El Bulevar de la Vida

El discurso y una pregunta

 

DE FIESTAS Y DISCURSOS. Cuando tienen problemas, los ricos dan una fiesta; en cambio los políticos ofrecen un discurso; por eso el del pasado 27F fue casi perfecto; porque cuando está fallando la ética, la estética debe ser impecable y lo fue, salvo en los momentos en que el Presidente se acelera en la lectura, pierde el ritmo y sacrifica la dicción. Pero fue un buen discurso que el mandatario inició desmontando el morbo que el caso Odebrecht despierta en la población al anunciar que sí se iba a referir al tema, para de inmediato pasar a hablar de “la justa indignación ciudadana” (una manera de apoyar las marchas de verde y verde). Ese fue el primer acercamiento al tema, para de ahí pasar a cantarse sus verdades con la Sinfónica Nacional de fondo, pues arrancó Medina con su mejor afinación, en plan 4-40, hablando de sus logros: de nuestro liderazgo continental en crecimiento económico, y regional en el sector turismo, como destacó el dato de que tenemos el menor déficit fiscal de toda la década, y por ahí siguió el sureño.

El HIJO DEL PROFE MCKINNEY, CON PERDON.- Si los tres grandes temas nacionales son hoy la educación, la salud y la seguridad ciudadana, lo correcto es dar prioridad a los hombres y mujeres responsables de estos temas. Por eso en su pieza, Medina recordó las mejorías salariales a médicos y maestros, y anunció las de los miembros de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. “Lo primero es lo principal, y además es prioritario, amor”. El aumento salarial por sí solo no es la solución de los problemas de esos sectores, pero sí un requisito previo e indispensable para todo lo demás. El mandatario habló de avances en la lucha contra la pobreza, y presentó los avances de las políticas sociales de su gobierno, con énfasis en la primera infancia y las estancias infantiles, y dale que te pego con la revolución educativa, que en su segunda parte se concentrará en mejorar la calidad de la enseñanza a partir mejorar de la calidad de los educadores, convencidos de que, desde Sócrates y sus charlas se sabe que la calidad de un sistema educativo se mide por la calidad de sus maestros y lo demás es lo demás. Al buen político dale un balcón y te ganará unas elecciones; al buen maestro dale su voz y condiciones dignas de trabajo (y a veces hasta sin ellas) y te formará hombres y mujeres de bien, oiga usted, que yo soy hijo del profesor McKinney, alumno de Ada Félix y de Balbuena, y hermano de las nietas de doña Ana Pérez de Reyes.

 LA PREGUNTA.- Claro que todo lo avanzado en las políticas sociales, que con dedicación y esmero de dulcera banileja lleva a cabo la vice Margarita, mas el tema del aumento salarial de médicos, guardias y policías nos conducen a una pregunta: ¿Y de dónde van a salir los chelitos para llevar a cabo y mantener lo hecho hasta ahora, mas todo lo prometido? ¿De dónde saldrá la sostenibilidad financiera de todo ese maravilloso sistema de protección social si no hay Pacto Fiscal ni revisión de subsidios ni exenciones, ni planes de mejoría de la calidad del gasto público? Y nuestra capacidad de endeudamiento llegando a límites de cuidado, según los organismos internacionales.

DE CREDIBILIDAD, CAOS Y AUTORIDAD MORAL.- Al final de su rendición de cuentas, el Presidente hizo lo que hace tiempo debieron hacer todos los que en el PLD y el PRM (y sus bloques) se consideran honrados: sumarse a la indignación nacional y -de verde- marchar y firmar contra el sistema de impunidad que inauguró el postrujillismo y desde entonces no ha hecho sino crecer y perfeccionarse en todos los gobiernos que gobierno han sido, con la digna excepción del de Bosch, of course. A partir de todo lo dicho, prometido y afirmado por el Presidente sobre el tema de la corrupción y la impunidad, el Ministerio Público y nuestro sistema de administración de justicia deben saber que en sus manos queda la credibilidad y con ella la autoridad moral del Estado dominicano y su gobierno.

LA FRASE.- Por suerte, sabe el presidente Medina lo implacable que en estos temas de la corrupción y la impunidad puede llegar a ser la historia, y en especial puede llegar a ser la justicia internacional en estos tiempos de redes sociales y Embajadas cínicas. Por eso, la frase central de todo el discurso fue una que muchos peledeístas despistados y enfermitos de “teoría de conspiración” se niegan a hacer suya, tomando para sí un muerto que no es de su exclusiva propiedad sino de muchos, muchos, casi todos, desde Lilís y Concho Primo hasta ayer como a las cinco. Esta es la frase: “Yo, Danilo Medina, soy el primer abanderado contra la corrupción”. Ahí están las palabras, el tiempo dirá y debe traer la obra.

UNA ADVERTENCIA.- Si el PLD y el PRM junto a las Iglesias y “Las Familias” (con o sin su CONEP/ IDEM/ COPARDOM o AIRD) no llegan a acuerdos -en plan Pactos de la Moncloa- para desmontar con franqueza y sinceridad el entramado de corrupción e impunidad que entre todos en 50 años se han montado, más temprano que tarde, óiganlo, “habrá sangre de nuevo en el país”, y con la sangre siempre llega el caos, la parca, la pena, los adioses. Estamos a tiempo.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: