El Bulevar de la Vida

Indignación y no conspiración

EL BUEN ARTE DE HONRAR LA VIDA.- Quizás porque nació con la dictadura, allá por el 1930 y vivió entre sus garras, llegada la hora de la libertad fue tan firme y constante en su lucha por ella, por la bendita libertad y sus luces, ay. Claro que hablo del Dr. Rafael Molina Morillo, y hablo de su amor y defensa de la libertad de expresión, de la libertad de prensa, y la libertad a secas, pero siempre la libertad. Don Rafael Molina Morillo era y seguirá siendo un referente ético del mejor periodismo, de amor a la libertad. Tuvo una hermosa ancianidad haciendo lo que amaba hasta el ultimo momento, que fue el fruto de una vida de entrega y servicio al periodismo y la libertad. Supo honrar la vida, como supo ser ejemplo para todos nosotros. Buen viaje, ¡Maestro!

LA ULTIMA OPORTUNIDAD.– Lo del Movimiento Marcha Verde por el fin de la Impunidad no es conspiración sino indignación, lo que no significa que hayan dejado de conspirar ciertos impunes personajes que asisten a las verdes marchas. Recuerden que en las acciones de los verdes caben todos, y caben todas las vallas. En ese “entrentó” de vallas y personajes está su fortaleza pero también su debilidad, y es que, en el momento en que por personajes impresentables y vallas difamantes se cree en la ciudadanía la percepción, impresión o idea, de que los verdes no marchan ni firman para denunciar un sistema de corrupción que en mayo 30 cumple 56 años, sino que son un condón político de una oposición que ha estado en Palacio y por lo mismo es miembro de alcurnia y abolengo de la partidocracia que ellos denuncian, ese mismo día el país entrará en un peligroso vacío político, en un pozo negro de cinismo y desesperanza. Se habrá roto la credibilidad de un movimiento ciudadano que, en sus esencias, es el fruto de una grave crisis de confianza de la ciudadanía hacia toda la clase política.

SACRIFICAR AL PILLADO.- Como nos cuenta el profesor Manuel Castells en un artículo publicado en octubre de 2014 en La Vanguardia, Barcelona, los miembros de la partidocracia “se esfuerzan en mantener un sistema de beneficios, una solidaridad de casta por encima de diferencias ideológicas. Hasta que los pillan. En ese caso la solidaridad de grupo actúa para preservar el sistema aunque haya que sacrificar como chivos expiatorios a las ovejas negras”. Pues, mire usted, profesor, que aquí ni siquiera cuando son “pillados” se atreve el sistema a sacrificar a quien por décadas ha hecho el trabajo sucio que el financiamiento de una campaña conlleva. Así había sido hasta que el “aloque full” llegó a Brasil y entró bailando samba al gobierno del PT en amores tiernos con Odebrecht y la Embraer de los Tucano, sólo que la Justicia, los lobistas y la prensa estadounidenses hicieron su trabajo, y ocurrió la negociación con los señores de Odebrecht , “y a confesión de partes relevo del pruebas”.

PRIGILIO Y RACIOCINIO.- En nuestro país, aún sin crisis económica y a pesar de los avances en muchos indicadores sociales, la indignación tocó fondo. La ruptura entre gobernantes y gobernados se respira en las tertulias familiares, en colmadones y taxis de Uber. Nuestra partidocracia tiene hoy menos credibilidad que un vendedor de autos usados, y eso es decir. Entonces, es la hora de los hornos -justo ahora que por lo menos el horno de la economía no arde-. Los bien documentados casos Odebrecht y Tucano, que gringos y brasileños “trujeron” son un buen comienzo para que los poderosos de la política, de la Iglesia, “la Embajada” y del capital reinventen la forma de hacer y ejercer la política a través de una ley de partidos y régimen electoral y cero impunidad. Háganlo ahora, muy señores míos, que todavía queda algo de prigilio y raciocinio en un pueblo indignado. No vaya a ser vaina y en una verde marcha de mañana aparezca el peligroso estribillo que escuchamos en Sol, en aquel 15M de los indignados madrileños: “El pueblo unido funciona sin partido”. Y con eso hay que tener cuidado, por que nada es tan político y partidario (de sus intereses), como los autoproclamados apolíticos y sin partido. Pero, claro, tricom, que ese será el tema de otro bulevar. Con su permiso.

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: