El Bulevar de la Vida

Baní y lo principal

LA SED DE BANÍ. Parece una contraproducente paradoja, un absurdo, pero cierto.  Mientras el país sufre las inundaciones de la lluvia inclemente, y de esas aguas de esos ríos que siempre, tarde o tempano, buscan su cauce, Baní se está quedando sin agua. Sí, parece un chiste malo, pero es la peligrosa realidad que se presenta implacable. Oiga, usted, que si el agua es la vida, Baní es la sed. Baní se está quedando sin agua, y esta no es una advertencia para la próxima década ni las próximas generaciones, sino para la próxima semana, para mañana o para cualquier bendito momento de cualquier cercano día, mes, año.

Resulta que hace más de una década, las aguas de la presa de Valdesia fueron desviadas hacia Santo Domingo y San Cristóbal. Con el paso de los años, ocurrió lo que se temía: comenzó a escasear el preciado en la provincia, cosa que se ha agravado últimamente, porque de acuerdo al experto en el tema del agua (que por serlo es asesor del Presidente de la República en la cuestión), el ingeniero Gilberto Reynoso, los surtidores de agua de la presa se han ido bloqueando por la acumulación de sedimentos por los altos niveles de deforestación de las cuencas altas de los ríos de la zona.

Cuando se tape el último surtidor de la presa, -lo que podría ocurrir a muy corto o mediano plazo-, Baní se enfrentará a la muerte lenta que la falta de agua representa para su agropecuaria, y lo que es más importante, para sus habitantes. ¡Y así no puede ser!

BANÍ Y LAS CADERAS DE JLO. Por suerte, la sociedad banileja toda, con todos sus hijos, desde su senador hasta el más humilde de sus habitantes, desde el monseñor de los católicos hasta el pastor de los evangélicos, desde la emisora Zol-106, con El Sol de la mañana, el de tarde y el sol de la noche (cuando salga), hasta la emisora Z-101 con todos sus gobiernos, con la mano siempre solidaria del Listín Diario, ayer y HOY MISMO, con NDUBAN y Peravia Industrial, toda su gente, desde la vice Cedeño, Lizardo hasta Hipólito Mejía, (cañafistero prestado a Gurabo) medio banilejos ambos, hasta el mismísimo presidente Danilo, que es de los Medina de El Llano, de Baní, todos apoyan el derecho inalienable de los banilejos a no morirse de sed, ni ver morir a su innovador sector agropecuario, y Mejía y Medina saben de eso porque lo han visto en las fincas de mangos de Fundación de Sabana Buey. En fin, que el apoyo a la salvación de Baní es más absoluto que las caderas de JLO, ¡y eso, es decir!

“SI EL HOMBRE ES UN NIÑO, EL AGUA ES BANÍ”.- Entonces, tome nota señor Gobierno, que Baní espera. El asesor presidencial Reynoso tiene las respuestas, las propuestas y las posibles soluciones. Escúchelo, presidente Medina, un cafecito banilejo siempre se agradece. En Baní estamos esperando, con sed, su mano amiga, sureña, de origen banilejo, ya dije. Por cierto, según sor Joan Manuel Cardenal Serrat: “Si el hombre está vivo, el agua es la vida. Si el hombre es un niño, el agua es París”, un niño sediento en la glorieta del parque central de Baní, Presidente.

¡VOLVAMOS A LO PRINCIPAL! Por cierto, ante estos malos tiempos, a todos les propongo volver a lo principal. Ante huracanes locos, Irma, María, y José (sin el espíritu santo), con un loco en Corea del Sur y otro en el norte de América. Con México lindo y querido entre lágrimas, Europa muerta de miedo. Siria desangrada. Rusia amenazando. Ahora, que el día más claro llueve, y la tormenta pronosticada como leve en minutos puede ser mortal, porque el cambio climático no cede y los gobiernos y los hombres sordos y locos no escuchan y la tierra languidece en cualquier parte.

Justo ahora, que el llanto va y viene cualquier tarde, que el mundo anda borracho de temores, y le golpean ya hasta los malos juegos del azar, volvamos a lo principal, a la familia, a las Paola de cada cual, a los amores de cada quien, a los amigos, los vecinos. ¡Volvamos a lo principal!

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: