El Bulevar de la Vida

El contrariado amor de los morados

 

“Quiero darte a nadie, para que vuelvas a mí sin haberte ido”. Jaime Sabines.

 NORMA Y EXCEPCIÓN. – Tal que, el pasado martes, terminamos El Bulevar preguntándonos ¿hacia dónde va una sociedad donde la corrupción es norma y la honradez excepción? Pues, mire Usted, hacia el caos y la anarquía, hacia la ampliación de los tentáculos de la delincuencia a cualquiera, cualquier hora y en cualquier lugar; y por supuesto, marcha hacia la arrabalización, la del tránsito, por ejemplo. Precisamente, hablando del tema, hay un dato objetivo que viene a agravar la situación del “hormiguero pateao” en que se han convertido nuestras calles nacionales. Resulta que entre la feria de autos del Banco de Reservas y en la autoferia del Banco Popular se prestaron más de 11 mil millones de pesos para adquirir unos nueve mil nuevos autos que están o estarán circulando en las calles y carreteras del país en los próximos días… y todavía falta por celebrar la feria venta de vehículos usados, ¡Zafa! El infierno que transitar por nuestras calles representa, va en aumento y empeorando, porque el parque vehicular aumenta en miles y no retira chatarras ni en centenares, y porque cada vez es menor el control que del tránsito tiene los agentes de la cosa, y cada vez es mayor el irrespeto de los ciudadanos hacia éstos… y también viceversa.

“A QUIEN CORRESPONDA”. –  Así andaban las cosas de la ética y el tránsito, cuando no paran de agravarse los asuntos del PLD, que no solo es el partido gobernante sino también el dominante, y además, lo único que en la partidocracia parece un partido político y actúa como tal. El asunto es que el PLD no para de hacerse daño, al punto de que, fruto de su casi división (que las mieles del poder evitan), ahora también es líder de su propia oposición, y a las declaraciones de los termocefálicos voceros de cada grupo me remito. Ya quisiera el PRM, cuando sea un partido, golpear tan duro y con tan buenos efectos al PLD y su gobierno, como lo hacen los voceros grupales morados enfrentados. Entonces, metido ya en el tema, digo aquí, “a quien corresponda”, “para su conocimiento y fines de lugar”, que la esperanza de “una posible posibilidad” de que los peledeístas -tal vez- se entiendan y al entenderse puedan gobernar mejor el país, pasa por el diálogo y la negociación de las partes, expresado esto en la siguiente sentencia que parece un verso malo: “Si el que está insiste en seguir y el que estaba en volver, el PLD va a regresar, pero no al poder en el que está, sino a la oposición”, a esa oposición que, como la vejez, es costosa, dolorosa y dura mucho.

“TÚ TIENES LA LLAVE DE MI CORAZÓN”. – Leonel y Danilo tienen cada uno la llave, pero no la del corazón a la que canta el Guerra Seijas, sino la llave del triunfo o del fracaso, la del salir o del continuar en el poder. Ambos, Medina y Fernández tienen esa capacidad. Uno, desde su liderazgo, desde lo que el Presupuesto, el administrar el Estado y sus tantos suplidores suponen; y el otro, también desde su liderazgo, sus doce años de presidente de la República y lo que ello significa de poder real y apoyo empresarial. No puede ser casual, que la decente derechona de partidos cuyos propietarios mantienen históricas relaciones y un agradecimiento sin fondo hacia el ex presidente de la nación, ya esté agrupadita (“arregladita como pa’ ir de boda”) en el Movimiento Tricolor presentado al país recientemente ¡y a dos años y medio de las elecciones presidenciales! Que uno es tonto, joder, pero no tanto; pendejo, con Club y todo, pero sin excesos.

DOS CELOSOS DEMORADOS GUACHIMANES.- Como ven, los dos grupos dominantes del PLD tienen el poder de evitar el triunfo electoral del otro. Uno, con una huelga de brazos y fondos caídos, por ejemplo; y otro, con aceptar una candidatura de la derechona agradecida, por decir. Entonces, precisamente por eso y todo lo anterior, debo decir y estoy diciendo que, ni Danilo debe seguir ni Leonel debe volver, y ambos deben ser (acallando a sus francotiradores y repartiendo boches en sus filas de deslenguados de oficio) los celosos garantes de unas primarias donde los peledeístas elijan su candidato presidencial. Por eso, lo de las primarias (abiertas o cerradas) no es jurídico ni constitucional, sino político. Por cierto, no basta con aspirar, el meollo está en que te aspiren. “¿Comprende?” «¿comprende?».-

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: