El Bulevar de la Vida

El acuerdo y esa mujer (Buenas y malas noticias)

 

AY, MUJER.- Con la renuncia del digno tocayo, D. Pablo del Rosario, de la recién electa Cámara de Cuentas, se abre una gran oportunidad para que el PLD corrija al fin su machismo-leninismo de años hace, que fue quien lo llevó a escoger una Cámara de Cuentas de cinco miembros sin una sola mujer entre decenas de buenas aspirantes, algunas excelentes. El PLD se lo debe a la mujer dominicana, como le debe a ella, el acompañar al presidente Medina en la defensa de su vida y su dignidad, al observar el Código Procesal Penal y permitir la interrupción del embarazo –excepcionalmente- ante tres causas irrebatibles conocidas ya por todos. Insana virtud la de meter la pata, pero sacarla a tiempo puede ser un acierto, oiga Usted, que en estos días –de tanto “verde que te quiero verde”, de marchas y firmas en cualquier lado-, de aciertos está sumamente faltoso el gobierno peledeísta… y la Gallup-HOY saliendo.

EL ACUERDO.- El acuerdo al que llegó el Ministerio Público en el match Odebrecht-Gobierno es lo más inteligente y útil a los intereses nacionales y a la lucha contra la impunidad, que podía alcanzar el Estado dominicano. En este caso, el Ministerio Público ha actuado con la inteligencia de la justicia norteamericana, que si bien ha hecho pagar a la empresa multas por miles de millones de dólares, no la inhabilitado para seguir realizando las obras pendientes, en el Estado de La Florida, por ejemplo. Astuto pragmatismo jurídico el de los gringos, que en versión sabiduría popular dominicana podemos traducir como: “Si tienes que venderlo, entonces, no hables mal del camello”. Con este acuerdo, el país recupera duplicado el dinero que Odebrecht admitió haber repartido como soborno entre funcionarios y legisladores, y algo importante: se compromete a cooperar para poder condenar -no en las redes sociales ni en programas de radio o televisión, sino en un juicio público con presunción de inocencia y respeto a los derechos ciudadanos y al debido proceso- a los presuntos sobornadores y sobornados, lo que no es tan fácil ni tan breve a la hora de la verdad, en un país con nuestras debilidades institucionales y nuestra corrupción socialmente inoculada en cualquier parte y en cualquier oficio, pues aquí “el que no corre vuela” que, oiga, Usted, lo de la honestidad no es asunto de montos sino de actitud y comportamiento. O como diría Mafalda, la de Quino: “sí señor, yo asisto al cole y hago mi tarea, si señor, si, pero hablando de responsabilidades, usted, ¿paga sus impuestos?”

LAS  PLANTAS SON LAS PAOLA.- Al no inhabilitar a Odebrecht para trabajar en el país, el acuerdo permite que siga construyéndose la niña linda, algo así como las Paola del gobierno dominicano, que no son otras que las plantas generadoras de Punta Catalina, el “arma de reglamento” del Estado para negociar con unos generadores insaciables y terribles. Se estima que un retraso de un año en la construcción de las plantas, significaría un aumento de las ganancias de los generadores de entre 300 y 400 millones de dólares, lo que explica porqué desde antes de ser proyecto, las plantas han sido bombardeadas por todos los flancos convirtiéndolas, de la urgente necesidad nacional que son, en “arepa banileja” a las que le dan “candela por arriba y por abajo”, desde opositores que no diferencian lo político partidario del interés nacional, hasta generadores insaciables y terribles, ya dije, y, claro, unos ambientalistas que en su mayoría pecan de radicales pero en el bien, o sea, en la radical defensa del eco-sistema, lo que siempre habrá de merecer de nuestra parte todo el respeto del mundo. Entre esos buenos hombres y mujeres están los únicos inocentes de esta ecuación de chantaje, mafias e intereses económicos, oiga usted, que uno es pendejo con club y todo, joder, pero sin excesos.

LAS BUENAS NOTICIAS. El caso Odebrecht trae buenas noticias para los adversarios del Gobierno. Comencemos por decir, que al ser este un caso ya investigado en Estados Unidos y Brasil -y de alcance continental-, no se trata de “tener sospechas”, de “auditoría visual no superada”, o de que existan pruebas o “duda legítima” de actos de soborno, porque el hecho ya fue admitido por los funcionarios de Odebrecht ante la Justicia estadounidense, que además de hacer justicia, sabe defender muy bien los intereses de los empresarios e inversionistas de su país en todo el mundo.

COMO LOS BRITANICOS PERO EN EL XXI. El modelo corruptor de Odebrecht fue una especie de “negocio del opio”, “esclavismo vil”, pero con samba, con que, -como los británicos-, los brasileños intentaron asentar su imperio comercial en el continente, pero no en el lejano siglo XIX, como los míster, sino en pleno Siglo XX-XXI, y ese fue el error que el Departamento de Justicia de Estados Unidos, con las leyes de ese país en las manos, más las que antes ya había hecho promulgar en los nuestros, ha sancionado de la manera más astuta. (Recordemos que la aprobación de la Ley 448-06 sobre Soborno en el Comercio y la Inversión, era parte de los compromisos asumidos por el país al momento de firmar el DR-Cafta, y es ella la que facilita y ha de marcar el paso a las acciones del Ministerio Público dominicano.

“UNA MÁS”. Otra buena noticia de este caso, es que él viene a confirmar, a dar “sentido, entendimiento y razón” a la vieja denuncia de corrupción e impunidad en TODO el sistema político dominicano, y en todos los gobiernos que Gobierno han sido, pero en especial en los del PLD que, al gobernar más tiempo, tiene mayor responsabilidad, agravado por el hecho de que su tanto ganar siempre ha provocado que más de uno de los suyos haya llegado a cometer descarados excesos y fantoches exhibicionismos nunca antes vistos; tal parece que ni “el cañón del amigo del presidente Lilís”, ni lo de la gallina “y el guardar las plumas”, les dice nada a los señores. Pero cuidado, que no todas son buenas noticias para los adversarios del PLD, pues lo ocurrido trae también sus malas noticias, sus grandes desafíos. De ellos hablaremos el viernes, si Dios y Antonio Bucarelly lo quieren. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: