El Bulevar de la Vida

Las señales de la ENI

 

Te mando señales de humo como un fiel apache, pero… . J. L. Guerra.

“¿A QUÉ ESTAMOS JUGANDO?”. – Cada día, el Estado dominicano nos envía más señales de que no está dispuesto a poner orden en el tema migratorio. La señal más reciente la hallamos en los resultados de la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2017)que, según el propio gobierno, “conlleva a diseñar y ejecutar una serie de políticas públicas en materia de salud, educación y otras áreas en procura de la inclusión social de la población de origen extranjero…”.Pero fíjese, que se habla de población de origen extranjero sin hacer distinción entre los que se encuentran en el país legalmente (y por tanto tienen derecho a permanecer y a ser tomados en cuenta en esas políticas públicas), y los que han entrado a nuestro territorio de manera ilegal e ilegalmente permanecen, y cada día son más, y cada vez es más dependiente nuestra economía de esa mano de obra sin derechos sociales ni humanos, y por lo mismo, altamente rentable para muchos sectores productivos del país. Y así, “no hay pollo que llegue a gallo”. ¿Qué es un ingeniero constructor o un productor agrícola sin una brigada de trabajadores haitianos sin “papeles”? La ENI 2017 ofrece valiosos datos para la acción, pero sin distinción, como si existiera una decisión de permitir la entrada continua de ilegales, como forma de que estos, con su trabajo, hagan más rentable a sectores de la producción nacional, y así, ni se compone el son ni se desarrolla un país. ¿A qué estamos jugando?

NINGÚN PAÍS DEL “MUNDO MUNDIAL”.- Gracias a la ENI 2017 sabemos que la población de origen extranjero residente en la República Dominicana es de 847,979 personas, lo que representa un 8.3% del total del país. De estos, el 88.5%, unos 756 mil, son de nacionalidad haitiana. Los expertos (Ministerio de Economía, UNFPA, ONE) hablan, (y ¡qué bueno!) de inclusión e integración social de los inmigrantes, sin separar a unos de otros, sin advertir la inutilidad de cualquier política pública integradora si no hay un freno en la entrada libre y continua de ilegales, “¿y con qué fuerzas se casa un guardia?», además del peligro que esto representa para la estabilidad democrática del país, pues no es posible que se permita que el país llegue a depender -como de hecho, ya depende en algunos sectores- de una mano de obra ilegal, fundamentalmente iletrada, con graves carencias de salud, y de escaso nivel educativo. Esa permisividad que ronda la irresponsabilidad será muy humanitaria pero no es ni justa ni conveniente para los intereses nacionales que son los únicos sagrados. Esto de fronteras ABSOLUTAMENTE abiertas no lo hace ningún país del “mundo mundial” por más desarrollado, solidario, cristiano, espiritual, humano, altagraciano, budista o ateo que sea.

“SOLO, COMO LOS PUERTOS AL ALBA”. – Todo parece indicar que, por presiones imperiales y conveniencia política de corto y mediano plazo, (a la larga esto habrá de explotar por algún lado) el Estado dominicano está negado a aplicar sus leyes de migración y su Código Laboral a inmigrantes y empleadores. Pero insisto, ¿hasta cuándo será esto posible? No lo sé. “Uno no sabe nunca nada”, salvo el sombrío facto de que las oscuras golondrinas están volviendo. El antihaitianismo, el racismo, la xenofobia, son enfermedades del ser, de la ignorancia y sus miedos, yo lo sé, pero la negativa de un gobierno a imponer orden en su territorio y evitar que el país productivo que él gobierna llegue a depender de una mano de obra ilegal y extranjera, no puede ser una virtud. “Así no podemos, profesor, así no podemos”.

“DE OLVIDO SIEMPRE GRIS”. – Por todas estas cosas “y por muchas otras que no pueden encerrarse en jaulas de palabras” es que, -casi feliz-, uno sigue solo, en la una sin su luna, solo, “como los puertos al alba” o “el pasillo de un tren de madrugada”. Hastiado de la Real Politik (y una M que no es de martes»), y de unos procónsules imperiales que van y vienen, y humillan sin necesidad a una pobre patria en bandolera que, como el tango “está sola, fané y descangallada, de olvido, siempre gris, tras el alcohol”. (Y ya ni eso).

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: