quien quiere moños bonitos ha de aguantar “jalones”, y en ese plan. Pero nada.

SE BUSCA SOS UN PARTIDO. Uno tiene ya muchos años advirtiendo  al PLD que se puede morir de sus éxitos, de su tanto ganar siempre, como al PRM, tiene demasiados meses recordándole que es la lógica alternativa al PLD, pero ni caso. Mientras tanto, no sólo en asuntos de amor, “cuando falta el gallo, la gallina a cualquier pollo se arrima”, sino que también en la política los pueblos hacen lo mismo. A ver si el PRM por un lado, o Alianza País -en un lejano tercer lugar pero duplicando las preferencias del cuarto-, se dejan de versos malos y “verllorver” y asumen su trabajo que ha de comenzar por convertirse en reales partidos políticos, y además confiables.
Muchas veces lo he dicho y una vez más lo repito: Muy mal e inestable anda una democracia donde una sola cosa, vaina u organización política parece un partido. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: