El Bulevar de la Vida

Prudencia para no morir de éxitos

A don Leonel Antonio Medina Sánchez.

EL CONSEJO DEL HIJO DE DOÑA YOLANDA. – Ojalá y los peledeístas escuchen los consejos del hijo de doña Yolanda. Y no hablo de los viejos consejos de este hijo de la otra Yolanda, la Ortiz de Baní, sino los más recientes del hijo de doña Yolanda Reyna, la de Villa Juana. Al fin, – (“y digamos que era hora”)- uno de los dos señores que en el PLD saben por dónde y por qué le entra el agua al coco, ha advertido sobre la necesidad de que, a pesar de sus victorias, ese partido sea prudente para evitar morirse de sus éxitos. Que el profesor Fernández coincida con este escribidor de diarios en su vieja advertencia al partido morado, quiere decir que algo está pasando en esa organización que antes no ocurría. Sabe uno que la preocupación que expresa Fernández en su columna de ayer en esta casa, es compartida desde hace tiempo por el otro bey del PLD, Danilo Medina. Ambos han visto a ese partido ganar elecciones y perder el camino, el ético, por ejemplo, o sea, el buen camino de los principios fundacionales extraviados quizás en algún viejo libro de los del viejo sabio de Río Verde.

 MAS BANCAS DE APUESTAS QUE ESCUELAS. – Fernández y Medina han visto a su PLD hacer historia en lo que al arte de ganar elecciones se refiere, mientras se deshace la historia del boschismo, olvidado, precisamente para ganar elecciones, para neutralizar al adversario, para hacerlo cómplice disimulado de las mieles del poder, para lograr esa conexión con la Real Politik, con las preferencias de los electores, oiga usted, que son aterrizados y terriblemente pragmáticos los señores. Así, por ejemplo, si el pobre dominicano, huérfano de Dios y de Marx, y posiblemente huérfano hasta de su padre biológico, busca en una banca de apuestas lo que debería buscar en el trabajo y la educación, pues el PLD y sus gobiernos, en respuesta, le siembran el país de bancas de apuestas, una por cada cuadra en las calles principales de cada municipio del país. (Cuando en un país hay más bancas de apuestas que escuelas, es solo asunto de tiempo que haya más delincuencia que honesta ciudadanía, y en eso estamos, ¡y mire qué se han construido escuelas en estos últimos cinco años!)

 ARGUMENTANDO CONTRA EL ÉXITO. – Con esto de sembrar el país de bancas de apuestas casi todos ganan, pero a muy corto plazo, a cortísimo plazo, y no prejuzgue que ya me explico: Gana el “banquero” del barrio, que de tanto ganar ya es el líder del pueblo; gana el Estado porque cobra impuestos por la cosa; ganan los servidores del gobierno a quienes hay que sobornar para tener “paz” y provocar “ceguera”; en fin, que gana casi todo el mundo… menos el país, la patria, menos ese proyecto de nación que olvidamos entre un mayo de cada cuatro años; todos ganan, ya digo, menos la civilización bendita, el bendito país que soñamos ser alguna vez. Claro, que es muy difícil argumentar contra el éxito. A uno le costó más de cinco años leer la pública advertencia del Dr. Fernández, pero es que lo mucho -que es demasiado- hasta Dios lo ve. Como lo está viendo la gente, y no lo ha visto todavía la mayoría electoral porque entre las habilidades políticas innegables de los morados está el don de saber escoger sus adversarios, ese agenciarse una oposición lo necesariamente torpe para no ser oposición a la hora de los hornos; las complicidades ocultas en estas lides son más de las que ustedes imaginan. Justo y como le dice uno a los empresarios cuando hablamos de corrupción: “sin corruptor no hay corrupto, mi señor”, así, tras muchas genialidades electorales del PLD han estado siempre unos personajes tan siniestros como bien vestidos, supuestamente opositores, pero en verdad, oposición de entre comillas, pura pantalla y “mai del play”. Revisen nómina pública, consejos de directores de empresas, contratas, asignaciones, exenciones, socios de proyectos empresariales y otras caricias, y me cuentan.

 UN “CONSEJO DE ORO” EN PLAN LAVOE. –  Debidamente informados ya los dos beyes del PLD, he aquí, finalmente, un penúltimo consejo no pedido a ambos: En esto de la necesaria prudencia para evitar morir de éxitos se debe, como en el amor después de un verso, pasar ¡ya! de las palabras a los hechos. Buena suerte. Con su permiso.

 

 

 

 

 

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: