El Bulevar de la Vida

De memoria y Marcha Verde, condones y bicicletas.

“Puedo vivir sin héroes que me salven/ sin perros que me ladren
Pero no puedo vivir sin memoria”.
V. M. San José Sánchez

CLASE MEDIA.- Una vez más, el movimiento Marcha Verde muestra su poder de convocatoria, expresión de hartazgo de una parte de la amplia clase media hacia las inconductas éticas, “indelicadezas” y “desacciones”(corrupción e impunidad quiero decir) de miembros de ese sistema político empresarial que en el país comenzó a montarse a partir de la caída de la tiranía, y que fueron perfeccionando primero el PRSC, luego el PLD y el PRD (ahora PRM) y a partir de 2004 otra vez el PLD. La Marcha verde es la indignación de miembros de una amplia clase media que, gracias a Dios, a su esfuerzo y a la economía del país, puede ocuparse de estos asuntos éticos tan fundamentales, pero que sólo pueden convertirse en reales problemas en los países que han sido capaces de crear o aumentar su clase media.

La clase media es la medida del desarrollo de un país. Precisamente por eso, el país ideal es uno con muchos ciudadanos educados y pocos votantes, con instituciones fuertes, muy pocos riquísimos, y sin pobrísimos.

 DEFINICIONES, OBJETIVOS E INTENCIONES.- Porque las bicicletas son para el verano como los condones son para el sexo, la Marcha Verde debe definir y definirse en objetivos e intenciones, pues sus proclamas y manifiestos (el del pasado domingo, por ejemplo) no coinciden con lo que uno considera son las intenciones de gran parte de sus caras más visibles. Y es que, reducir la lucha contra la corrupción -exclusivamente- al partido que mayor cuota de poder tiene en la dirección del Estado (el PLD) y a sus presidentes, es confundir la meta, errar el tiro. Uno quiere suponer que el objetivo del movimiento no es simplemente sustituir “al actual régimen de corrupción e impunidad (…) y a la actual dirección del Estado”, entiéndase PLD, sino a un sistema político empresarial del cual el PLD ha comido más hojaldres sencillamente porque ha tenido y tiene más salivas, pero cuidado, que cuando los demás miembros de alcurnia y abolengo de la partidocracia han reinado en Palacio Nacional, nada han hecho para transformar ese sistema político empresarial que es el origen de todas las perversiones políticas y en el que participa no solo el resto de la partidocracia, sino también los príncipes del capital que han ido surgiendo con cada gobierno, hagan memoria que de moda está cinismo, ay, y hijos y/o nietos de los confesos “300 millonarios” del Dr. Balaguer son hoy prohombres de la ética y el decoro, por ejemplo. ¡No te jode!

VERDES COMPARACIONES. EL PRECIO DE VENCER. – En el tema ético uno ha sido especialmente crítico (-como pocos, pero sin insultos personales ni histerismos amarillos ni coprológico periodismo-) con los gobiernos del PLD, entre otras razones, porque el viejo sabio de Río Verde, Juan Bosch, creó un partido cuyo sello distintivo y ventaja comparativa eran la decencia, la ética, la organización y la disciplina; y las anécdotas sobre la reciedumbre moral de don Juan están allí para volver a contarlas. El PLD carga en sus hombros lo que he llamado “el precio de vencer”.Cuántas veces va uno a decirlo: el PLD abandonó el libro de Bosch y tomó el del Dr. Balaguer para ganar elecciones y las ha ganado. La crítica queda, pero queda el reconocimiento, pues, así como para encontrarle sentido a la vida no hay como enfermarse, para reconocer las luces de los gobiernos del PLD, nada hay como compararlos con los de sus pares de la partidocracia reinante, y pienso ahora en aquellas administraciones que de tan funestas regresaron al Dr. Balaguer al Palacio Nacional; como pienso en la crisis financiera de 2003, en la cualquierización de las formas y el irrespeto (con cárcel incluida) hacia el ejercicio del periodismo. Cuando son el infierno, no necesariamente son los otros el paraíso. Don Atahualpa decía que eso de olvidar lo malo es una forma de tener memoria, sí, pero no siempre. Olvidar la historia nos puede conducir a repetirla, revisen fechas.

 ¿SIN PARTIDO? La actual coyuntura nacional e internacional, el momento que vivimos hoy y ahora mismo, es el mejor momento para que, entre todos, incluidos los poderosos de la política, de las iglesias, “la Embajada” y del capital, reinventemos la forma de hacer y ejercer la política y también los negocios, ay, los negocios, las profesiones liberales en lo público y también en lo privado. Hagámoslo ahora que todavía nos queda algo de prigilio y raciocinio, no vaya a ser vaina y en una próxima verde marcha de  mañana de domingo, aparezca el peligroso estribillo que escuchamos en Sol, en aquel 15M de los indignados madrileños: “El pueblo unido funciona sin partido”. !Ve qué vaina!

 

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: