El Bulevar de la Vida

De corrupción, impunidad y coherencia.

CONTRA LA CORRUPCIÓN ESTAMOS TODOS (o casi).-  Ahora que, en una demostración más de que Dios existe y la María Magdalena no desampara, anda la conciencia ciudadana en aumento y medio país exigiendo al gobierno acciones contra la impunidad; justo ahora, es bueno anotar que el Estado dominicano cuenta con las agencias necesarias para frenar sustancialmente la corrupción y su hermana siamés la impunidad. Hablemos, por ejemplo, de la Cámara de Cuentas (CC), la Súper Intendencia de Bancos (SIB) y la Dirección General de Impuestos Internos (DGII). Como se sabe, las auditorías de la CC son el mejor instrumento para saber cuándo, administrativamente, algo anda mal en una institución, por lo que debería ser normal que toda auditoría que presente IRREGULARIDADES ADMINISTRATIVAS importantes vaya a la Procuraduría correspondiente, la PEPCA, quien decidiría si en esas “irregularidades” existen indicios de faltas penales.

DECLARACIONES JURADAS Y «ASPIRACIONALES».- Igual pasa con la DGII y la Declaración Jurada de Bienes que cada funcionario (aunque no funcione) debe entregar a la CC. El documento sirve para contabilizar lo que se declaró al entrar y luego al salir… y pedir explicaciones. También está el caso de ciertas declaraciones juradas que en los hechos no son declaraciones de bienes sino DPA, declaración pública  de aspiraciones, porque en ellas se presenta no lo que tiene el muy señor sino lo que aspira a tener/acumular el tiempo que dure en el cargo. Cuando esto ocurre, es sumamente sencillo exigirle al funcionario el pago de los impuestos o la explicación correspondiente por los bienes declarados. Lo mismo pasa con la SIB, pues no todo el movimiento de dinero fruto de la corrupción y la prevaricación es “negro”, sino que por razones diversas una parte de este ha de pasar por alguna entidad financiera. Además, el dominicano es demasiado fantoche como para robar y no exhibir lo robado. “¿Dónde estaría el gusto, maquinini?, me dijo un parroquiano entre «frías» en El Bomba de aquel lado (SDE). Por esa vocación allantosa “echavainas” y exhibicionista tan nuestra, si hay voluntad política, esto de la corrupción y la impunidad es un clavo pasa’o, como un “chuflai”. Si hay voluntad política,  en plan de amores impertinentes, digamos que el asunto sería algo tan simple “como quedarme a vivir en tus ojos, mirarme en tu mirada o respirar con tu voz”.

COHERENCIA
No fue escrito por nosotros, lo hallé en la red, pero está demasiado bueno para no compartirlo con Ustedes. Lean: “El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y, como era de esperar, hizo lo correcto, se detuvo en la línea de paso para los peatones,(…). La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa. Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos y vulgares en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección… y para colmo, se le cayó el celular y se le corrió el maquillaje. En medio de su pataleta, oyó que alguien le tocaba el cristal de su lado. Era un agente de tránsito. El oficial le ordenó salir de su coche (…) y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, le tomaron fotos, las huellas dactilares y la pusieron en una celda».

«Después de un par de horas, un agente se acercó a la celda y abrió la puerta. La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales para decirle: – Señora, lamento mucho este error. Le mandé bajar mientras usted se encontraba tocando la bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente, maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces. Mientras la observaba, me percaté de que: – De su retrovisor cuelga un rosario. – Su auto tiene una calcomanía que dice: “Jesús te ama”. – Su patente tiene un borde que dice “Amor y paz”. – En la parte de atrás hay una calcomanía que dice “La paciencia es la madre de las virtudes”. Y que dice: “Practica la meditación”.  Y, finalmente, la imagen que dice: “Respeta al prójimo” ¡Como es de imaginarse y Usted comprenderá… supuse que el auto era robado!»

«Esta historia muestra la importancia de ser coherentes entre lo que pensamos, lo que creemos, lo que decimos y lo que hacemos”.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: