El Bulevar de la Vida

“César” Fernández y “Pompeyo” Medina 

“LA SUERTE ESTÁ ECHADA”.-Cual Julio César regresando triunfal de las Galias,el pasado domingo el presidente Leonel Fernándezno solo trazó “La raya de Pizarro”, quemando sus naves como un Hernán Cortez de Villa Juana, sino que, cual César de una república romana en crisis, pronunció la frase que nos recuerda la historia: “Alea iacta est”, “la suerte está echada”, cruzó el Rubicón político, y para que no hubiese dudas, lo repitió seis veces en su discurso: “No hay marcha atrás”. La decisión del profesor hace más urgente que nunca la necesidad de que este Cayo Julio César y aquel Pompeyo, líderes de populares y optimates, pero dominicanos, se reúnan y lleguen a algún tipo de acuerdo que salve la República, si no la romana, por lo menos la del proyecto político peledeísta, convencidos de que ambos tienen la capacidad de arrasar con ella, con la morada República. Una buena señal fue el gesto de “Cayo Julio César” Fernández Reina cuando, a los 22 minutos de sus palabras, lanzó el ramo de olivo a Pompeyo Medina: “… Debo decir que en el actual gobierno del presidente Danilo Medina, además de construcción de aulas se ha llevado a cabo la jornada escolar de tanda extendida, se han instalado estancias infantiles, el programa 9-1-1 es bien recibido por los dominicanos, y tenemos que reconocer los esfuerzos del presidente Danilo Medina en promover una política agropecuaria en toda la República Dominicana”. El verso a lo Buesaya estaba en el aire. Al fin, “la mezquindad nunca es buena, mata el alma y la envenena”.

SOBERANO PELEDEÍSTA.- Lo que se presentó el domingo en el Palacio de los Deportes fue una premiación de Los Soberanos, pero no de Acroarte sino de morada lucha política peledeísta, aderezada con el talento de René Brea. Todo lo que allí ocurrió fue diseñado para la televisión y ahora también y sobre todo para las redes sociales, lo que significa que también en Dominicana vamos pasando de la teledemocracia a la ciberdemocracia; a la democracia política que las nuevas tecnologías de la información “trujeron” y van imponiendo. Sobre la liturgia y montaje de la actividad, hay que destacar que, cual Frank Sinatra, esta vez Leonel Fernández no requirió de ninguna presentación. Si el Sinatra era La Voz; para los suyos, Fernández es el líder, y poco podía aportar el presentador oficial del expresidente, Omar Liriano, para motivar a un sumamente motivado auditorio.

LA PARÁBOLA DEL SEMÁFORO.- La parte más conflictiva de todo el discurso fue la concerniente a la parábola del semáforo. Con los semáforos (en rojo, verde o indebidamente sustraídos) y la necesidad de respetar las leyes de tránsito como forma de evitar el caos y la anarquía, Leonel Fernández -sin decirlo- dijo todo lo que necesitaba comunicar a sus adversarios sobre el tema. La guerra de palitos chinos entre los dos grupos enfrentados continuará. El sector Medina tiene tres opciones, tres caminos y un solo amor que es la victoria: El primero, seguir apoyando los esfuerzos de sus delfines que aspiran a heredar a Medina en la candidatura presidencial; el segundo, apostar a una modificación constitucional harto difícil a partir de las actuales matemáticas legislativas; o, en un tercer camino, acudir al Tribunal Constitucional “para que declare inconstitucional la Constitución” en lo que al artículo transitorio que impide la reelección de Medina se refiere. Un cuarto camino sería la negociación entre Medina y Fernández. Una negociación que debería concluir con el surgimiento de la tercera persona, el delfín de ambos tiburones políticos. (Renovación, “reseteo” de esa computadora política que es el PLD, tan muertecito de éxitos y ahíto de ganar siempre… parece lógico, pero es tan difícil argumentar contra el éxito. Aunque es bueno recordar que los partidos comienzan a perecer cuando les da por creerse sus propias mentiras, pero ese es tema de otro bulevar, con perdón).

LA CANCIÓN DE JOSÉ ALFREDO.- Uno, con que los muy señores no escuchen a José Alfredo Jiménez y no escojan “El peor de los caminos” se da por satisfecho. El problema de todo esto radica en que el poder acumulado por el PLD en siete victorias electorales hace que sus problemas sean problemas de Estado, problemas del país. Tan grave es el asunto que hoy, el mismo PLD es a la vez partido de gobierno y líder de la oposición. Tócala otra vez, José Alfredo, tócala otra vez…“escogeré del mundo el peor de los caminos y le diré a la gente que no nos conocimos”. O mejor, “Ahorita solamente yo les pido/ que toquen  otra vez ‘La que se fue’ ”. Con permiso.

 

pablomckinney

Periodista y escritor. Columnista. Productor y conductor en radio y televisión. Desde 1997 preside una firma consultora en comunicación estratégica. Contacto: 809 683-2208 (oficina) 809 321 8146 (móvil).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: