El Bulevar de la Vida

Partidocracia y juventud

 

“¡Quién tuviera veinte años de antaño pa’ derrocharlos con Madame!”. Carlos Cano. El último bolero.

“EL FUTURO FUE AYER”.- En estos tiempos de metéoricos cambios, de unas Nuevas Tecnologías de la Información (NTI)  que reiventan la vida cada año, en estos tiempos de obsolecencia programa, lo cierto es que, como el título del libro de Torcuato Luca de Tena: “El futuro fue ayer” (1987), y lo es especialmente para unos jóvenes, para quienes eso del futuro no es más un invento de los mayores para joderles la fiesta, o sea, su presente, el futuro que fue ayer, así que “avive el seso y despierte”, señor político, que en el 2020, o sea, mañana por la tarde, hay elecciones.

UNA JOVEN SEÑAL AL PLD.- Y hablando de jóvenes, hablemos de los del Partido Revolucionario Moderno (PRM) que acaba de demostrar que esto de la política no se trata de cuotas ni de migajas sino de trabajo. Y ellos trabajaron. Y ahí están los resultados. Como decía Neruda sobre las musas de la poesía, ellas existen, pero sólo te bendicen si te sorprenden trabajando. Y otra vez los resultados: El PRM no sólo ha realizado su convención con relativo éxito, con poca pero entusiasta y civilizada participación y una, eso sí, mejorable organización, sino que, además, lo ha hecho con jóvenes políticos como vencedores, comenzando por su presidente electo de 35 años, y su secretaria general de algo más de cuarenta (en plan Sabina, por lo de 40 y 10). Sin importar quién gane finalmente entre Fellito y Yayo, su presidente en el Distrito Nacional tendrá menos de 45, la más votada es mujer y no llega a 38, en fin, que Paliza, Mejía, Yayo, Fellito, Faride, Jean Luis, Gloria, entre otros tantos, le acaban de enviar una señal a los relativamente jóvenes políticos de otras organizaciones, y en especial a los del PLD, donde el asunto de la NO renovación es de tal gravedad que esa organización un dirigente de 59 años cumplidos es considerado todavía un diamante en bruto, una joven promesa, esperanza posible, una estrella en crecimiento. ¡Joder!

SIN CUOTAS NI ASIGNACIÓN.- Estos resultados preliminares y parciales de la Convención del PRM son el fruto del voto, o sea, de las preferencias de los miembros de ese partido, y no de ninguna cuota ni asignación, discriminación positiva, o como se diga. Faride Raful, por ejemplo, es mujer y es joven, y ha sido una de las más votadas. Si bien, la juventud ni el sexo -mal llamado género- son méritos por sí mismos, lo innegable es que, en nuestros países, los jóvenes y las mujeres son cada vez más influyentes y decisivos en los procesos electorales, y para confirmarlo unos datos del padrón de la JCE a noviembre de 2014: el 42% de los posibles votantes tiene menos de 35 años, y si esto no le dice mucho, sepa que el 69% tiene menos de 50. ¡Toma ya! Precisamente, son estos datos los que han de tomar en cuenta la dirección de nuestros partidos de cara a las elecciones. Por supuesto que en todo esto, hay que destacar que, así como es el voto de la gente el que convierte a un ciudadano corrupto en un corrupto funcionario; de igual modo, es el votante quien, con su voto y participación, puede provocar la renovación de los partidos que deben ofrecer a sus jóvenes militantes la oportunidad de demostrar su valía, crecimiento y coraje, como han hecho los “muchachos” del PRM. Es por esto por lo que hemos advertido al PLD, -cuya convención para elegir sus dirigentes fue pospuesta para finales de 2020 y su presidente y secretario general lo son desde hace 17 años-, que tiene de frente un desafío de renovación tan grande como peligroso, ahora que, ahítos de ganar siempre, le ha dado a sus miembros por tirarse a matar, con o sin chequecitos.

EL GERMEN DE SU DESTRUCCIÓN.- Por supuesto que es difícil argumentar contra el éxito, aunque de éxitos también se muera la gente. Recuerdo ahora que, en los Madriles, Paco Umbral decía que cada partido nace con el germen de su destrucción; allá en las Españas, el germen de la destrucción del PSOE fue siempre la altanería; la del PP, su origen franquista; en Dominicana, por su parte, el germen de la destrucción del PRD ha sido desde su nacimiento su vocación fratricida; la del PRSC, su adicción a la nómina pública sin importar quien gobierne; y la del PLD, que anda ahora en imitando al PRD de finales de los 80, son los efectos negativos de su tanto ganar siempre, tanto gobernar sin oposición, y ese estar acostumbrados ya a que siempre le den razón, al punto que hoy, primero en todas las encuestas, corre el grave peligro de morirse de sus éxitos. He ahí mi vieja advertencia. Con su permiso.

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor general y conductor del programa McKINNEY: La Entrevista. Sábados 11:00 p.m. para Color Visión. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809-321-8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: