El Bulevar de la Vida

De muerte y viejecitos, de llanto y olvidos

LA FUNEBRE CONTABILIDAD.- Retornamos de un largo fin de semana que por lo visto y padecido en balnearios, bares o carreteras, cualquiera podría pensar que estamos en “los finales”, pero no, esto apenas ha comenzado. Retornamos para volver a lo mismo de cada lunes posterior a la “semana mayor”, llamada así no sabe uno ya, si por el más grande, el Mahatma de los cristianos, o por la “gozadera” mayor durante un largo güikén que esta vez incluyó hasta las muy paganas caderas de la JLo. El caso es que llegado el lunes, andaba el morbo nacional contando muertos en las redes, el vecindario, en el bar de la esquina, en los diarios y en los telediarios. Dice el COE que fueron 15 los fallecidos. En el güikén de diciembre del año pasado fueron 13. Veintiocho muertos son muchos muertos y demasiados huérfanos, y en cada uno de ellos estuvo presente el alcohol o la violencia, la temeridad o la imprudencia, y a veces todo junto en un festival de sangre y llanto.

 EL PEOR DE LOS MUNDOS POSIBLES.- No importa que cada año mejoren las acciones y precauciones de las autoridades, que aumente el número y la capacitación de los maravillosos voluntarios y hayan más helicópteros, ambulancias, ambulantes hospitales o talleres ambulantes, nada. No hay forma ni manera de evitar los muertos, esa bendita parca que viene y va enamorada de los excesos y de una irresponsabilidad ciudadana, paterna y familiar que no da tregua. Posmodernos y alienados, vivimos ahora en el peor de los dos mundos posibles, pues ni tenemos la buena vecindad que perdimos, (ya el vecino no es tu familia y a veces no llega ni a desconocido), pero tampoco disfrutamos de la civilización que no alcanzamos por una razón tan cruel como sencilla: Una sociedad es tan civilizada como sus ciudadanos. Y aquí estamos, un año más, una vez más, contando muertos “como otras tantas veces…”

“LA GRAVE CEREMONIA DE CLAUSURA”.- De muertos hablábamos ayer, cuando viene y se aparece Doris Pantaleón en este diario Listín a cantarnos las verdades y a denunciar nuestras mentiras en la primera entrega de su reportaje: “El drama de envejecer en la República Dominicana”. ¡Toma ya! La Doris viene, y cruel como un portero, nos lanza a la cara nuestra realidad de irresponsables ciudadanos “de quinta porque no hay sexta”, porque ocho de cada diez envejecientes que habitan en hogares de ancianos del país son abandonados por sus familias que ni les visitan ni cubren parte de sus gastos… y por ahí sigue la Pantaleón, justiciera y dura, porque en Dominicana hay 1.2 millones de ancianos y de ellos la mitad no tiene ningún ingreso, el 45 por ciento es pobre y el 33 por ciento muy pobre. Ella nos recuerda que la ley de Seguridad Social contempla la pensión solidaria automática para toda persona al cumplir los 60 años, pero 15 años después de promulgada ésta, es ahora cuando anda el santo gobierno anunciándonos que existe “la esperanza de que muy posiblemente, -tal vez- pueda ser cumplido este mandato de esta ley, si todo marcha bien, y a nadie le da gripe”, es un decir. La de Seguridad Social es una jodida ley que parece haber sido elaborada, discutida, aprobada y promulgada, no por un congreso/gobierno socialdemócrata o de centro izquierda (que dicen ser los gobiernos del PRD y PLD) sino por los muy señores dueños de unos Fondos de Pensiones, que con SU pieza demostraron un talento para la sastrería y el diseño, que ya quisieran poseer los amigos que diseñan mis chacabanas blancas de MCK, a largo crédito y lento pago.

JLO Y JORGE AMADO.- Si la calidad humana de una sociedad se mide por la calidad de vida de sus viejitos, por el corazón solidario -o no- de un hijo hacia sus padres; si vamos a medir la calidad de este vivir nuestro, no a partir de nuestros bienes sino de estos males, sino desde la triste mirada de otoño de un viejecito huérfano de sus hijos, entonces es que andamos mal, muy mal. Andamos muy mal, aunque me visite tu ternura con sus horizontales consecuencias, e incluso, aunque JLo nos haya demostrado en “Romana” que sí leyó a Jorge Amado, (por doña Flor, por doña Flor) ¿Comprende?

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: