El Bulevar de la Vida

Fiscalizando ausencias

“… más acá de tu piel en la agonía”. Amaury Pérez. Por las ausencias.

UN CONSEJO AL CONSEJO.– Instancias hay que, como se dice en mi pueblo, “para lo que alumbran, apagadas es que aluzan”. Pero alguien debería explicarle a uno, no “cómo se olvida”, que es cosa de Gilberto Santa Rosa y sus boleros, (cosas de la noche y sus misterios en el diván de nuestros recuerdos), sino que, alguien debería explicarnos con detalles cómo puede un Ministerio Público que genera en la población menos confianza que un vendedor de autos usados o un pastor evangélico manejando un BMW; cómo puede una Justicia que alumbra tan poco, dedicarse ahora con “gadejo” y “mala leche” a apagar sus estrellas, ay, “que éramos pocos y parió la abuela”, y ya me explico.

“EXPLICO ALGUNAS COSAS”.– Al Consejo Superior del Ministerio Público (CSMP) le ha dado por llamar a concurso “para la selección de los fiscales y procuradores que ya han cumplido con el período establecido, y los que aún no han sido designados en diferentes jurisdicciones del país”. El tema suena bien, la intención de algunos santos inocentes puede ser buena, pero presagia uno que este asunto terminará mal, y al final apenas servirá -tomen nota- para politizar y restar aun más independencia a la poco independiente justicia dominicana, en la medida en que la despojará de unas damas fiscales que con su trabajo iluminan las instancias que dirigen. La más conocida, reconocida y destacada entre ellas es la doctora Yenni B. Reynoso, pero son varias, cibaeñas todas, y todas cortadas con la misma buena tijera de la entrega y la capacidad para el trabajo, la eficiencia, la frugalidad en sus vidas y la honradez en sus días.

SOLO UN DETALLE. – Sólo un detalle opaca la buena labor de las señoras fiscales, y es que todas son furibundas y radicales fanáticas (algunas rozando el fundamentalismo) del equipo de las Águilas Cibaeñas y no del Licey, pero ¡qué, caray! nadie está obligado a ser perfecto. En su pre-despedida, la magistrada Reynoso escribió: “Apoyo que todos mis compañeros fiscales participen en el concurso que ha convocado el Consejo. No participaré. (…) Respeto, pero no comparto que faltando meses para cumplir siete años de funciones tenga que concursar para ver si tengo perfil para dirigir la Fiscalía del Distrito Nacional, por 18 meses”.O sea que, hasta para decir adiós esta mujer ha sido digna y decorosa. Uno sabe muy bien que “una golondrina no hace verano”, pero también sabe que las ausencias pueden acercar la llegada del invierno, de esos fríos institucionales, de esos demonios que nos visitan y celebran la impunidad como enanos. Para despedir a la señora procuradora fiscal del Distrito Nacional y sus compañeras, uno no puede hacer nada más que no sea, ay, ampararse en los Cantares de Don Antonio Machado “… caminante, no hay camino, se hace camino al andar, caminante no hay camino, sino estelas en el mar”.

ES LEY DE VIDA. – Así como unas se van, -y al hacerlo nos parten el corazón ciudadano-, otra va llegando para hacer todo lo contrario, o lo mismo que sus antecesores, o sea, gobernarnos a los dominicanos, -con más o menos disimulo y respeto-, pero gobernarnos. Y me detengo aquí, porque, aunque las señales que llegan no sean buenas, tampoco son buenos los prejuicios, no solo porque hacen que ignoremos ciertas cosas “sino porque nos llevan a ignorarnos a nosotros mismos”, que dijo alguien que ahora no me acuerdo, y a la señora embajadora uno ni siquiera la ha saludado. Así que, en lo que nos reponemos del golpe porque “ya están rondando los olvidos y están pesando las ausencias”, creo que es el tiempo de “bienvenidar”-con caribeños afectos- a la ya nueva embajadora de los Estados Unidos en nuestro país, la abogada de origen judío, y vieja amiga del presidente Trump, Robin S. Bernstein. A la doña le tiene uno reservado consejos y sugerencias para sus años de estancia en el país, pero eso será cosa de otro Bulevar. Por ahora, y por viernes, por favor, tócala otra vez, Amaury, tócala otra vez: “Quizás ya están rondando los olvidos/ más cerca de tu voz y mi tristeza, / quizás ya están faltando los amigos, / quizás ya están pesando las ausencias, / o quizás es que no puede estar conmigo / el duende velador de tu presencia”.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: