El Bulevar de la Vida

Advertencia demorada a Danilo Fernández

EL SUICIDIO. –  No hay forma ni manera de que el PLD se resista a sus intentos suicidas. Tal que, superado aquel incierto momento de reelección con modificación constitucional que el poco recordado acuerdo del 2015 hizo posible, otra vez andan en aloque full los morados, con sus termocefálicos de ambos lados tirándose a matar, convencidos de que son ellos la penúltima Coca Cola del desierto, la quinceañera en su cumple, esa Virginia Rosa con la que todos queríamos bailar en la fiestecita que, entonces, comenzaba a las ocho de la noche. Si el acuerdo de 2015 se hizo a partir de -incluso- blindar a la Constitución con un artículo transitorio al que solo faltó adjuntarle el nombre y cédula del presidente Danilo Medina, y que cierra toda posibilidad de modificación constitucional para una segunda repostulación, si, incluso, vía Gustavo Montalvo y Felucho Jiménez,  el #1, o sea, La Persona ha enviado el mensaje de que no le interesa la aventura, que lo suyo es gobernar y bien, ¿por qué entonces el joder, las querellas, los dimes y los diretes, la insistencia que divide?

HASTA LA BELLEZA CANSA. – Como en la canción de José Alfredo, para el PLD el peor de los caminos posibles es el que le lleva a desocupar el Palacio Nacional. Eso deberían entenderlo los danilistas sin memoria, los leonelistas aguerridos y los desbocados de ambas partes. Todos debería mirar despacito -a lo Fonsi- hacia Centroamérica, otear a Perú, Brasil y sus vecinos, o al imperial Departamento de Estado de los Estados Unidos, preocupado ahora (¡quién lo diría!) por los Derechos Humanos y la corrupción. Lo ocurrido en la reunión del Comité Político entre el expresidente Leonel Fernández y Félix Jiménez, marca un antes y un después, como el “novamás” de los amores contrariados. Sacar al Profesor de sus casillas, de su excesiva parsimonia y demasiada tolerancia, es un record que la historia guardará a Felucho Jiménez, aunque para lograrlo haya necesitado cometer contra el ex presidente tres graves afrentas en seis años y medio, más dos semanas. El relato del profesor Fernández sobre Horacio Vásquez, con advertencia incluida, no fue un poema presagiando el 14 de febrero que se acercaba, sino un “yo estoy aquí” y allí hay un acuerdo. Si hasta la belleza cansa, cómo no van a hartar los irrespetos.

LA SOLUCIÓN.- Lo que menos necesita la nación dominicana, -cuyo crecimiento económico envidian nuestros vecinos-, que marcha tan estable macroeconómicamente, y mejora cada año su lucha contra la pobreza, y hay jornada escolar de ocho a cuatro, y aumentan las prestaciones sociales con SENASA a la cabeza; pero que a su vez anda tan mal y desparramada padeciendo lo que he dado en llamar “arrabalización institucional”, la pérdida de la capacidad del Estado para cumplir y hacer cumplir las leyes e incluso para controlar parte de su territorio, lo que menos necesita un país así, ya digo, es que su partido gobernante, irresponsablemente, arrastre en su lucha interna a toda la nación; y ya termino con mi vieja advertencia: “Si el que está quiere seguir y el que estuvo quiere volver, ambos volverán, pero a la oposición”. La solución: Que Medina y Fernández, con su autoridad moral y su liderazgo político como armas de reglamento, sean los garantes de unas primarias sin violencia -y sin dinero ni del Estado ni de los ricos financiadores de ambos grupos-, y que gane el peledeísta que prefieran los morados, voto a voto. Con su permiso.

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: