El Bulevar de la Vida

El PRM cual FALPO

 

“Cuando les señalan una estrella, los tontos miran al dedo”. Sabiduría popular nicaragüense.

 HUYENDO DE UNA LEY.- Todo parece indicar que el Partido Revolucionario Moderno no está por la labor de celebrar un congreso eleccionario de su dirección, cosa que mandaría una ley de partidos hoy inexistente.

La negativa de sus dirigentes a arriesgarse a la posibilidad de perder esa condición, es lo único que puede explicar las posiciones de esa organización, miembro de “alcurnia y abolengo” de la partidocracia nacional que desde 2004 encabeza el PLD.

Los muy señores están negados a celebrar primarias para elegir su dirección, para fortalecerse institucionalmente y llegar a ser el partido que hoy no son, y no hay forma ni manera de convencerlos de su error. Ni siquiera el hecho de encabezar la intención de votos en la oposición les dice algo.

¡NO RELAJES, MAGINO! El rechazo a ese congreso elector es lo que está llevando al PRM a atentar contra el propio sistema político-empresarial del que forma parte. O sea, que el temor a los mandatos de una ley de partidos es lo que explica tantas “absurdas absurdidades” como rechazar el más justo y equilibrado proyecto de ley de partidos, (el elaborado por expertos de la OEA por solicitud de la JCE de entonces), con el “sólido” argumento de que es la propuesta “de la nefasta JCE de Roberto Rosario Márquez”. O exigir que toda la discusión, reunión, cafecito Santo Domingo, diálogo, debate o votación en torno a una ley (la de partidos) se haga fuera del Congreso Nacional que para eso existe. !Ve qué vaina, don Radha!

Para los muy señores, ninguna institución del país sirve ni merece su más mínima confianza. No importa que ella sea el fruto de un legítimo derecho de elección de los ciudadanos, que manda la Constitución de la República, que para eso, entre otras razones, se celebran elecciones, oiga usted. Pero nada.

Para los voceros del PRM, “la JCE es nefasta” (por Roberto), el “Congreso es de Danilo”, las Altas Cortes son de Leonel y la Justicia del PLD. A partir de esas afirmaciones se puede llegar a la conclusión de que el Estado dominicano hay que refundarlo, destruirlo y reinaugurarlo, pero vaya usted a saber cómo C… se refunda un Estado sin romper el orden constitucional del país.  Entonces, “No relajes, Magino”, “Así no podemos, profesor, así no podemos”, “todito te lo consiento menos faltarle a mi madre”… y en ese plan.

LA MADRE DE TODAS LAS CATÁSTROFES.- Si algo faltaba, para los señores del PRM el caso Odebrecht solo tiene una solución y es la única que aceptarán: La de ellos… “y si no, que entre el mar”, como si ellos estuvieran en el Ozama. Para despejar dudas, ahí están las palabras termocefálicas del señor Ramón Alejo (Moncho), gerente de una sucursal de la Iglesia católica (cura) en San Francisco de Macorís quien, en el escenario de la marcha verde celebrada en esa ciudad, advirtió al gobierno que las movilizaciones “podrían convertirse en rebeldía y dirigir hacia los corruptos y sus aliados la peor catástrofe jamás pensada”. Es justo ahí donde surge la pregunta: ¿Y quién c… va a determinar quién es o no es corrupto, si “la JCE es nefasta”, el “Congreso es de Danilo”, las Altas Cortes son de Leonel y la Justicia es del PLD, que ya dije.

En un país donde existen presuntos corruptos preferidos, algunos de los cuales hasta marchan en verde y vociferan con especial cinismo, ¿quién decide quién es qué?, como en la balada, amor, “quién… ahora quién te escribirá poemas y cartas, a quién le dejarás dormirse en tu espalda?”, ¡ay!

PARA PERFECTAS LAS DICTADURAS.- Huyendo de las primarias, el PRM quiere olvidar que es corresponsable del sistema que, a partir de sus declaraciones no quiere mejorar ni corregir sino destruir. O sea que, por huir de un congreso interno, ese partido está haciendo suyo el discurso anti partidos, antipolíticos y antisistema de los grupos más beligerantes y violentos, los FALPO,  por decir, jugando a desconocer a las instituciones y sus funcionarios elegidos mediante procesos democráticos -con todos los vicios, inequidades y perversiones de nuestra democracia, es cierto-, olvidando que, precisamente por eso, la democracia no es perfecta sino perfectible. Para perfectas las dictaduras, amor, las dictaduras. ¡Zafa!

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: