El Bulevar de la Vida

Máximo Gómez: “El Napoleón de las guerrillas”, y sin Waterloo.  

“Y LA INGRATITUD PROBABLE DE LOS HOMBRES”.- Durante la dictadura trujillista, poco casi nada se hablaba en el país del libertador de Cuba. Aquel banilejo invicto generalísimo cuyas estrategias militares aún se estudian en todas las academias del mundo, desde Taipéi a Moscú, de París a Washington o Pekín. A ese gigante de cuerpo tan menudo, visitó José Martí en su retiro de Monte Cristi para ofrecerle la jefatura del Ejército Libertador de Cuba. Pero el apóstol quiso ser sincero y le advirtió que, como pago a su obra, “no tenía más que ofrecerle que el placer del sacrificio y la ingratitud probable de los hombres”, a lo que sin dudar respondió el hijo de Baní: “Todo por Cuba”. Y de sus brazos, su liderazgo, su machete, el del Titán de Bronce, Antonio Maceo, y el de mil “cadáveres amados los que un día”, como un mar de héroes nació la liberación de Cuba. “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas”,dijo Martí, y antes de nacer, Juan Bosch añadió: “… y Santo Domingo el corazón”.

 “… PERO SIN WATERLOO”.- Con llegada la democracia a República Dominicana en 1978, y el socialismo a Cuba en 1961, el agradecimiento eterno del pueblo cubano se vio opacado por los malos juegos de la Guerra Fría. Incluso, el hecho de que fuera Juan Bosch,(creador del PRD y luego del PLD y enfrentado hasta 1996 al Dr. Balaguer), el gran divulgador de la obra e importancia histórica de Gómez, dio al personaje un sentido político ideológico que no tenía. El banilejo era “solo” el generalísimo libertador de Cuba, incluso, antes de que el imperio se consolidara como tal, a partir del siglo XX (Gómez falleció en 1905) y definitivamente, concluida la Segunda Guerra Mundial. Pero así fue. Ese tufo politiquero, los designios terribles de esa Guerra Fría tan caliente, es lo único  que puede explicar que, habiendo gobernado el país el PRD y el PLD, 38 de los últimos 40 años, todavía hoy la provincia Peravia o Pravia ¿? no lleve el nombre del más ilustre banilejo, del invicto generalísimo, “Napoleón de las Guerrillas”, y sin Waterloo.

EL PROFESOR MCKINNEY Y LOS DOS GENERALÍSIMOS.- A Máximo Gómez, la fundación que en Baní lleva su nombre rindió homenaje el pasado sábado al cumplirse (el domingo 17) el 113 aniversario de su fallecimiento. Y lo hizo, reconociendo a personalidades e instituciones que han sido responsables de mantener y divulgar la obra, vida y pensamiento de Gómez. El profesor Leonel Fernández, que en su gobierno restableció relaciones diplomáticas con Cuba; el presidente Danilo Medina que se ha preocupado y ocupado para que el trabajo de la Fundación continúe; y los profesores Euclides Gutiérrez Félix y Emilio Cordero Michel que, en su condición de historiadores, han sido estudiosos divulgadores de la obra del generalísimo. Por último, fue reconocido el profesor Carlos McKinney (el más terco, insistente, osado y atrevido divulgador -durante toda su vida de 94 años y contando- de la obra de Máximo Gómez). Al profesor, ni siquiera la dictadura pudo impedirle que cada 18 de noviembre, natalicio del libertador, los estudiantes de “su” escuela, Máximo Gómez, supieran que existió en el país otro generalísimo que no era el sátrapa, sino uno de gratitud, dignidad y decoro inmensos. Muchos obstáculos hubo de superar el profesor McKinney en aquellos duros años para, cada 18 de noviembre, en plena dictadura, sacar a marchar a “sus” estudiantes por todo el pueblo, desde la escuela hasta la casa del generalísimo, donde se leía la vida y obra de éste, y el mismo profesor dedicaba sus poemas y los de otros al más ilustre de todos los banilejos, ay, ya dije. Por ese trabajo del profe y su equipo, durante la dictadura, entre todas las provincias del país, sólo Baní tuvo siempre dos generalísimos. Uno de la tiranía, otro de la libertad.

“MUERTOS QUE VAN SUBIENDO…”.- Gracias debo y doy a la Fundación Máximo Gómezpor su trabajo, y especialmente por el reconocimiento a mi padre. Gracias, por entender que los pueblos necesitan de sus héroes, de sus mitos y leyendas: La leyenda cierta de Máximo Gómez, el generalísimo libertador que, lograda su hazaña, abandonó todas las posiciones, riquezas y reconocimientos con que el agradecido pueblo cubano quiso siempre reconocerle. Quizás, porque nunca olvidó lo que en su casa de Monte Cristi le había ofrecido el apóstol Martí a cambio de liberar a su pueblo: “El placer del sacrificio y la ingratitud probable de los hombres”. Ay, profesor, cuánta razón tienen siempre los poetas en sus nostalgias: “Hay muertos que van subiendo mientras más su ataúd baja”. Manuel del Cabral.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: